El Alma del Vino

Champagne ruinart brut.



Ruinart pasa por ser la primera bodega que elaboró champagne y que puso los cimientos para su comercialización. Dom Thierry Ruinart, un monje benedictino francés, fue el primer visionario que estableció en sus pensamientos la importancia de crear un mercado propio para el champaña, y fue Nicolas Ruinart, su sobrino; quien en 1729 fundó la Bodega Ruinart, después de comprobar el enorme éxito que este producto estaba obteniendo por todas las cortes reales europeas.
Elaborado con un coupage de chardonnay en un cuarenta por ciento y pinot noir en un sesenta, este champaña se muestra con una presencia plena de estética, con un rosario de burbujas finas que terminan creando una corona un tanto irregular. Color amarillo dorado brillante que da muestras ciertas de su vocación de elegancia.
En mi primera aproximación a nariz se expresa con notas frescas y frutales, dando recuerdos a pera y bollería. Final con ciruela claudia y almendra tostada. Boca soberbia, muy viva, con un golpe de entrada durante el que da testimonio de un dulzor comedido, bien contrastado por una posterior acidez. Muy bien equilibrado, sin altibajos. Recorrido muy amable y franco en cuanto a persistencia. Una de las mayores virtudes de este champaña es su nivel de frescura y un balance magistral en cuanto a dulzor y acidez, existiendo ambas sensaciones están desarrolladas con un equilibrio digno de elogio.
Al final encontramos un postgusto muy revelador, que nos habla de fruta blanca y un ligero toque a flor de azahar. Regresan las ciruelas claudias y la pera de agua.
Un champaña educado, con cierto nivel de complejidad y muy recomendable.
Exquisito.


"La comida es la parte material de la alimentación; el vino, la parte espiritual" (Alejandro Dumas).
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar