Malditos Camaradas

Las Canarias como terroir singular, terroir autentico

Por favor no me hable Ud de pie franco. Bueno, y devolvimos la botella a la mesa y quedó en la copa el albillo frio, sudando la copa, unas rodajas de tomate de Por Atrás de Vecindario chorreadas con un aceite de Temisas, casi como puré de polen.

Es tan perfumado, graso y de incitante tensión. Se funde en boca.

Expresivo, neto, un placentero trago que descubre poco apoco fruta tropical, cítricos y un compuesto mineral que baña toda copa y llega en aromas muy profundos.

Puede impresionar.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar