Peña La Verema

Cata 20 Aniversario de la Peña la Verema.

Viernes 12 de marzo de 2010.

Cata 20 Aniversario de la Peña la Verema.

Restaurante Alejandro del Toro

El viernes 12 de marzo la Peña la Verema celebró su 20 aniversario. En realidad fue en el mes de febrero cuando se cumplieron los 20 años pero otro evento mayor, el 9º Encuentro Verema.com, nos hizo retrasar un mes la celebración ya más tranquilos tras la vorágine del Encuentro.

Peña La Verema: Un poco de historia.


Fue un 15 de febrero de 1990 cuando a los hermanos Such, Juan y Quique, se les ocurrió la brillante idea de congregar en su piso de la Calle Salamanca a una panda de amigotes con la sana intención de pasar un rato agradable, de probar algunos vinos acompañados de buen queso manchego (así reza la crónica) y de cenar el bocadillo que cada uno llevaba de su casa. Sin embargo, aquella primera reunión nació ya con vocación de regularidad de forma que en meses sucesivos se celebraría una cata. De hecho, de cada una de ellas existía una crónica. Inicialmente se trataba simplemente de un fichero Word firmado por el primer presidente y fundador, Juan Such, relatando lo acontecido, los vinos probados y algún chascarrillo. Pasó después a ser un boletín impreso escrito por Salva del Saz, otro de los pioneros, y más tarde por Iñaki Blasco. Este boletín se enviaba por correo electrónico a los miembros de la Peña. En una tercera etapa, ya con Paco Higón gestionando la página web, se publicaban en Internet, dentro de la página de Paco primero y de Pepe Sempere después. Este primer contacto con Internet  supuso el germen de Verema.com. De hecho, a partir de la inauguración de la misma pasó a formar parte de las crónicas de los grupos de cata integrados.
 


“Las  distintas catas abarcarán tanto los vinos tintos como los blancos, así como los cavas. Para la sesión inaugural hemos pensado empezar por deleitarnos con los vinos tintos riojas de crianza. Será un buen comienzo para las orgías organolépticas que nos esperan.”  Extracto del Boletín de la cata nº 1
 
En aquella primera cata, dedicada a los vinos de crianza riojanos, no existió puntuación, pero sí un orden de clasificación que fue el siguiente:
        1) MUGA 1984.
        2) VIÑA BERCEO 1985 y VIÑA POMAL 1983.
        4) LAGUNILLA 1985.
        5) LAN 1985.
        6) EL COTO 1986

Y a continuación se comentaba:


“También se contó con un interesante "Cerro Gordo" envasado en tetrabrik y servido en recipiente especial que sembró más de una duda entre nuestros distinguidos catadores. La cata adoleció de algún defecto técnico (beber demasiado de la misma botella antes de haber probado otras) que se intentará  subsanar en sucesivas ocasiones. También la cuestión económica debe aclararse para próximas ocasiones, intentando evitar que haya importantes desequilibrios en las aportaciones en especie de cada "socio".  El queso fue proporcionado por D. Salvador "Toret" que muy amablemente nos trajo una de sus joyas más preciadas: El Flor de Esgueva.”

Estamos en 1990, en plena efervescencia de Rioja y creo que todos recordaremos aquellos míticos 82, 85. Pero para la Peña el mundo no se acababa en Rioja. La cata nº 2 se dedicó a La Mancha (con un Almansa), la nº 3 al Penedés, en la nº 4 llegaron los blancos…. Teníamos ganas de seguir pasando un buen rato y de probar cosas nuevas, ¿por qué no?
Esta evolución continuó de forma que cinco años después todo había cambiado notablemente. La selección de cuatro botellas en cata a ciegas ya se había institucionalizado y la cena venía después. Había puntuación de los vinos, alguna nota de cata, información (incluido precio) y la complejidad en la organización era mayor. Hasta existía una sede casi oficial: la cafetería “Ciscar, 26”.


“Una cuestión interesante que se comentó es que, en general, parece que se está más interesando en descubrir qué vino se esconde detrás del papel de aluminio que describir adecuadamente las características de cada vino. Recordemos que según Hugh Johnson (ver boletín nº 34) "el verdadero consenso entre los catadores profesionales se alcanza no con números, sino con palabras que describen el vino y se discuten entre varios catadores"” Boletín 35, noviembre de 1994

Entre este 5º y el décimo aniversario, pasaron otros cinco años muy interesantes. En ese tiempo conocimos a un nuevo socio. Un antiguo alumno de Salva cuya familia estaba comenzando a hacer unos vinos sorprendentes por lo novedoso. Era Julián Mendoza. Es así como conocimos desde el principio el proyecto, pionero en su tiempo, de las Bodegas Enrique Mendoza. También se incorporó a la Peña Roberto Campos, Rober, dueño en aquel entonces de “la Champañería” y distribuidor del cava de Agustí Torelló. Gracias a él conocimos al joven cavista Agustí Torelló y sus cavas, en primer lugar, y sus vinos tranquilos después. Un primer salto cualitativo fue el viaje a las bodegas. Ya lo dijo Stephen Charters en la conferencia que impartió en abril del 2007 en el marco del encuentro “Vino a Toda Vela” celebrado en el Claustro de la Universitat de Valencia: La relación directa de los consumidores con los elaboradores crea unos vínculos especiales y cambia la percepción del vino. En el caso de la Peña, además se crearon unos vínculos personales especiales con los bodegueros mencionados, con los que se ha mantenido una relación especial a lo largo del tiempo. Es el caso de los mencionados Agustí Torelló  y Pepe Medoza y más adelante lo sería también con José Mª Vicente, Pablo Caltayud, Javier Gandía o Toni Sarrión. De forma paralela, la Peña empezó a contar con una sede más cómoda y estable: Mantequerías Castillo. Empezamos en el antiguo “Rincón de Baco”, en el pasaje comercial, rodeados de botellas de vino. ¡Vaya cambio! Así llegamos a la cata 10º Aniversario en La Matandeta, de la que ya hay crónica escrita y documentos gráficos. Por el camino multitud de anécdotas y ratos agradables. Desde la estancia de Asensi en Australia hasta la celebérrima apuesta que a alguien le costó cara “Si no es el Cabernet me la corto”. No era el Cabernet pero le dejamos el miembro en usufructo hasta que procreara. Por no hablar de otras…


Entre el  décimo y el 15 Aniversario continuamos “progresando adecuadamente”. Conocimos a José Mª Vicente, visitamos la Bodegas de Vicente Gandía y conocimos a Pablo Calatayud y una variedad autóctona: la Mandó. Cenamos en La Sucursal o en Casa Pepico. El boletín cada vez era más completo y las crónicas que escribía Iñaki eran un lujo. Estamos en la etapa de madurez de la Peña. Era natural que en este punto surgiera Verema.com. Este es el momento del cambio de tercio más importante de la Peña. Hasta ahora había seguido un proceso natural de crecimiento, ahora se saltaba a otro plano. Es cierto que al principio esta doble velocidad generó ciertas fricciones. Quizá el vértigo inicial del despegue de Verema.com provocó algún que otro mareo inicial. Problema superado, ahora la Peña viaja en avión y en primera clase. Gracias a Verema.com hemos podido disfrutar desde una posición excepcional de unos privilegios de otra manera ni siquiera imaginados. Y como no quiero dejar a nadie fuera, ahí va el palmarés. Gracias a todos, pero gracias especialmente a Juan Such, a Salva del Saz. Los dos presidentes han hecho un increíble trabajo. Gracias a Iñaki Blasco, el boticari metido a cronista. Gracias a Pepe Sempere el tesorero vitalicio y gracias a Verema.com: José Luis Contreras, Paco Higón. Y gracias a todos los que aparecen en el cuadro de honor y que en algún momento han tenido relación con la Peña. Un abrazo a todos.

Del pasado al presente.


El presente consiste justamente en la celebración del 20º aniversario el día 12 de marzo de 2010. En una estupenda noche nos fuimos reuniendo los invitados frente a la puerta de Alejandro del Toro. Como las costumbres no cambian, cada cual llegó según lo habitual. Estaban los alcoyanos, ¡Cuánto tiempo sin verlos! Carlitos, Leo, Valero… llega José Mª Vicente y después Pablo Calatayud, los socios casi al completo, llegan Rober y Agustí Torelló. En este punto es de justicia mencionar a los invitados de honor que no pudieron asistir: Toni Sarrión, Rodolfo Valiente y Javier Gandía. Especial mención para Pepe Mendoza al que un serio problema familiar de última hora impidió asistir. Un fuerte abrazo, Pepe. Ya estábamos casi todos dentro y empezamos la cata. El organizador es José Luis y nos ha preparado una bonita cata de magnums. Tras unas palabras de bienvenida empezamos. Por si alguien todavía no lo sabe, las catas de la Peña son a ciega y esta no es la excepción. Uno de los momentos más divertidos de la cata, sobre todo para el organizador, es cuando, tras probarlos y calificarlos y antes de dar ninguna información surge la pregunta: ¿Qué podéis decir de estos vinos? ¿Nacionales o extranjeros? ¿Varietales? Pero esta vez estamos salvados de un ridículo seguro, tenemos a grandes enólogos. Comienza Agustí a dar su opinión, rápidamente interpelado por José Mª. No es necesario seguir, prácticamente lo ha clavado: tres franceses y con el cuarto duda, puede ser o no ser puesto que tiene un carácter mediterráneo y meridional. Ya no hay turno para Pablo, está todo dicho.
José Luis, a pesar del poco tiempo disponible, organizó una cata excelente. Vinos de nivel y, a la vez, fáciles de reconocer, muy característicos. Es la primera vez que hubo pleno en las hojas de cata, todo reconocieron los vinos. Ahora bien, es de justicia reconocer que la inestimable ayuda de José Mª fue definitiva.

Los resultados finales de la cata fueron:

1.-Clos des Lambrays 2002; 86.71 puntos:

2.- Tardieu-Laurent Cuvée Spéciale 2006; 86.65 puntos:

3.- Pauillac de Château Latour 2004; 85.71 puntos:

4.- Le Clos des Fées 2007; 82.41 puntos:

Como puede verse, todos estuvieron en un abanico muy cerrado. Cuatro grandes vinos aunque a mí, tengo que confesarlo, me encantó el Clos de Lambrays, borgoñón elegante y complejo y también el más redondo y pulido en boca.


La cena que nos preparó Alejandro para la ocasión fue todo un lujo. Comenzamos con un ajo arriero de ostra Guillardeau con ostra y alga Wakame. Excelente integración de la ostra y el alga. Un plato al que acompañó la novedad de la noche que nos presentó Agusti: Subirat Parent 2009. Se trata de un blanco tranquilo muy fresco y frutal pero a la vez enormemente mineral. Esta mineralidad redondeó el maridaje con el plato. A continuación llegó el segundo plato: Bombón de titaína de centolla gallega con tallarín de calamar de playa. Hubo comentarios unánimes: se trata de un plato excepcional que refleja el extraordinario nivel de Alejandro. Conjunción perfecta de sabores y texturas, redondo, equilibrado y, a la vez, atrevido. Un plato de maestro. Con el cava Gran Reserva 2004 de Agustí Torelló en formato magnum, alcanzamos la primera cumbre. Continuamos con mar y montaña de pulpo rustido con all i pebre de crestas de gallo. Otro plazo valiente que superó con creces mis mejores expectativas. En esta ocasión, acompañado de un detalle de Javier Gandía, El Miracle Art 2007, un tinto fresco y frutal que acompañó muy bien al plato. Tras una copa de gazpacho, continuamos con una infusión de la Sierra de Espadán con bacalao Skrei que acompañamos con el Mandó 2009. Variedad autóctona muy fresca y frutal que Pablo trabaja estupendamente y que ha sabido recuperar, ofreciéndonos una botella en cada encuentro de la Peña con él. Continuamos con un excelente Steak  Tartare a la manera de Alejandro de chuleta de vaca vieja, extraordinario, acompañado de las correspondientes salsas que maridamos esta vez con unas botellas ofrecidas por José Mª: Casa Castillo Pié Franco 2006 y 2000. El primero tan magnifico como siempre y el segundo pletórico a pesar de su edad. José Mª tuvo el detalle de ofrecernos este vino que ya probamos con él en el décimo aniversario, gracias por el detalle. Terminamos con una leche merengada con avellanas, membrillo y queso manchego. De nuevo una atrevida combinación sobre el papel, equilibrado, cremoso  y redondo en el plato. Esta vez acompañado por un moscatel de la marina, 2007 de Enrique Mendoza. Excelente combinación. Llegados a este punto creo justo reconocer que el menú fue simplemente excepcional. Creo sinceramente que Alejandro es un cocinero de primera fila en la cocina nacional y de los mejores sin duda de la ciudad. Su inquietud en la creación y a la vez el equilibrio en el resultado final hacen que sea un chef con un extraordinario recorrido en el panorama gastronómico.


Tras el postre, la sobremesa, los comentarios y discursos. Fue un acto emotivo y entrañable en el que casi todo el mundo dijo unas palabras de la forma más espontánea y natural. Sólo me queda agradecer de nuevo la presencia de todos, especialmente de los invitados de honor que estuvieron con nosotros, y agradecer el interés de aquellos que no pudieron venir por diferentes razones. Gracias a todos.

  1. #1

    Paco Higón

    Muy buen relato Javier .... yo, como el tanguero, piensa que 20 años... no es nada ;-)

  2. #2

    Jose Contreras

    Javier, es difícil resumir en tan poco texto la historia de la Peña La Verema, embrión de lo que hoy es Verema.com. Después de 20 años quedan atrás muchas cosas pero, lo más importante, la ilusión por disfrutar del mundo del vino con un buen grupo de amigos sigue viva. Gracias por una crónica de detalles tan bonitos.

  3. #3

    EduardoM-Pons

    Magnífico relato y mi mas sincera enhorabuena a toda la Peña y a "su [email protected]" Verema.com.
    En este caso yo discrepo y creo que ¡20 años son mucho!
    Eduardo

  4. #4

    J_de_Castro

    en respuesta a EduardoM-Pons
    Ver mensaje de EduardoM-Pons

    Gracias a todos por los cometarios. Probablemente lo que ocurre es que 20 años son mucho pero pasan volando. Sólo puedo añadir que fue una noche muy bonita.

  5. #5

    Juan Such

    Felicidades por la crónica, Javier. Completa y rigurosa. Lástima que no tengamos vídeos de algunos discursos porque a mi, al menos, me resultaron muy emotivos. Todo estuvo perfecto: el entorno, con todo el restaurante para nosotros, la cata a ciegas, con un inspiradísimo Jose María Vicente, el estupendo menú que preparó Alejandro, los gin-tonics finales, etc.

    Respecto a la evolución de la Peña La Verema en estos 20 años... no quiero ponerme sentimental. Hay ya mucho recorrido pero lo importante es siempre mirar hacia delante. Lo que más me preocupa es la complacencia, estancarnos, la inevitable endogamia. Pero seguro que seguiremos innovando y reinventándonos en los próximos años. A por los siguientes 20!!

  6. #6

    Obiwan Ferran

    Excelente crónica. Felicidades por los 20 años y por llevar al mundo del vino a tanta gente! Saludos,

    Ferran


Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar