Grupo de Cata Mediterráneo

ACTIVIDADES ESTIVALES: VISITAS A DOS IMPONENTES BODEGAS DE ALICANTE: ENRIQUE MENDOZA (JULIO) Y BODEGAS HERETAT DE CESILI

Dos pequeños grupos de compañeros del Grupo de Cata Mediterráneo tuvimos ocasión y oportunidad de realizar dos visitas a dos bodegas alicantinas que elaboran vinos distinguidísimos y de gran calidad. Visitamos en julio a Pepe Mendoza y en agosto a Sébastien Boudon, enólogos al frente de sus dos respectivos proyectos viti-vinícolas. Si Pepe apuesta en este momento por elaborar vinos con vocación internacional, Sébastien se esfuerza por conseguir vinos puramente mediterráneos que expresen todas las cualidades de la tierra (Novelda) que les ve nacer. A continuación ofrecemos las crónicas de ambas visitas realizadas en los meses de julio y agosto respectivamente.
VISITA A BODEGAS ENRIQUE MENDOZA (ALFAZ DEL PI, ALICANTE) 29 DE JULIO DE 2006


Establecidas en una hermosa heredad cercana a Alfaz del Pi, en presencia de viñedos de Moscatel Romana (vides que, a diferencia de otras, calman su sed en estos días secos a través de sus hojas), las bodegas que ahora dirige Pepe Mendoza representan todo lo que la familia ha querido obtener de la tierra, con cariño, con respeto, con dedicación. Una empresa familiar, pero entregada a la tierra, a un concepto de ECOLOGÍA con mayúsculas; donde hacen buen vino (y no sólo vinos... ¡probamos también un magnífico aceite de oliva con sabores de almendra fresca y hierbas, TAGARINA 2005! de su finca de Benifato). Siete compañeros y compañeras del Grupo de Cata Mediterráneo (Alicante) visitamos la propiedad y departimos con Pepe Mendoza sobre su trabajo y sus vinos.
Pepe Mendoza, que nos recibe, apoda su trabajo como “viticultura de riesgo” o “viticultura de concienciación”. Se rodea de un equipo técnico de primera fila con Julián Mendoza y María José como primeros espadas. Para Pepe la calidad de la tierra es lo que cuenta. Por ello apostaron desde el principio por tener sus propias fincas (en 1989 adquirieron su primera finca en VILLENA, donde tienen actualmente más del 90% de sus viñedos, el resto se halla en Alfaz). Pepe se enorgullece de su visión de la viticultura (porta un polo veraniego con su nombre y debajo y destacado: “viticultor”), de la materia prima, de la tierra vivida con intensidad y respeto. Una visión ecológica trasciende todo el trabajo del equipo en la bodega; la clave es el concepto de no-agresión al campo, no-agresión a la planta, cuidar el medio rural, no desertizar... el cuidado mayúsculo del trabajo de vinificación. Y eso se aprecia en sus vinos: modernos, con nervio, frescos, estimulantes y muy naturales. Y para conseguir lo mejor no le importa prescindir de la uva que no alcanza la necesaria calidad (nos comenta que ha tenido que desechar recientemente 25 Hs).
El control de la tierra y de sus plantas es total. Cuenta con un sistema informático que le permite conocer cada día el nivel de humedad en cada parcela y saber las necesidades hídricas del viñedo para tomar decisiones de riego (o no) diariamente. No utiliza insecticidas, fungicidas ni productos que puedan dañar a la planta. Utiliza productos fundamentalmente naturales a niveles “ecológicos”. Los técnicos de la bodega apuestan por elaborar vinos internacionales, de calidad, reduciendo grado y mejorando los niveles de PH y tartárico de sus vinos. Su producción es importante: actualmente cuentan con 1100 barricas (mayormente de roble francés) y vienen de camino otras 200. Prácticamente toda la producción de BODEGAS ENRIQUE MENDOZA se centra en la elaboración de vinos de crianza, alcanzando cada año niveles de prestigio y calidad muy merecidos en España y todo el mundo.

Cata en la sala de barricas

En la sala de crianza Pepe nos ofreció catar algunos de sus vinos de 2005 ahora en barricas. Catamos un shiraz procedente de viñedos jóvenes, muy fresco y agradable, destinado a uno de sus coupages . Mas también nos ofreció otro shiraz de viñedos más antiguos (25 años) y lo encontramos ampuloso, redondo, mineral... su destino final, su monovarietal SHIRAZ, muy apreciado por los amigos de Verema. A continuación probamos en barrica un monastrell, correcto, con las notas sobremaduras de la variedad, higos, algarrobas... pero nos ofreció inmediatamente para que comprobáramos diferencias, el monastrell con el que elabora su ESTRECHO, con un grado menos, mucho más afinado, de la parte norte de su finca y procedente de viñas de más edad, expresivo y moderno, en mi opinión el mejor monastrel que he probado nunca.

Vinos catados

Para finalizar la visita, Pepe Mendoza nos ofreció catar alguno de sus vinos de reciente o próxima aparición en el mercado:
ENRIQUE MENDOZA SHIRAZ 2004
Vino de gran expresión; un shiraz destacadísimo, muy mineral. En nariz notas sutiles de frutas negras, recuerdos de aceituna negra, humus, grafito y balsámicos. En boca, redondo, ampuloso, sabroso, con un recorrido excelente y un recuerdo en postgusto medio-alto.
ENRIQUE MENDOZA PETIT VERDOT 2004
Pepe Mendoza a sacado el petit verdot de su Peñón de Ifach y ha fraguado un monovarietal que dará mucho que hablar. En nariz, fragancias frutales bien integradas con madera de buena calidad, notas de caramelo, recuerdos balsámicos (menta fresca), especias y con un fondo mineral. En boca, buen recorrido, vino elegante y redondo.

SANTA ROSA RESERVA 2002
Capa alta y bien cubierto, color cereza reflejos rubí. Notas de fruta fresca roja, lácticos, recuerdos de grafito, pedernal, notas herbáceas, balsámicos y tostados. En boca buen ataque, nervio, carnoso, taninos bien domados, expresivo e intenso en sabor, post-gusto largo.


© 2006, Alberto Bermejo
Grupo de Cata Mediterráneo
ALICANTE

VISITA A BODEGAS CASA SICILIA. 5 DE AGOSTO DE 2006


En nuestra particular apuesta por los vinos de acá, los mediterráneos, por la madurez que otorga el sol en estas lindes, por la reivindicación de una forma de producir y elaborar néctares vinícolas de calidad; tras una invitación ad hoc nos hemos decidido a conocer de primera mano el trabajo que Sébastien Boudon, enólogo de Bodegas y Viñedos Heretat de Cesilia, está llevando a cabo en Novelda, conduciendo un proyecto fundado en 1998, compartiendo ilusiones con Joaquín Arias, propietario de la bodega y destacado empresario alicantino, quien mantiene una relación distinguida y muy especial con nuestra Caja de Ahorros del Mediterráneo.
Nos parece extraordinario que en apenas pocos años, una bodega surgida de la cotidianeidad, centrada en la pequeña producción de frutas, vino y aceite (Casa Sicilia, fue fundada en 1707 en época del tercer Marqués de la Romana), esté dando un paso importante, un cambio cualitativo y cuantitativo, en la elaboración de vinos de alta gama. En muy pocos años (el proyecto se inicia en 1998, pero recibe un impulso muy importante más adelante con la llegada de Sébastien a la bodega), Heretat de Cesilia se ha aupado a los primeros puestos de calidad en la producción de vinos mediterráneos frente a importantes competidores con años de trabajo tras de sí.
La finca está situada a 240 metros sobre el nivel del mar, en el término de Novelda (Alicante), habiendo sido importante centro de producción agrícola en la comarca del Medio Vinalopó, a través de cuyo valle se extiende la finca, en un paraje hermoso, tranquilo, en los pagos de la Mola, Ledua, Sicilia y Alcaydias.
Casa Sicilia consta de 80 hectáreas de viñedos propios con variedades, autóctonas algunas y otras bien adaptadas al terroir: Monastrell, Tempranillo, Merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah, Macabeo, Sauvignon blanco y Chardonnay, y algunas variedades en prueba como el Petit Verdot, Albariño y Gewurztraminer.
El cuidado de la uva y los controles de suelos, desarrollos de cepas, estado fitosanitario y tratamientos se realizan con esmerado cuidado, a niveles ecológicos, produciendo como resultado vinos de gran calidad y muy naturales. La vendimia se realiza en perfectas condiciones de higiene, recogiéndose la uva en pequeñas cajas de 15 kg, siendo inmediatamente inspeccionadas en mesa de selección manual. En la elaboración de los vinos se aplican las técnicas más avanzadas con todos los controles para obtener el mejor vino de las mejores uvas, con un máximo respeto al producto. El parque de barricas de la bodega comprende un 75% de barricas de roble Francés, un 10% de roble Americano y un 15% de roble de países del Este, con diferentes tostados y siendo renovadas a un ritmo del 25% anual.
La casa apuesta por la singularidad de sus vinos, bajas producciones por cepa, la recuperación la cultura vinícola autóctona, la tradición y la innovación tecnológica.
Sébastien Boudon nos recibió amablemente en la finca, invitándonos a visitar inicialmente los viñedos de cabernet y petit verdot situados a 500 metros de la entrada principal de la bodega. Allí nos facilitó información sobre las características de la planta, cuidados, poda y vendimia... todo el trabajo in situ, en el terreno, que ha de cuidarse al máximo para elaborar vinos de calidad.
Una vez en bodega nos facilitó información sobre el tipo de elaboración de algunos de sus vinos, sobre los que por cuestiones de espacio no podremos extendernos en demasía. Sí anotaremos algunos detalles interesantes, como la importancia que concede a la conservación de los aromas en sus vinos blancos, utilizando nieve carbónica en su elaboración (CO2 a temperatura extremadamente baja), apostando por el mantenimiento del contacto del vino con sus lías para otorgar longevidad y calidad al producto y embotellados tardíos de blancos jovenes (mayo). En su búsqueda de concentración y elegancia, en los tintos para crianza realiza maceraciones prefermentativas (2/3 semanas) por debajo de 10/12º e incluso a 6º con la Monastrell. Es destacable también el hecho de que en sus vinos no hay adición de levaduras; asimismo, los prensados son muy suaves, largos y lentos para cuidar la calidad del vino al máximo.
Catamos algunos vinos de los que comercializa este año 2006, entre ellos el Azal joven 2005, un vino con aromas de pulpa de melón, piña madura y frutos blancos, con buena acidez y muy fresco y suave. Los excelentes Lizana, Selección Barricas y Ad Gaude no los recogemos en esta crónica por haber sido comentados en un reportaje anterior. Tras explicaciones y comentarios diversos, Sébastien también nos invitó a catar directamente vinos de 2005 de algunas de sus barricas:

CATA EN LA SALA DE BARRICAS (Vinos de 2005)

Merlot 100% vino sin sulfuroso añadido.
Sébastien es un amante de la experimentación y, en cierto sentido, del riesgo. Una muestra de ello es este vino elaborado sin sulfuroso añadido (con el riesgo de oxidación y de picado consiguiente), a la manera que algunos elaboradores franceses realizan con parte de su producción. Encontramos este Merlot muy afrutado, con aromas a cereza y notas de barrica. Con una boca impresionante, elegante, fresca y sutil.

Syrah 100% maceración carbónica.
De este vino la bodega ha elaborado 5000 litros, que ahora reposan en roble. En una cata ciega pocos acertarían con la variedad, pues la maceración carbónica en este syrah le infunde características inusuales, dotándolo de frescura, juventud y frutalidad. En boca, astringente y tánico, pero quedaremos a la espera de ver su evolución y catarlo el año próximo.

Syrah 100% elaboración tradicional.
Vino más cerrado con notas de aceituna negra y final amargoso, muy elegante. Destinado a formar parte de vinos de alta gama de la bodega.

Cabernet 100%
Notas de pimiento (no muy resaltadas), sobresaliendo matices de fruta madura. El Cabernet con buenos cuidados ofrece resultados muy estimables siempre.

Monastrell 100%
Procedente de viñedos con más de 50 años de edad, rendimientos de 1 kg. por cepa. Notas de higo, ciruelas maduras, algarroba. Un Monastrell clásico, pero extraordinariamente redondo, ampuloso, cremoso. Nos encantó.

En definitiva, pasamos una velada muy agradable en Casa Sicilia. Esperamos repetir pronto para conocer la evolución de sus vinos y catar sus nuevas elaboraciones.

© 2006, Alberto Bermejo
Grupo de Cata Mediterráneo
Alicante

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar