El Alma del Vino

Catena chardonnay 2008.




Construido bajo la dirección de Laura Catena, nieta del fundador de la bodega mendocina Catena Zapata, este monovarietal de Chardonnay se elabora con uvas procedentes de viñedos cultivados en altura.
No es un vino habitual, ni siquiera característico de la uva que le da vida.
Su cata, celebrada en alegre comunión con un grupo de amigos, me otorgó los siguientes criterios personales de reflexión :

Color amarillo dorado, con reflejos verdosos. Limpio y con cierto grado de brillo. Nariz frutosa, con recuerdos reveladores de crema de límón y pera. Poco de manzana verde. Posee un final muy curioso, que alimenta la memoria de toques pétreos, graníticos. La boca pierde un poco de peso específico respecto a la vía nasal. Es menos frutal, un tanto especiada. Su entrada es ligera, bastante leve. Recorrido vaporoso, nada marcado. Persistencia amable, aunque débil. En su punto final encuentro notas especiadas y minerales, piedra, tierra y nuez moscada. Nariz y boca circulan de un modo independiente, como si fuera un vino con doble personalidad. Yo me quedo con la nariz. Tiene cierta frescura, pero su bipolaridad sirve para la confusión.
Recomendable en nariz, decepcionante en boca.
Tablas.


"La comida es la parte material de la alimentación; el vino, la parte espiritual" (Alejandro Dumas).
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar