Malditos Camaradas

Voy a beber un vino canario (II) ¡Un extraterrestre en mi copa!

Tiene su picota, brillo y limpieza, atizamos para liberar aromas y buscamos la persistencia. Lo tenemos todo apuntado. El ribete chocolateado y la intensidad compleja me sale siempre en este provinciano zonal del Priorato cálido que además según qué dia del año aporta licorizados, torrefactos y gusto por el dátil y tabacos.

Voy a beber un vino canario (II) ¡Un extraterrestre en mi copa!

Quitenme la pena, dense una alegria entre duendes

El principal problema que presenta el entusiasmo y adhesión al vino de Delgado Zuleta creo que reside en la dificultad de recibirlo de golpe, sin acomodación a su estilo, hartarse de buscarlo en medio del galimatias burocrático y zonal de nuestra precaria -ocasionalmente- cultura vinícola. Existe el peligro de rechazar buenos momentos con estos vinos porque vivimos en una carajal de

Quitenme la pena, dense una alegria entre duendes

Voy a beber un vino canario

Una de las emociones supremas de un vino es el alucinante "flashback" que te produce su precio (no en este caso del ejemplo pero podría ser tambien, no le quitemos protagonismo) y, sin pretensiones didácticas, su capacidad de conmover con fuerza porque es un vino bien hecho. De aquí o de allá, no importa, trae su caracter racial de vino de zoma, parcela, territorio, pago o cascajos, la

Voy a beber un vino canario

Las Tirajanas: Blancos como balas de plata, al corazón. Mas terroir

Delicados y noble arte de hacer vino. Vibrante, graso, un tanmto especiado y minibiscuit con tonos de bacon y cítricos, una fruta blanca y sensaciones frescas, goloso, muy fino y perfectamente acabado. Unas parcelas de coperativa sobre los 400~600 metros sobre el nivel del mar. Sobre la bodega. Datos de la web: La bodega elabora 8 vinos diferentes que expresan los microclimas donde están

Las Tirajanas: Blancos como balas de plata, al corazón. Mas terroir

Las Canarias como terroir singular, terroir autentico

Por favor no me hable Ud de pie franco. Bueno, y devolvimos la botella a la mesa y quedó en la copa el albillo frio, sudando la copa, unas rodajas de tomate de Por Atrás de Vecindario chorreadas con un aceite de Temisas, casi como puré de polen. Es tan perfumado, graso y de incitante tensión. Se funde en boca. Expresivo, neto, un placentero trago que descubre poco apoco fruta tropical,

Las Canarias como terroir singular, terroir autentico

Manzanilla City (III)

El poder del vino. Con Armando Guerra. Decía Hegel que la verdad filosófica es sistemática. Todo producto humano lo es. El vino es un ente ególatra. Lo asumimos cada vez que lo bebemos como nuestro propio yo y de esta manera hablamos cuando queremos reflejar nuestras impresiones. Es la pura belleza. Yo así he visto a este hombre. Ha sido una aventura, breve, a un lado y otro de una mesa .

Manzanilla City (III)

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar