El Alma del Vino

Primeurs Bordeaux: Château Smith Haut Lafitte (Pessac-Léognan).

El Château Smith Haut Fafitte se encuentra situado en la comuna de Martillac, al sur de la ciudad de Burdeos, y fue a mi juicio uno de los más sobresalientes dentro de la cata que pudimos realizar de todos los vinos presentados pertenecientes a la AOC Pessac-Léognan. La fundación del Château se remonta al siglo XVII, y fue una familia apellidada Du Boscq, la iniciadora de su historia, plantando viñedos en una zona gravosa conocida por el apelativo de Lafitte. Ya en 1720 la finca fue adquirida por Georges Smith, que quiso ganar la eternidad añadiendo su apellido al nombre con el que hoy en día sigue conociendose la bodega. Château Smith Haut Lafitte posee 56 hectáreas de viñedo, plantadas en mayor proporción con cabernet sauvignon, merlot y cabernet franc, y dando menor protagonismo a las variedades blancas sauvignon blanc,semillón y sauvignon gris. En el Château Malartic-Lagravière, propiedad de la familia Bonnie, tuvo lugar esta cata multitudinaria de vinos de las AOC Pessac-Léognan y Graves. Comenzamos en primera vuelta de blancos, y durante la misma tuvimos la buena suerte de catar el blanc de Smith Haut Lafitte, coupage de sauvignon blanc, mayoritario; y sauvignon gris y semillon, para un vino con una nariz portentosa, amplia y que mostró una condición frutal más que sugerente, lo cuál es mucho decir en un primeurs. Expresión nasal de pomelo, de frutas tropicales, con una extensión herbácea y hasta un punto breve final a flor de madreselva. Color amarillo verdoso con reflejos limoneros. En boca denota frescura y un contraste ácido perfecto, nada puntiagudo. Es de paso agradable y muestra un potencial alcohólico sereno. Un vino más que correcto, con buena estructura; cuya retronasal marca un contraste frutal y vegetal, con un pico a la conclusión de marcado carácter mineral. Encontré un ápice de infusión frutal muy placentera, redondeada con una leve salinidad terrosa. Creo reconocer por instantes cierta nota cercana al melón, muy fresca. También hierba húmeda. Gran vino, uno de los mejores blancos de la muestra. En el mismo Château Malartic-Lagravière, y en la segunda vuelta, ya de tintos; durante nuestra cata monográfica de los Pessac-Léognan y Graves, volvimos a encontranos siguiendo los pasos del orden de mesas, con el Smith Haut Laffite, esta vez rouge, organizado sobre un coupage de cabernet sauvignon, en proporción mayoritaria; merlot aproximadamente en un 35%, y cabernet franc. Y de nuevo éxito. Un vino de color picota oscuro con reflejos violáceos y capa uniforme, formando buena lágrima en las paredes internas de la copa. Nariz con resonancia de fruta, y final basado en un fino aroma a regaliz. En todo caso por vía nasal noté predominio de fruta sobre la madera. Boca con taninos bien marcados, sin restar amabilidad al recorrido y acidez controlada. Genial balance de dulzor y acidez. Potencial alcohólico nada recargado. Auguro una buena y larga vida a esta añada de 2010, que en sus puntos de vía retronasal volvió a insistir en un claro carácter frutal con leves notas balsámicas y florales, cercanas estas a flores violetas. No encontré de momento apuntes minerales, que suelen ser frecuentes en los Smith Haut Lafitte más adultos. Del blanc me quedo con su prodigiosa frescura y una rica esencia a la par que profundidad, que lo convierten en un vino que seguirá siendo sugestivo y fácil de beber. Intuyo capacidad de guarda. Del rouge destaco su control perfecto de taninos y con una elegancia que derivará en sensualidad con el paso del tiempo. En resumen, dos vinos del mismo Château que me agradaron y por los que apuesto sin dudar.



"La comida es la parte material de la alimentación; el vino, la parte espiritual" (Alejandro Dumas).
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar