El Alma del Vino

Château violet-lamothe sauternes 2002.



Un dulce reclamo líquido para escoltar un tronco de foie se escenificó en el gran teatro de la Nochebuena, salido de los camerinos bodegueros de mi suegro. La pequeña botella de oro líquido impresionó mis pupilas, con la idea de hacer lo propio con mis papilas.
El Château Violet-Lamothe 2002, elaborado por Lahiteau & Fils, bodega de la localidad girondina de Preignac; expresó las siguientes notas de cata :

Color amarillo dorado, limpio y brillante. Belleza en sensaciones ópticas. Vía nasal muy relacionada con cítricos, pomelo y piel de naranja; que evoluciona hasta tonos especiados, sin perder una parte de su frutosa condición primaria. Saqué un recuerdo a pimienta. Boca profunda, con un ataque de dulzor muy comedido, intenso pero nada empalagoso. Es graso, pleno de untuosidad. Recorrido amable, persistencia media. Postgusto a dulce de membrillo.
Muy equilibrado.
Recomendable.


"La comida es la parte material de la alimentación; el vino, la parte espiritual" (Alejandro Dumas).
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar