El Alma del Vino

Ponencia Vino e Internet-Semana del Vino de Ollauri (La Rioja), 25/2/2011.

Hola, buenas noches.

Antes de empezar con la charla propiamente dicha, deseo agradecer a los organizadores de esta semana del vino de Ollauri, y en especial a Cristina y Carmen, su generosidad al ofrecerme esta oportunidad de exponer en común y alta voz mi experiencia personal cercana al maravilloso universo del vino. Mi primera intención es dejar claro que mi preparación técnica es de simple aficionado, apasionado eso sí. Mi trabajo es asesor fiscal, todo lo que llevo dentro es un amor al vino, motivado en gran manera por un espíritu romántico y profundamente enófago, ó tal vez definido con menor brusquedad, enópata.
“En un mundo abierto como es el universo del vino, donde la libre expresión es santo y seña del ejercicio de creatividad, mi vocación es el simple aprendizaje, incluso por encima de la sabiduría, que va llegando en dosis pequeñas botella tras botella.”, frase esta de propio cuño que incluyo en mi blog y que sirve para definir mi intensa relación con el vino.
También quiero advertir de que no soy un excelente orador, y aunque pretendo estar a la altura de las circunstancias, si en algún instante durante la próxima hora llego a aburrir, solicito de antemano el perdón de los presentes.
Dicho lo cual, comienzo con mi exposición.

El vino es para mi uno de los pocos productos alquímicos que la humanidad mantiene vivos, y que reúne en torno a si aspectos artísticos, culturales y hasta esotéricos.
La elaboración del vino más allá del simple factor uva, adquiere un especial ingrediente en la labor de los enólogos, auténticos alquimistas modernos. Son ellos quienes, a través de una práctica iniciatica, nos transmiten sus conocimientos y personalidad a través de un producto arragaido desde tiempo inmemorial en nuestra cultura.
El matiz esotérico que encierra el vino, viene dado en gran medida por la certeza de que cada enólogo posee un catálogo personal de secretos que despliega cada vez que procede a la elaboración. Secretos ocultos a los que el consumidor no tiene acceso y que forman parte de la leyenda y también de la realidad del universo vitícola.
Son numerosos los ejemplos de personas del pasado, riojanos y de otras procedencias, que elaboraban vino sin tener al alcance los medios con los que contamos hoy en día. El término enólogo, lejos de ser profesional; era más un sinónimo de artesano. Un abuelo de mi esposa, por ejemplo; elaboraba vino sin mayor conocimiento personal que su buen criterio y la práctica habitual de una ceremonia que seguramente habría aprendido por el boca a boca, ó por una simple práctica socio-cultural. Al parecer sus vinos eran famosos en Guipúzcoa y La Rioja.
Siempre he oido que afirmaba con rotundidad que el mejor vino de Rioja es el que se hace con uvas de la Rioja Alta y la Rioja Baja, en proporción secreta. Ese era uno de sus criterios esótericos.
El vino es una expresión artística, que llega hasta nosotros expresando, y no sólo como escolta de un plato de carne roja ó lechazo.
Es esa capacidad expresiva del vino lo que me ha atrapado en un mundo fantástico, como un Quijote vitícola que navega explorando aquí y allá, todo aquello que se cruza en mi camino.
Siento un enorme respeto por los creadores, por los artesanos y arquitectos. La existencia y trabajo de ellos nos brinda poder dedicar una parcela de nuestras vidas al placer, a través de la imaginación.
Mi intención no es dinamitar el trabajo y esfuerzo de alguien que pone todo lo que sabe y tiene en pos de un producto. La expresión artística siempre es subjetiva. El gusto humano también. Aún así, procuro juzgar los vinos por lo que logran transmitir y expresar, nunca con criterios de verdad absoluta.
Mi blog comenzó siendo no más que una colección personal de vinos degustados y catados. Y así continúa. Tengo en cuenta que ahora me lee más gente que al comienzo, y eso es bonito pero también una responsabilidad, la de acercar a la gente toda la pasión que siento por el vino. Lo que en un inicio empezó siendo una guía personal, a medida que avanza va tomado derroteros más destacados.
Me han pedido que usando la táctica de Parker ó Peñín dé puntuación a los vinos que voy catando. Y siempre me he negado, no quiere decir que algún día lo termine haciendo.
Opino que lo de puntuar los vinos es infantil y alevosamente comercial. Simplificar tanto la condición de un vino, me parece mucho simplificar, y por ello lo considero un tanto injusto en proporción al trabajo que desarrollan mis amigos enólogos y bodegueros.
Mi idea es, en suma, mostrar a mis lectores las entrañas ocultas de cada bodega, de cada vino, uva y añada, por encima de calificaciones basadas en un simple y frío número. Aportar un grano de arena en la difusión de la cultura del vino.
He defendido en mi blog la necesidad de adiestrar a los jovenes en la auténtica cultura del vino. Mi opinión es que enseñar a sentir nos hace siempre más humanos. En una época como la presente, en la que la llamada “cultura del botellón” convierte a una parte significativa de la juventud en consumidores compulsivos de alcohol a granel, se hace necesario enseñar a sentir y experimentar frente a una copa de vino. El ejercicio de catar es una lección sensorial que debiera ser tenida en cuenta. La capacidad sensitiva de las personas tiene mucha influencia en sus comportamientos, y a través de la cata de un vino los sentidos se engrandecem. El consumo responsable, tantas veces manejado en publicidad y por los Estados paternalistas, se construye desde la infancia, aclimatando la personalidad de nuestros hijos para que sepan qué significa realmente “beber vino”, lejos de tabús y moralismos estériles. Apreciar un color, un aroma y un sabor son elementos que alejarían a muchos jovenes de excesos irracionales.

Despues de esta breve introducción deseo explicar el camino que me ha llevado a tener un blog acerca del vino en internet.
Estoy en Haro, aunque vivo en Bilbao; desde el año 1965, añada de Rioja no especialmente decorosa, e instante exacto de mi llegada al mundo.
Recuerdo el primer vino que probé a los doce años de edad. Ahora que estoy aquí en Ollauri, no hay mejor inicio para esta charla que recordar aquella botella con banda azul que mi abuelo inclinó sobre mi vaso leve y brevemente.
Desde entonces han pasado muchos vinos a mi lado. Me confieso seguidor eterno e incondicional de Rioja, y tengo a López de Heredia y Muga, bodegas que han construido desde antaño gran parte de mi actual personalidad vinícola; una especial estima.
La forja de mi amor por el vino, al menos desde un inicio cronológico, se debe a los frutos de esas dos bodegas, aunque sólo sea por haber bebido de sus fuentes desde mi adolescencia.
Dejando en el baúl de los recuerdos la etapa de mi infancia y adolescencia, es evidente que el inicio de esta afición mía por el mundo del vino, viene marcada por mi no muy lejano encuentro con todo un personaje, Andreas Larsson, campeón del mundo de sommeliers. A través de un cliente de mi despacho, editor y propietario de una revista francesa especializada, la Tasted Magazine, y representante de Larsson, llegué a compartir con él 24 horas de trabajo en cuatro bodegas riojanas. La amabilidad de Ontañón, Muga, López de Heredia y Roda, nuestros anfitriones, fue intachable. Ver el modo en el que manejaba los vinos y escuchar sus reflexiones en voz alta fue una experiencia inolvidable para mi.
Más que un espectáculo, aquella jornada supuso un punto de inflexión en mi amor por el vino.
Identifiqué en aquellos instantes el auténtico sentido del vino. Entendí que el vino se siente, se vive y termina por apreciarse, no tanto como una simple bebida, sino como una parte integrante de la cultura de cada pueblo.
Andreas me abrió los ojos, y espoleó mi inquietud por aprender y comprender qué se esconde detrás de una copa de vino.
Un año más tarde y tras otras experiencias en compañía de mis amigos bodegueros, enólogos y aficionados igual que yo, emprendí el camino de mi blog.

Tras cinco meses de dedicación, mi limitado éxito se mide con un buen número de visitas diarias, la mayor parte españolas, pero también desde Alemania, Reino Unido, Bélgica, Argentina, Francia, Italia, Estados Unidos ó Brasil.
Es curioso, y hace ilusión saber que alguién te lee de vez en cuando desde paises tan remotos como Iran, Arabia Saudí, Indonesia, Belice ó Japón.
Además he recibido una botella de Codorniú, bodega interesada en que diera mi opinión al respecto. En breve además recibiré alguna otra muestra gratis de otras tantas bodegas.
Me han ofrecido un blog en Verema, que ya he comenzado; y tengo una propuesta para después del verano de una importante revista de Estados Unidos, Wine Spectator, que aún está sin concretar.
Me preguntaba alguién si pretendía influir en el gusto de mis lectores y seguidores. La respuesta es evidente : no lo pretendo, sin embargo es imposible no conseguirlo. Cuando yo entro en un blog de contenido similar al mio, busco encontrar referencias que me describan un producto, una guía que me ofrezca pistas ante la duda surgida respecto a un queso, un vino ó una cerveza concreta.
Y aunque el autor no lo busque, la influencia de la opinión vertida por él influye en alguna manera en el criterio consumista del lector. En este caso, la clave es la baza de autoridad en la materia que represente quien escribe y opina. Es algo que se va ganando poco a poco, en función de la sinceridad e independencia que surja de esas opiniones vertidas en el blog. Es un hecho que la gente busca, cada vez más, información de los productos que despiertan su interés, a través de internet.

El vino en internet tiene ya un espacio enorme, a buen seguro mayor del que muchos piensan. No hace mucho y a raíz de la creación de mi blog El Alma del Vino, he podido comprobar la cantidad de gente de todo el mundo que utiliza este invento, basándose en sus intereses y pasiones por el mundo del vino.
Las bodegas, los enólogos y los simples aficionados hacemos amigos con más facilidad de la prevista, entrando en diálogo, intercambiando ideas e impresiones y ampliando nuestro horizonte. He sido testigo directo de la gran amabilidad de la mayor parte de la gente que forma este mundo.
Animo a todos los presentes que aún no lo hayan comprobado, a que lo hagan. Se llevarán una grata sorpresa.
Un buen amigo, relacionado con la rama empresarial del vino, me comentaba el otro día una de las lagunas que tienen muchas bodegas. Afirmaba que son pocas las que manejan de algún modo los recursos que otorga internet.
Leía el otro día en La Rioja Digital un articulo en el que se ponían sobre la mesa una serie de datos muy significativos : el 14% de los consumidores ingleses utilizan internet para comprar vino, y más del 30% piensan usar la red para hacerlo proximamente.
La búsqueda “comprar vino” se utiliza en Google 12.100 veces al mes.
Yo mismo me confieso un comprador habitual de vino a través de webs como Lavinia, El Coalla Gourmet, Enopateca ó 1855. com .
Las reticencias iniciales de algunos consumidores a comprar por internet, por miedo a engaños y robos de claves de tarjetas de pago, se van limando a medida que se comprueba que todo en esta vida es relativo. Cuando las compras se realizan siguiendo los cauces de seguridad instaurados al efecto, no hay más peligro en comprar algo a través de internet que en salir a la calle con mil euros en la cartera.
Hay que asegurarse siempre de que el vendedor con el que tratas tiene una solvencia acreditada, y esto se hace gracias al boca a boca.
Yo por ejemplo puedo asegurar a los presentes que las cuatro empresas de venta de vino por internet antes citadas hacen los envios con rapidez y en perfecto estado.
También hay bodegas que han incorporado a su página web un servicio de tienda virtual, avance que hoy en día se agradece y que aún no es general.
La compra de vino a través de la propia bodega, estés donde estés, es una auténtica delicia para el consumidor, a veces incapaz de encontrar ciertas referencias interesantes en el mercado nacional de vinotecas.
Internet está sirviendo ya como punto de consulta y decisión final para muchos consumidores, que adquieren determinados productos basándose en su gusto personal, pero tambiém en las opiniones generales de otros consumidores. En foros de internet se opina libremente y a veces hasta demadiado sinceramente, sobre empresas, marcas y negocios.
Además internet sirve de vinculo entre empresa y consumidor. Esa comunicación sirve a las bodegas para mejorar, para situarse más cerca de sus clientes, para compartir puntos de vista sobre el vino. La opinión del consumidor final no es vinculante, pero sí debe ser importante para elaboradores y bodegueros.
Existen bodegas que cuentan ya con blog en su página web, lugar donde alguien de cierto peso en la empresa va publicando eventos, catas, presentaciones, viajes e incluso recetas. Esos blogs son incluso espacios de opinión para los clientes habituales de la bodega, una línea de comunicación directa con su enólogo favorito ó con el dueño del viñedo.
Los únicos aspectos negativos de esta relación entre vino e internet son cuando hablamos de comercio on-line el encarecimiento del producto, sobre todo debido a los gastos de transporte, y cuando lo hacemos de libre opinión acerca de un producto, el hecho de que hay ocasiones en las que el que escribe su punto de vista lo hace de un modo demasiado libertino, dejando de lado los cauces de la cortesía y poblando su discurso de malsonantes calificativos, muchas veces escondido detrás de un cobarde anonimato y de su propia envidia ó escaso rigor. Ambos puntos a mejorar, sin lugar a dudas.
Otro elemento reseñable dentro de la evolución imparable de internet, es el llamado streaming, que aunque suene estrafalario, no es más que la retransmisión en directo de audio y voz a través de internet, para que pueda llegar a todos los rincones del mundo. Una aplicación que en el mundo del vino, puede tener aplicaciones dignas de elogio : por ejemplo ¿se imaginan retransmitir en directo durante una vendimia la recogida ó pisado de la uva, con lo que ello conlleva de apunte publicitario para cualquier bodega?.
Obviamente esta técnica va anunciada previamente vía cualquiera de las redes sociales.
En España, y en La Rioja también por formar parte de ella, nunca hemos sabido vendernos de cara al exterior.
He bebido últimamente vinos de Francia de alta gama, que en catas ciegas han quedado clasificacos en puestos del final. Nuestros vecinos siempre han sido especialistas en saber vender sus productos. Me decía mi cliente de la Tasted Magazine, que en España se gasta poco dinero en publicidad, al menos en comparación al presupuesto de otros paises. Internet es una palanca de publicidad, barata y que llega a todo el mundo. Dicho lo cuál quedan pocas dudas en cuanto a la necesaria ubicación de cualquier bodega que se precie en esta autopista digital.

Pero, volvamos a facebook.
Además del blog y del grupo en facebook llamado El Alma del Vino, que pretende reunir a todo aquel que sienta mariposas en el estómago cada vez que se habla de vino, he participado activamente en el grupo En Defensa del Paisaje Riojano.
Es de sobra conocida la historia de la invasión de torres eléctricas en el viñedo histórico de la comarca de Haro.
En ese sentido y teniendo en cuenta mi amor hacia el paisaje del viñedo, base del posterior vino que bebemos; he colaborado logrando agregar al grupo a entre 400 y 500 personas.
Es sin lugar a dudas una aplicación más a tener en cuenta en internet. Aunar esfuerzos con personas de otros paises en defensa de un valor común, el viñedo de Rioja.
Tal vez debiera haberse centrado más el tema, y en lugar de hablar del paisaje riojano, que suena entre genérico y ecologista, haber mencionado las palabras vino ó viñedo. De ese modo los apoyos hubieran sido aún mayores, pero esa es otra batalla.
Hace unos días a mi esposa, que sufre a veces mis pasiones hacia el vino en sus primera persona, se le ocurrió la brillante idea de crear en Facebook un grupo abierto alineado en torno a mi blog, del que formaran parte todos aquellos que deseen intercambiar ideas y opiniones.
Ya somos casi seiscientos miembros.
Facebook es un mundo virtual, una gran ciudad digital interactiva, de la que deseo hablar unos instantes.
Hay una especie de leyenda negra apta para los más desconfiados acerca de facebook. Es obvio que existen formas de comportamiento que vulneran cualquier atisbo de intimidad. Sin embargo, depende que cada uno que esas parcelas de intimidad se quiebren usando facebook ó permanezcan a buen recaudo. Es obvio también que publicar en facebook y en abierto, fotografías ó datos que pertenecem al foro privado de cada uno, es un riesgo demasiado peligroso.
Todo en esta vida puede serlo en función de como se use.
Usar facebook con responsabilidad no sólo es saludable, sino una fuente viva de relaciones sociales y profesionales.
En el tiempo que yo llevo usándolo con relación casi exclusiva al vino, sólo he encontrado gente amable, dispuesta a hablar y escuchar, abiertos a intercambio de ideas.
En facebook existe una legión de bodegas, de profesionales del mundo del vino, de enólogos, de aficionados, dispuestos a comentar, hablar e incluso hacer negocios.
No hace demasiado los negocios se hacían en los campos de golf, entre hoyo y hoyo. Hoy en día, facebook es una plataforma inmensa en donde gente con nombre y apellidos, perfectamente identificados, hacen amigos y establecen vínculos de mucho interés profesional.
En mi experiencia he hablado con dueños de bodegas de Austria, Grecia, Italia, Estados Unidos y Argentina para que me dieran el permiso de publicar imágenes de sus viñedos e instalaciones en mi blog. He quedado con dos amigos argentinos de Mendoza para intercambiar por correo malbec por tempranillo. Me han ofrecido la distribución de unos vinos murcianos para Bilbao. Me han preguntado desde Nueva York y Dubai, por bodegas y restaurantes que poder visitar en La Rioja el próximo mes de Marzo.
He logrado conversar con enólogos, con propietarios de bodegas de Champagne, intercambiar impresiones e ideas con ellos.
En resumen, opino que es necesario estar presente en facebook. El mundo del vino tiene en esa gran ciudad del mundo, un amplio abanico de posibilidades.
Como ejemplos de páginas web de bodegas innovadoras podría citar varias, pero les voy a mostrar dos que han llamado mi atención : una, Bodegas Ontañón de Logroño, por la imponente disposición que tiene de medios utilizables, desde un canal de televisión en Youtube a enlaces directos a Twitter ó Facebook. La otra por su diseño Bonny Dom Vineyards de Santa Cruz California.
En facebook se cierran negocios, se amplian carteras de clientes, y se habla de tú a tú, con personajes tan interesantes como puedan ser, por citar sólo dos ejemplos : Isabel Mijares ó Miguel Angel Almodovar.
Por último, en la hoja que he repartido al comienzo de este acto figuran mis direcciones de internet y las de algunas bodegas, relacionadas directamente con el vino, que espero visualicéis cuando tengáis ocasión. Representan a mi modesto entender, una representación del modo en el que algunas personas del mundo del vino están haciendo bien las cosas en internet.
No quiero despedirme sin dejar de felicitar a los organizadores de esta semana del vino de Ollauri, por mantener viva, con eventos de este tipo la llama de la cultura del vino, que es nuestra pasión común.

Muchas gracias y hasta siempre.

Juan Cuatrecasas Asua

  1. #1

    Christine

    Hola Juan:
    Encuentro tu blog elegante y genial, felicidades.Acabo de registrarme y a partir de ahora te seguiré desde aquí.Saludos,Christine.

  2. #2

    PedroCarroquino

    Juan, pues ha sido una sorpresa nuestro encuento en las redes de FB y mira por donde agradecerte esta incorporación a tu linea de trabajo. Me alegro. Espero humildemente compartir algo.
    Un saludo

  3. #5

    Diana56

    Me ha gustado tanto que pienso que podrías hacer un libro con este comentario. Felicidades por esa prosa tan fluida y descriptiva.

    Di

Herramientas del blog



"La comida es la parte material de la alimentación; el vino, la parte espiritual" (Alejandro Dumas).
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar