Blog de Jordi Melendo

Tradición y modernidad en cada copa de Champagne Pierrel

En 1990, a la edad de 29 años, Dominique Pierrel fundó en Epernay su propia Maison de Champagne. Para asegurar los aprovisionamientos de la bodega, decidió asociarse con miembros de familias de viticultores de Vertus, en la prestigiosa Côte des Blancs. Pierrel combina modernidad y creatividad, sus presentaciones son refinadas y sus productos gozan de una excelente calidad, fruto de una sutil alianza entre tradición y modernidad. Los Champagnes Pierrel son el producto de un savoir-faire tradicional, bajo una filosofía basada en la búsqueda de la autenticidad y de la emoción. En el reciente 6º Salón del Champagne organizado en Madrid por el Grupo Peñín tuve la oportunidad de degustar el Cuvée Oressences Brut, con Matthieu Jeanjean, export manager de Champagne Pierrel.

Fruto de un ensamblaje de 60% chardonnay y 40% pinor noir, en la fase visual presenta una magnifica efervescencia con un elegante flujo de finas burbujas. Posee un color oro, brillante y claro. En nariz destacan las notas de frutas frescas y ligeramente ácidas que dejan adivinar una agradable frescura, que evoluciona y da paso a notas de frutas maduras más bien exóticas y cítricas con final de manteca de cacao y vainilla. En boca tiene una sensación de frescor y agradable fruta ácida en el paladar. Generoso, bien equilibrado y persistente en boca. El chardonnay le aporta una extraordinaria frescura, elegancia y finura.
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar