El Alma del Vino

Viña alcorta tempranillo crianza 2001.



"Estamos muy satisfechos del proceso de elaboración en la nueva bodega ya que el hecho de que la uva y el vino se muevan por gravedad, sin sufrir ninguna presión, nos permite obtener un vino más aromático y con mejores sensaciones en boca."
(Elena Adell, Enóloga de Bodegas Juan Alcorta).
En la web de las Bodegas Juan Alcorta, la enóloga de la bodega deja plasmada esta primera impresión que a priori abre un campo a la esperanza de probar un vino auténtico, lejos de ensoñaciones y altisonantes reflejos.
Monovarietal de tempranillo, con un año de crianza y reposo en botella durante seis meses. Largas maceraciones contemplan a este Crianza 2001 de Alcorta, en el afán de ganar estructura y buen acople entre fruta y madera.
Color rojo cereza brillante, muy cromático. Indudable belleza óptica. Nariz con carga frutal, ciruela roja y frambuesa. Final con madera, tostados y un leve toque de vainilla. Boca sugerente, amplia y dotada de evidente potencial. El golpe de entrada da muestras de un dulzor pulposo agradable, la suavidad vence al poder de los taninos que se dibujan bien redondeados. Es persistente y tiene un recorrido más que digno. Retronasal con notas de madera y cuero, finalmente especiado y tabaco. Gran acople de madera y fruta. Sabroso.
Recomendable.


"La comida es la parte material de la alimentación; el vino, la parte espiritual" (Alejandro Dumas).
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar