Martín Códax Albariño 2015

Vino Martín Códax Albariño 2015

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
93
Puntuación Media:
8,6
Calidad-precio:
10,0

Bodega: Bodegas Martín Códax
D.O./Zona: D.O. Rías Baixas
País: España
Tipo de vino: Blanco
Graduación (vol): 12,00%
Varietales: 100% Albariño
Precio aproximado: De 5 a 9,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Martín Códax Albariño 2015 se elabora con uvas de la variedad albariño procedentes de parcelas exclusivas situadas en el Val do Salnés, siguiendo un riguroso proceso para garantizar su pureza varietal y la esencia tradicional de los vinos de Rías Baixas. Martín Códax Albariño 2015 fermenta en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada y no tiene crianza.

Varietales: 100% Albariño

5 Opiniones de Martín Códax Albariño

Color amarillo lima-limón brillante.
Nariz de intensidad media-alta con buena presencia frutal tanto cítrica (limón) como de fruta blanca (manzana golden y pera). Con aireación aparecen notas más dulces que en lo vegetal nos llevan al hinojo y el anís estrellado y en lo frutal a la fruta de hueso (ciruela amarilla). Termina con un elegante toque mineral.
En boca el ataque está bien estructurado y la acidez es excelente. Tacto sutilmente untuoso, cítricos en retro-nasal y mucha largura.

Visual: dorado pálido pajizo con irisaciones sutilmente verdosas, limpio, límpido, brillante, con ligerísimas burbujas de carbónico al caer en copa y que desaparecen progresivamente; con buena lágrima ancha y abundante de rápida caída.

Nariz: intensidad no muy alta, digamos media, a fruta blanca de hueso, ligeros recuerdos cítricos (piel de lima y limón), algo de menta y balsámicos, hierbas de monte, hinojo (a mayor temperatura es más apreciable), heno y flores blancas. Nariz elegante y limpia, bien definida, no muy intensa, de media complejidad pero que ofrece muy buena impresión.

Boca: ataque frutal (fruta blanca y cítrica), fresco a raudales, acidez muy elevada con recuerdos a zumo de limón, de paso suave, medio cuerpo y estructura, volumen también medio y densidad media-ligera que pasa muy fácil y muy bien por boca. Sabroso y muy agradable. Final largo y muy frutal con notas herbáceas y balsámicas en un retrogusto con una acidez tremenda; en vía retronasal aparecen esas sensaciones y se añaden las notas florales, el heno y el hinojo que lo redondean fantásticamente bien.

Muy buena boca. Acidez elevada y punzante, mucha fruta y frescor pero, a la vez, es un vino conclusivo y redondo, muy bien trabajado y donde esa verticalidad no es que no moleste en absoluto, es que es muy agradable e invita constantemente a repetir.

Excelente albariño joven de una RCP descomunal. No falla. Está jovencísimo aún y creo que podría vivir sin problemas, viendo su estado, una década y estaría (aunque cambiado, evidentemente) perfecto para disfrutarlo mucho más maduro.

Genial con todo tipo de aperitivos, arroces no demasiado contundentes, guisos grasos que por circunstancias haya que tomar en verano (sustituye ampliamente a muchos tintos en esta situación), carne de ave, pescados, mariscos, pastas, pizzas, verduras,... maridará con prácticamente el 90% de los platos que le pongamos para armonizar.

En noches de verano a la luz de la luna es seguro (casi al 100%) que la botella caerá completamente (e incluso es altamente probable haga falta abrir una segunda botella).

El buque insignia de Bodegas Martín Códax muestra su personalidad y su sello inconfundible con un albariño fresco cítrico y frutal. Un vino enorme en el concepto Relación Calidad Precio [RCP 5*****], insuperable, además le gusta permanecer durante un año en botella, para ofrecernos un vino con la fruta sosegada, floral, cítrico y con el Dom especial de beberse muy, muy bien. Altamente Recomendable.

☛ 92 Puntos Guía AkataVino WineXtreme ed. 2017 ✍ by http://www.akataVino.es
✔ Galería fotográfica completa del vino by #AntonioJesusPerez

Botella típica de Martín Códax (forma borgoñona con gollete muy particular, tapón plano de cera que sustituye la típica cápsula y corcho de aglomerado con inscripción de la partitura de una cantiga del trovador). Corcho huele muy bien por el interior a fruta y flores blancas.

Descorchado 1 hora antes del consumo y mantenido en jarra térmica.

Visual: amarillo dorado-pajizo alimonado, limpio, brillante y con cierta lágrima cuando se le deja ganar temperatura.

Nariz: de buena intensidad a fruta blanca (pera, manzana, toques de melocotón y albaricoque) así como cítrica (lima-limón), algunos herbáceos y vegetales, notas anisadas y amieladas, toques minerales y un poco de hinojo. Buena complejidad.

Boca: ataque fresco y de excelente acidez pero, a la vez con muy buena estructura. Tiene cierto "peso", densidad y cuerpo medio-alto para su tipología en el paso por boca. Notas cremosas y untuosas en el mismo que, unidos a la acidez, lo hacen un vino muy sabroso y fácil de beber (además, maridable con muchísimos platos). El final es largo, muy largo, con notas cítricas, herbáceas, a hinojo, anís estrellado, ligera miel y vegetales en retrogusto y retronasal que lo redondean excelentemente bien.

Muy buen albariño que no defrauda. Estupendo vino. Sin embargo, no hace no mucho probé la añada 2014 y, actualmente, está un poco mejor que la 2015: ligeramente menos fresco y explosivo pero mucho más complejo, domado y elegante... y es que los buenos albariños requieren unos años para disfrutarse bien: un año es poco tiempo. Pienso que este Martín Códax 2015, en 1-2 años más estará mucho mejor. Su vida en botella, sin embargo, puede ser más larga: mínimo hasta 2020-2022 (con esta acidez, aguantará mucho tiempo en buenas condiciones de consumo).

PVP normal 8-9€. Sin embargo, yo pude conseguirlo a poco más de 6€ la botella en una conocida web de venta de vinos online. En cualquiera de los dos casos (PVP normal u ofertado), la RCP me parece excelente (por cómo está el vino ahora y por su potencial capacidad, de años, de desarrollo en botella).

El vino Martín Códax Albariño 2015 tiene un color amarillo limón muy limpio con brillantes reflejos verdosos.
Nariz bien perfilada y con buena intensidad en la que apreciamos en primer lugar notas de cítricos maduros (limón madurado en el arbol, pomelo) y después notas florales de pétalos blancos. El oxígeno y la temperatura nos traen carne de fruta blanca y de hueso. Tiene un toque mineral bien acompasado con la dulzura del eneldo y una chispa de anís.
En boca tiene un cuerpo musculado pero ligero, el tacto es suave y la acidez excelente. Tiene buen recorrido y final cítrico.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar