Blog de Verema.com

¿Cómo organizar una cata de vinos?

Organizar una cata de vinos es una tarea relativamente complicada que a más de uno puede traer de cráneo. Con este post sólo trato de despejar alguna duda y echar una mano a todos aquellos que se lanzan a organizar un cata de vinos por primera vez.

De todas las múltiples razones por las cuales se puede o debe organizar una cata de vino, voy a quedarme con la que más me gusta y con la que se suele dar entre lectores de Verema. Organizar una cata para un grupo de catas o grupo de amigos.

¿Ideas para organizar una cata de vinos?

organizar cata de vinos rodanoLo primero y más complicado será buscar un temática. No organices nunca una cata de vinos tintos, de vinos blancos, de espumosos... Esto carece de interés y suele ser monótono. Queremos que la cata tenga una introducción, una trama y un desenlace, como nos explicaban que tenían los textos del cole. Es importante que tras la cata hayamos aprendido algo, saquemos ciertas conclusiones o rompamos mitos.

Algunas ideas para la temática de una cata de vinos

Empezaremos por lo más sencillo: cata de vinos de una zona. Pueden ser todos tintos, todos blancos, rosados... Esto está bastante bien, porque puedes buscar similitudes por climatología, terroir, forma de elaborar de bodegas de una misma zona... Pero también puedes jugar, por ejemplo, con estilos. Una cata típica pero siempre interesante es Rioja clásica vs Rioja moderna aquí puedes comparar cómo con las mismas variedades, y siguiendo con los parámetros que marca la denominación de origen, se pueden conseguir perfiles muy distintos de vino.

organizar cata de vinos tipo botella

Cata de vinos por tipo: Me reitero, nunca hagas cata de vinos tintos. Esto es un error de libro, necesitas matizar algo más de esa cata. Cata de vinos tintos jóvenes (muy simple, para ya tienes un elemento a comparar), cata de vinos blancos con barrica (ahora ya reduces el abanico de vinos blancos), vinos blancos de la Borgoña (aquí conseguimos unificar la zona y el tipo de vino), vinos tintos de maceración carbónica...

Cata de vinos por variedades de uva: Puedes combinar los supuestos anteriores (cata de vinos blancos de viura de La Rioja), o jugar a mezclar distintas variables (vinos de chardonnay españoles, vinos de pinot noir en blanco y tinto, vinos de garnacha rosados, vinos de syrah del mundo). Esta es una opción bastante recurrente porque te puedes centrar en una zona y comparar distintos elaboradores que emplean las mismas variedades (por ejemplo cata de vinos verdejo de Rueda, combinando fermentados en barrica y otros sin madera).

Cata de vinos de una bodega: Aquí puedes organizar tanto catas verticales, es decir, el mismo vino con distintas añadas, como catas horizontales, diferentes vinos de una misma bodega. Para empezar estas catas pueden ayudar a sacar conclusiones interesantes sobre temas como capacidad de guarda de los vinos, diferencia entre variedades, etc.

Cualquier idea, por peregrina que parezca, puede ser una buena temática, pero siempre ha de haber un hilo conductor en una cata. En mi última cata con la Peña la Verema organicé una cata sobre la influencia del tamaño de la botella en el vino, buscando una cata original para expertos catadores. Puedes organizar catas de vino con maridaje, en busca del vino perfecto para un plato, por ejemplo. Aquí hay que dejar volar la imaginación.

Consejos para organizar una cata de vinos

- ¿Cuánto me gasto en los vinos de la cata? Esto ya es una cuestión muy personal y depende del poder adquisitivo de cada grupo. Cuando alguien me dice que le recomiende un vino siempre pregunto el precio, pues es la primera premisa. De todos modos, una cata entre varias personas es un buen momento para compartir gastos y probar vinos que no podrías comprar tú solo. Lo que sí te recomiendo es que si estás empezando no gastes demasiado dinero en vinos, cómpralos de buen precio, no tengas miedo de comprar vinos malos, pues con ellos se aprende mucho. Una vez leí al escritor Aníbal Jarkowski recomendar la lectura de libros malos. En ellos, como en los vinos, podrás ver mejor las costuras, podrás hurgarle en las heridas, ver los desconchados de las paredes y aprender de lo que está bien y de lo que no lo está.

- ¿Qué copas utilizo? Es importante escoger las copas adecuadas. Sobre esto encontrarás miles y miles de propuestas. La mía es que no te compliques demasiado. Coge unas copas más o menos versátiles, evite las copas de flauta y Pompadour en espumosos, así como las copas excesivamente anchas, a no ser que tengas la certeza de que los vinos van a necesitar de tanta apertura. Una cata de copas también es una cosa muy curiosa, pero aquí necesitas una infraestructura bastante más complicada...como organizar cata vinos

-¿Cuántos vinos pongo en una cata? Lo primero es no pasarse. Con cinco vinos vas más que sobrado. No hay que agobiar al personal, se tienen que sentir a gusto y la cata no se puede dilatar demasiado tiempo, porque si no se pierde la concentración, los parámetros a analizar, el hilo conductor... Yo recomiendo cuatro vinos, es un buen número donde hay un buen equilibrio entre cantidad de vinos y capacidad de concentración.

- ¿Cuántos beben de una botella de vino? Esta es la eterna pregunta, pero aunque puedan parecer mucho, debemos recordar que vamos a catar, ¡no a beber! Eso va luego, tranquilos. Hasta 15 personas pueden catar de una botella de vino sin problemas. Es mejor dejar reducirla a unas 13 personas, para que haya un poco de vino de sobra por si alguien quiere repetir, pero no tengas miedo de invitar hasta 14 personas (tú cuentas como uno) que se puede hacer sin problemas, vertiendo una cantidad justa de vino para la cata.

- ¿Cata a ciegas, doble ciega o botella vista? Si estás empezando en el mundo del vino, no te compliques la vida: botella vista. Busca notas de cata de vinos de aquí y de allá, hazte con una buena lista de identificadores de cada vino y busca patrones para aprender. Si ya tienes algo de práctica, lo más divertido es hacerlas a doble ciega, es decir, solo el organizador sabe los vinos que hay en la mesa (tápalos con papel de plata y ya tienes la cata a ciegas).

- Plantea juegos sobre los vinos a catar. A mí me gusta presentar los vinos sin contar nada y que se vaya catando. Cuando se han catado los vinos se puede preguntar a los invitados sobre la procedencia del vino, las variedades, adivinar el hilo conductor... En la Peña la Verema presentamos los vinos 1, 2, 3 y 4, se catan y posteriormente se leen las fichas técnicas de los vinos tapados en el orden que sea: vino A, B, C y D. Cada uno de los miembros de la peña debe emparejar los vinos y saber cuál corresponde con cuál. Es un juego divertido que acaba picando a la gente, que cada vez agudiza más sus sentidos. Es bueno que se puntúen los vinos porque luego se puede debatir sobre varias cuestiones como relación calidad precio, se rompen mitos de vinos que habríamos puntuado más alto o más bajo si fuera a botella vista...

- Mete algún gazapo. Esto suele ser divertido y si está bien hecho puede dar juego a conclusiones interesantes. Puedes meter un vino de Ribera en una cata de vinos de Rioja, un blanco sin crianza en una cata de vinos blancos con crianza, un champagne en una de cavas... Lo de meter el vino de brick de medio pelo está muy visto y lo único que puedes hacer es ridiculizar a algún invitado así que no te lo recomiendo (si quieres conservar amigos).
organizar una cata de vinos dani cervera
- Una cata no es una cata si después no hay una cena (ojo con la premisa con la empiezo, organización para un grupo de catas o amigos). La mejor hora para realizar una cata de vinos es aquella en la que nos acercamos a la hora de comer/cenar (también podría ser merendar, pero menos). En estos momentos nuestros sentidos se agudizan, nuestro Homo antecesor estaría preparado para ir a cazar, por lo que su oído, su vista, su olfato y gusto se agudizan, se preparan los sentidos para encontrar aquello que tanto se ansía. Con el estómago lleno y nuestro apetito saciado todo está más calmado, así que hay que aprovechar las horas previas a las comidas para realizar las catas. Y tras ella, la cena. Organízala, en casa o en restaurante, pero siempre pensando en el vino, en el maridaje o armonía entre los platos y los vinos que quieras llevar a la cena. Aquí ya tienes que calcular un poco más de vino por persona, como lo sueles hacer habitualmente. Deja que la gente se relaje, botella vista, etiquetas claras y trata de buscar los maridajes más acertados. Si vas a un restaurante puedes consultar con el encargado de sala o con el sumiller si disponen. Durante la cena se habla mucho de los vinos de la cata, se sacan las mejores conclusiones y se disfruta del vino como se debe hacer, con la buena mesa.

 

32 comentarios (mostrando del 21 al 32)

Añadir comentario
  1. #21

    jacomur

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    Es sencillo, lo que pasa que hay gente que se empeña en complicarlo. Organizo una caya cada dos semanas. Lo peor es que, llevando varios años con las mismas personas, hay que estrujar un poco la cabeza para ofrecer cosas originales, que son dificiles de conseguir por estos lares. Saludos desde la Infinita Cantabria.

  2. #22

    Dani C.

    en respuesta a jacomur
    Ver mensaje de jacomur

    En la Peña la Verema llevan desde el 90 haciendo catas... Se complica un poco la cosa

  3. #23

    Nfdez

    Hola. Me parece un artículo muy interesante. Tengo pensado iniciarme profesionalmente como organizadora de catas y estoy todavía leyendo e investigando cosas. Una pregunta, mi idea es organizar las catas, pero no ser yo quien la explica si no una persona de la bodega. Eso es posible? Me saldrá muy caro?

    Gracias

  4. #24

    Dani C.

    en respuesta a Nfdez
    Ver mensaje de Nfdez

    Bienvenida a Verema. La verdad es que no lo creo, porque se puede entender como una acción comercial de la bodega, por lo que es más que probable que no te cobren ese servicio. Por supuesto, cada bodega es un mundo y deberías primero contactar con las bodegas en cuestión.

    Un saludo
    Dani

  5. #25

    Ricardof

    No hay nada como estar relajado para disfrutar del vino (incluso si hay que catarlo).
    Por eso los periodos vacacionales, como el verano, son de los más idóneos para organizar una cata.

    Y aunque leo un poco tarde (precisamente hoy íbamos a hacer una cata informal un grupo de " Rodríguez" coincidentes en un bar que cierra los martes) no es óbice para agradecer este artículo tan bien construído y enfocado. Está tan bien "armado" que siempre se pueden extraer conclusiones muy a tener en cuenta para otras ocasiones en las que vayamos a catar vinos.

    Felicidades y muchas gracias.

  6. #26

    Dani C.

    en respuesta a Ricardof
    Ver mensaje de Ricardof

    Te reitero mi agradecimiento. Un placer poder ayudarte y compartir lo poco que uno sabe.

    Un saludo
    Dani

  7. #27

    Jjdomingo

    Muchas gracias Dani por tu artículo y a los demás foreros por sus comentarios. Mañana organizo una cata para los compañeros y me preguntaba si tendría suficiente con una botella de las 5 que vamos a probar o tendría que comprar dos de cada. Ahora mismo somos 13 y después comemos y bebemos en el mismo restaurante. Tras haber leído tus comentarios, creo que es mejor no cargar al personal, que se sirvan un poco y disfruten.
    ¡Ya te/os contaré!

  8. #28

    Dani C.

    en respuesta a Jjdomingo
    Ver mensaje de Jjdomingo

    Muchas gracias a ti por los comentarios. Con 13 estáis un punto justos, pero para la cata no se necesita más.

    Ya contarás, ya.

    Un abrazo
    Dani

  9. #29

    Jjdomingo

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    Hemos sido 15 y ha habido vino para todo el mundo. Había 5 botellas: dos blancos, uno sin crianza y otro con (4 Rayas de Rueda) y los otros 3, uno era el Canforrales clásico 2015 y los otros Finca la Estacada 6 meses de barrica y el Finca la Estacada Varietales 2010, con 18 meses de barrica. Era una cata de iniciación, donde el criterio elegido ha sido el precio (24 euros). Al final, salvo el blanco crianza que no nos ha gustado: plano, cerrado, con poco encanto..., los demás han sido los preferidos de unos o de otros.
    Lo mejor: que ha despertado el gusanillo de mis compañ[email protected], que era lo que pretendía, y además de haber quedado para la Experiencia Mendoza, tenemos la intención de reunirnos en el tercer trimestre y de visitar alguna bodega.
    Con lo cual, objetivo cumplido, que es enseñar deleitando (hemos comido, a continuación y nos hemos reído bastante) y además crear adeptos a la causa del vino. ¿Qué más se puede pedir?

  10. #30

    Dani C.

    en respuesta a Jjdomingo
    Ver mensaje de Jjdomingo

    ¡Mira que nos gusta evangelizar! Hay una parte de ego, pero hay una parte de empatía, de cierta nostalgia de cuando empezamos en esto, de cuando este mundo se abría ante nosotros nuevo, complicado pero tremendamente atractivo.

    Me alegro de que todo marchara bien.

    Un abrazo
    Dani

  11. #31

    Jjdomingo

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    Sinceramente, no creo que sea ego, más bien ganas de hacer proselitismo y como profesores que somos, ganas de enseñar. Porque por otro lado, en una jornada cultural, con las clases terminadas, lo que haces, aparte de los talleres es complicarte un poco la vida. Además, había unos cuantos compañeros que estaban de meros espectadores, comentando y a veces haciendo un poco de ruido. Lo bueno, como dije es que se les ha despertado el gusanillo y que habrá nuevas comidas y catas pero sólo, con la gente interesada.
    Un abrazo y ¡felices vacaciones!

  12. #32

    Dani C.

    en respuesta a Jjdomingo
    Ver mensaje de Jjdomingo

    Bueno, el ego no siempre es negativo. Me refería a esa sensación de bienestar que produce el encender en los demás la chispa de algo que te apasiona.

    Un abrazo e igualmente.
    Dani

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar