Vino Martín Códax Albariño 2015: Estupendo albariño de nariz de media intensidad pero boca punzante y de explosiva acidez


Visual: dorado pálido pajizo con irisaciones sutilmente verdosas, limpio, límpido, brillante, con ligerísimas burbujas de carbónico al caer en copa y que desaparecen progresivamente; con buena lágrima ancha y abundante de rápida caída.

Nariz: intensidad no muy alta, digamos media, a fruta blanca de hueso, ligeros recuerdos cítricos (piel de lima y limón), algo de menta y balsámicos, hierbas de monte, hinojo (a mayor temperatura es más apreciable), heno y flores blancas. Nariz elegante y limpia, bien definida, no muy intensa, de media complejidad pero que ofrece muy buena impresión.

Boca: ataque frutal (fruta blanca y cítrica), fresco a raudales, acidez muy elevada con recuerdos a zumo de limón, de paso suave, medio cuerpo y estructura, volumen también medio y densidad media-ligera que pasa muy fácil y muy bien por boca. Sabroso y muy agradable. Final largo y muy frutal con notas herbáceas y balsámicas en un retrogusto con una acidez tremenda; en vía retronasal aparecen esas sensaciones y se añaden las notas florales, el heno y el hinojo que lo redondean fantásticamente bien.

Muy buena boca. Acidez elevada y punzante, mucha fruta y frescor pero, a la vez, es un vino conclusivo y redondo, muy bien trabajado y donde esa verticalidad no es que no moleste en absoluto, es que es muy agradable e invita constantemente a repetir.

Excelente albariño joven de una RCP descomunal. No falla. Está jovencísimo aún y creo que podría vivir sin problemas, viendo su estado, una década y estaría (aunque cambiado, evidentemente) perfecto para disfrutarlo mucho más maduro.

Genial con todo tipo de aperitivos, arroces no demasiado contundentes, guisos grasos que por circunstancias haya que tomar en verano (sustituye ampliamente a muchos tintos en esta situación), carne de ave, pescados, mariscos, pastas, pizzas, verduras,... maridará con prácticamente el 90% de los platos que le pongamos para armonizar.

En noches de verano a la luz de la luna es seguro (casi al 100%) que la botella caerá completamente (e incluso es altamente probable haga falta abrir una segunda botella).

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar