El Alma del Vino

Coto de hayas fagus garnacha 2008.




Bodegas Aragonesas logró con el Fagus 2007 una medalla de plata en el International Wine Challenge de Londres. Estamos delante de un monovarietal de garnacha, realizado con una selección de tres últimas añadas, con uva procedente de viñedos con entre cuarenta y cincuenta años de antiguedad. Maceración con hollejos durante tres semanas, fermentación alcohólica seguida de una maloláctica en barrica de roble francés.
El Fagus es un vino emocional, de larga apreciación. De hecho en sus primeros instantes, desconcierta. Engaña. Confunde. Personalmente, en cata ciega, aventuré que el vino no se encontraba en buen estado. Me resultó desquiciado, poco comprometido con mis sentidos, como si hubiera dejado escapar gran parte de su esencia. Quise asegurar que el vino que tenía en mi copa estaba quebrado, roto. Pero las prisas en la vida no son buenas consejeras. Y como recompensa, por cierto; no compartida con la mayoría de mis compañeros de cata, que aseguraron que aquella copa no merecía la pena; volví a insistir minutos más tarde, apreciando nuevos y sorprendentes matices. El Fagus precisaba aireación, apertura.
Color rojo cereza de cierta intensidad, con reflejos brillantes más claros. Nariz a fruta roja madura, que con el paso de los minutos va abriéndose hasta alcanzar notas terrosas y chocolateras. Finaliza con un componente aromático especiado, que recuerda a la pimienta. En boca pasa de resultar casi desabrido, a facultar una expresión gustosa muy agradable, pulpa de uva, carnoso y pleno de taninos pulidos con maestría. Tiene un avance perfecto, equilibrado. Su persistencia es larga y en el postgusto encuentro notas de fruta en canela.
Un vino que despierta emociones, sólo si se tiene paciencia.
Recomendable.

Herramientas del blog



"La comida es la parte material de la alimentación; el vino, la parte espiritual" (Alejandro Dumas).
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar