Blog de Eugenio Saenz

Marcial Dorado, alvarinhos que saben envejecer

Tras el paréntesis veraniego volvemos a retomar nuestras catas temáticas semanales y la semana pasada comenzamos con una más que interesante cata vertical de las 9 añadas de uno de los mejores vinos blancos de la península ibérica, el alvarihno Dorado Superior portugués, cata que tuvo lugar en Latintorería y fue comentada por César Ruiz, conocedor de la finca, del vino y amigo del propio Marcial.

La Quinta do Feital es un tesoro vinícola de primer nivel donde Marcial posee unas 10has de viñedo en suelos pobres, graníticos, que sin duda son los que definen el estilo tan peculiar de los grandes alvarinhos de Melgaço. Elabora dos vinos, el básico Auratus, con  viñas más jóvenes de la Quinta de Feital  y el Dorado Superior, actualmente llamado Dorado a secas, con los  viñedos más viejos repartidos por la zona de Melgaço. El primero es un vino de una relación calidad-precio excepcional y el segundo, el que analizaremos hoy, es uno de los grandes blancos del sur de Europa. En el viñedo es un hombre meticuloso y trabajador, utiliza métodos orgánicos y basa la calidad de sus vinos en la obtención de unos rendimientos lo más bajos posibles. En la bodega elabora sin maderas de ningún tipo, vinificando en inoxidable y dejando a su vino superior entre 10 y 12 meses en contacto con sus lías en los propios depósitos. El resultado es un vino auténtico, que nos muestra a todas luces la características de este varietal, transparenta toda la clase de este fantástico terruño portugués y sobre todo, ofrece una capacidad de envejecimiento inusitada en un blanco sin madera, que consigue situarle en un lugar donde solamente la Diva, nuestra amada Diva, ha conseguido habitar, sin olvidarnos claro, de alguna chenin blanc o de los mejores muscadets del Pays Nantais.

En sus primeros años de vida los vinos se muestran más primarios, minerales, frescos y florales, con un precioso carácter cítrico y una marcada acidez en boca, que limpia el paladar e invita a seguir bebiendo, pero que nos deja caer que algo nos estamos perdiendo. A partir del quinto año de vida van poco a poco perdiendo esa frescura inicial y ganando prestancia, se vuelven más grasos en boca y complejos en nariz y van apareciendo una serie de aromas empireumáticos muy especiales. Como son vinos que poseen una firme acidez, una gran estructura y un esqueleto muy definido siguen siendo frescos y accesibles, pero ganan un encanto que sin lugar a dudas hace más que aconsejable su guarda.

Así pues, vamos a ir comentando las 9 añadas que forman parte de la historia de este vino, añadiendo los comentarios de la añada del propio Marcial, que amablemente envió a César como información complementaria para la cata.

Dorado Superior 2008

Marcial no nos proporcionó datos de la añada, pero por lo que percibimos parece una añada más bien fresca y equilibrada, que promete bastante.

Se trata de un vino muy primario, fresco, armónico, deliciosamente mineral, con una marcadísima acidez y una fabulosa persistencia cítrica, será una de las añadas de largo recorrido, ahora mismo muestra la gran calidad de uva y terruño que posee, pero viendo su evolución  una cosa tenemos clara: hay que darle unos añitos, lo agradecerá sobradamente. [8,7]

Dorado Superior 2007

Marcial Dorado: “Para mucha gente este año les pareció muy similar al 2006; en cambio en la zona de Melgaço fue más parecido al 2005. Yo diría que es una mezcla de las dos añadas, pero con más semejanza al 2005, solo que la vendimia fue un tanto más retrasada. Al salir el vino al mercado la gente dijo que estaba mejor el 2006, pero eso es algo habitual con el Dorado, al salir el 2008 dijeron que estaba mejor el 2007, y volverán a decir lo mismo de todas las añadas hasta que se den cuenta de que la filosofía de este vino es precisamente esa; mejorar con el tiempo en botella.”

Y este es un Dorado de los grandes, sin duda. Algo hermético, cítrico y punzante, frío y mineral, destaca su portentosa acidez de las que te limpia la boca y hace salivar. Muy joven todavía, hablamos de otro vino que no hará más que ir mejorando con el tiempo y que se encuentra entre nuestros cuatro preferidos. [8,8]

Dorado Superior 2006

Marcial Dorado: “El año 2006 fue casi una repetición del año 2004 solo que las acideces, al menos en la zona de Melgaço, fueron muy bajas (siempre refiriéndome al acido málico). Pero cuando uno hace los vinos de forma muy natural sin añadir nada excepto el sulfuroso, en cantidades pequeñas, ni sobrefiltrar los vinos, uno se da cuenta que la naturaleza encuentra el equilibrio para hacer un buen vino. De ahí que los buenos vinos siempre destaquen por la diferencia de añadas. Fue en este año cuando, aun habiendo poco málico, decidí hacer la experiencia de un Alvarinho sin sulfuroso. Para demostrar mi creencia de que  esta variedad tiene todas las condiciones para hacer un vino natural sin ningún aditivo en absoluto. Y de esta manera desmentir que el alvarinho/albariño sea un vino del año y que necesita sulfuroso para poder aguantar el tiempo. Este vino pasó 2 años en depósito con todas sus lías y jamás fue filtrado. A ver si a alguien le parece que esté oxidado como para no beberlo.”

Añada agotada comercialmente en la bodega, sin embargo Marcial nos envió este experimento que realizó  con un vino sin adición de sulfuroso. El suele utilizar unos índices muy bajos en sus vinos, pero este se realizó de forma “natural”, solo con el sulfuroso producido en la vinificación, para tratar de demostrar que sus vinos pueden envejecer perfectamente sin el SO2.  Y si bien el vino sucumbe un tanto con respecto a otras añadas, lo cierto es que mantiene el tipo perfectamente y que al cabo de una hora en copa mostraba una aromática compleja y de gran limpieza. Un experimento por tanto interesante y que puede dar lugar a futuras vinificaciones de este tipo.

Dorado Superior 2005

Marcial Dorado: “El 2005 también fue un año caluroso y seco pero con una gran diferencia; y es que desde mediados de Agosto hasta casi mediados de Septiembre llovió mucho y bajaron las temperaturas. Todo el mundo vaticinaba lo peor. Pero, como casi siempre, la naturaleza recompensa si se trabaja bien y se tiene paciencia. Las dos últimas semanas antes de vendimia tuvimos un tiempo muy soleado con mucho viento del Norte (viento muy seco) que no permite que las temperaturas lleguen a ser sofocantes. Esto se traduce en una espectacular subida de los azucares y que no dio tiempo a la acidez málica a descender drásticamente porque no hizo demasiado calor. En consecuencia dio pié a una uva perfectamente madura, sana y con muy buena acidez. Para mí, una gran añada.”

Se trata sin duda del vino más equilibrado de la serie. Una añada prácticamente perfecta para el elaborador y un vino que a los 5 años de vida supone sin duda el balance ideal entre frescura y complejidad. Todavía se muestra floral y herbáceo y poco a poco va ofreciendo esas notas de frutas maduras, membrillo sobre todo, que van distinguiendo a los Dorados ya maduros, pero en boca todavía está joven y pétreo, destacando su marcada acidez y su paso tremendamente frutal . Un vinazo que puede consumirse ahora, pero que con otros cinco años más será grande, muy grande. [9,0]

Dorado Superior 2004

Marcial Dorado: “Lo mismo que 2003, aunque con mas lluvia en invierno y en Agosto. Esto provocó que las subidas de graduación alcohólica en el Alvarinho por segundo año consecutivo subieran a niveles antes desconocidos. Como resultado, muchos productores se despistaron y tuvieron que vendimiar la uva con graduaciones entre 13,5 y 15º % Alc./vol. Este año las acideces fuero algo más altas que en 2003”.

Tras el tremendo 2005, este 2004 no llega ni mucho menos al nivel de aquel, pero tampoco muestra defectos importantes, simplemente carece de la intensidad y de la complejidad en nariz, porque en boca sí que se trata de un vino fresco y joven, quizá menos persistente pero nada apagado, complicado sería situarlo en esta añada en cata ciega. No es la mejor añada en este vino, pero mantiene la calidad esperada. [8,1]

Dorado Superior 2003

Marcial Dorado: “Este año marca el comienzo de una tendencia de cambio en el clima de esta zona, y de todas las zonas. El 2003 fue un año muy seco todo el año, inusualmente seco. En invierno con mucho frio, pero siempre seco. El verano fue extremadamente caluroso y seco. Lo que salvó la vendimia de convertirse en una de uvas pasas fueron 2 semanas de lluvia entre finales de Agosto y principios de Septiembre. Esto concluyó en una añada de mucha graduación y poca acidez. Nosotros vendimiamos relativamente temprano y el grado alcohólico no superó los 13.5º. Y cuando en las zonas de Alvarinho/Albariño hablamos de poca acidez nos referimos sobre todo a la acidez málica, que es la que marca las características de esta variedad, ya que las totales por aquí se consideran bajas a partir de 8 gr/litro hacia abajo en vendimia. Aun con estas condiciones el resultado ha sido un vino equilibrado, que va mejorando en botella”.

Un año siempre complicado en vinos blancos por el tremendo calor del verano, pero lo cierto es que el vino responde. La gama de fruta madura en nariz es más evidente, así como los toques de goma y los recuerdos minerales. Pero en boca mantiene una magnífica acidez que compensa la mayor carga grasa del vino y que sin duda le hace francamente disfrutable. Un Dorado muy bien resuelto en un año difícil y que habla a las claras del meticuloso trabajo del elaborador. [8,4]

Dorado Superior 2002

Marcial Dorado: “Año desastroso para la mayoría de las denominaciones de la península. Ya en brotación y floración hubo cantidad de problemas por heladas y granizo que acabaron con mucha de la producción, aunque en la zona de Melgaço, de influencia Atlántica, esto no ocurrió tan drásticamente. Lo peor fue, que después de un inicio de verano bueno, llegó un final de verano desastroso, con mucha lluvia y días de calor intenso en medio. Esto provocó un desastre en muchos viñedos mal expuestos, o plantados en patatales. Lo bueno es que la zona de Melgaço es toda arena granítica y pendientes muy pronunciadas donde la roca madre nunca está a más profundidad de 2 metros. Esto hace que toda el agua drene muy bien y no se produzcan tantos daños de encharcamiento y exceso de agua en las viñas. Por tanto aquellos que no se despistaron y se protegieron de la podredumbre de la uva, consiguieron un buen fruto”.

Este vino es ya todo un Dorado maduro, con esas notas minerales, esa serie empireumática y ese carácter graso que van adquiriendo con los años, pero todo perfectamente medido e integrado en un conjunto que destaca por su fantástica acidez y gran frescor. Limpio, cremoso, largo, un vino que está en un momento perfecto de consumo y atraviesa por un magnífico estado de forma. Una de las sorpresas de la cata. [8,9]

Dorado Superior 2001

Marcial Dorado: “Este fue un año tremendamente lluvioso en todo el noroeste de la península. Recuerdo que desde noviembre 2000 hasta final Abril 2001 prácticamente, y como decimos el populacho,  “no cesó de llover”. Y es que el clima nos dio un respiro para la floración y cuajado del fruto, y luego estuvo lloviendo otra vez hasta Julio. Julio y agosto fueron bastante calurosos con unos días intercalados de lluvia veraniega. A principios de Septiembre volvió la lluvia, bajaron las temperaturas y el pánico se apoderó de los viticultores y bodegueros (aunque eso ocurre año tras año, pase lo que pase). Pero a partir de la segunda semana de Septiembre, volvió el buen tiempo, el mejor buen tiempo, con días de mucho sol y mucho calor. Esto derivó en una maduración del grano rápida, pero además se mantuvieron las acideces de la uva muy bien”.

Hace poco tiempo catamos este vino y sinceramente quedamos sorprendidos por su enorme clase, algo que hemos confirmado en esta vertical. Al principio se muestra algo esquivo, con reducciones y un toque como de alquitrán, pero con el aire va ofreciendo una compleja gama aromática madura y profunda, con múltiples matices minerales. En boca es un vino pleno, potente, graso y persistente, con una todavía marcada acidez y una enorme personalidad. En nuestra opinión el mejor vino de la cata y una clara muestra de la convergencia que percibimos entre los grandes albariños maduros y la riesling, en especial la riesling alsaciana. Un vinazo. [9,1]

Dorado Superior 2000

Marcial Dorado: “Año de mucha lluvia en invierno, aunque al final del mismo y principio de primavera hubo días muy fríos, secos y soleados. Luego en Abril y Mayo, el tiempo fue muy variado entre lluvias y días de sol con bastante calor. En la zona de Melgaço la floración y cuajado de racimos fue, en su mayoría, muy buena. El verano de 2000, al igual que invierno y primavera, muy variante. Con días de mucho calor a finales de Junio y principios de Julio, y lluvias, nieblas y bajadas de temperaturas bruscas, intercaladas con algún día de sol y calor. Así hasta la última semana de Agosto y la primera de Septiembre que hizo buen tiempo. Ese año la maduración no fue fácil, pero como septiembre fue un mes cálido, se consiguió uva con no excesivo grado pero con mucha acidez”.

El primer vino de la bodega se conserva en más que perfectas condiciones a sus 10 años, pero no llega al nivel de sus dos sucesoras, algo lógico teniendo en cuenta que la añada no fue grande y era, insistimos, el primer vino. Pero no deja de ser un vino totalmente razonable, nada apagado, con una acidez todavía agradable y sin mayores signos de cansancio, realmente bueno y muy interesante. Ya quisieran muchos vecinos lograr un vino así al decenio de vida. [8,4]

Como vemos fue una cata de gran interés por la calidad de los vinos y por el hecho de comprobar en nuestras propias carnes algo que teníamos claro desde hace un tiempo: que la alvarinho/albariño es una uva que si está bien tratada, cultivada y vinificada puede dar lugar a vinos de gran categoría y capacidad de envejecimiento sin necesidad de maderas en la elaboración y que Dorado Superior es uno de los mejores ejemplos que podemos encontrarnos. Un vino que nunca falla y que recomendamos a ciegas, pero siempre dejando que descanse unos añitos. Lo agradece sobremanera. Un gran vino.

Un saludo,

Eugenio Sáenz de Miera Arnau

(EuSaenz)

(*) Las primeras fotografías han sido extraídas de http://www.polanerselections.com

  1. #1

    Antoine Doinel

    Aún tengo reciente en la memoria el 2001 y me pareció muy fino ya dando mieles y madurez frutal pero contrastando con una fría acidez. Ese equilibrio madurez-juventud me pareció muy serio.
    Perdona que discrepe en una cosa (y hablo sólo de esta añada, que la tengo en caliente) pero más que alsaciana, puede recordar un poco al Rheingau. Pero bueno, cada uno compara con su experiencia y lo que es realmente es alvarinho do Melgaço.
    Gracias por la crónica, muy instructiva.
    Un saludo.

  2. #2

    EuSaenz

    en respuesta a Antoine Doinel
    Ver mensaje de Antoine Doinel

    De nada Antoine, hombre no pasa nada por discrepar, eso siempre es bueno, ya sabes que en esto de las comparaciones interviene mucho la experiencia personal, además alguien me podría decir que con qué riesling alsaciano lo comparo, ya que los estilos de por ejemplo Trimbach, Ostertag, Weinbach, Schoffit o Zind-Humbretch son muy diferentes.

    En cualquier caso muy buenos estos Dorados, vinos que merecen la pena.

    Saludos,
    Eugenio.

  3. #3

    Vvidlan

    La verdad es que echamos un buen rato. Cata, que para mi al menos, fue muy instructiva y vinos sensacionales. A ver si dentro de poco hay algunos 2005 descansando en mi cava.

  4. #4

    Ayerbe

    Excelente crónica, estoy deseando de poder hacerme unas cuantas botellas de este albariño.

  5. #5

    EuSaenz

    en respuesta a Ayerbe
    Ver mensaje de Ayerbe

    Gracias, puedes preguntar a la gente de latintorería, a ver si les queda algo. Ese 2001 es un lujo…

    Saludos,
    Eugenio.

  6. #6

    Ayerbe

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Ok gracias!!!!

  7. #7

    Juanjosantos

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Gran vino ese Dorado Superior Alvarinho 2005. Lo he bebido dos veces en menos de 1 año y espectacular. Un grande, sin duda.

    En una de las veces, en abril de 2015, el vino estuvo en copa horas, fue una cata exhaustiva y minuciosa y respondió como nadie (incluso ya a temperatura ambiente estaba muy expresivo en nariz y rico en boca). Encantó a todos los compañeros de cata sin excepción.

    Saludos

  8. #8

    EuSaenz

    en respuesta a Juanjosantos
    Ver mensaje de Juanjosantos

    Creo que ahora mismo está en su momento perfecto de consumo, que son esos 10 años más o menos. Ahora hay que empezar a darle al 2007…

    Saludos,
    Eugenio.


DO Rias Baixas Francés
Todo es mejor con un Navarra
DO Rias Baixas Japonés
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar