Juan Gil 12 meses 2010

Vino Juan Gil 12 meses 2010

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
92
Puntuación Media:
8,4
Calidad-precio:
7,8

Bodega: Bodegas Hijos de Juan Gil
D.O./Zona: D.O. Jumilla
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 15,00%
Varietales: 100% Monastrell
Precio aproximado: De 5 a 9,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El vino Juan Gil 12 meses, de Bodegas Hijos de Juan Gil, es un tinto monovarietal elaborado con uvas Monastrell procedentes de viñas con más de 40 años y un rendimiento bajo. La uva se selecciona, despalilla y macera para, posteriormente, fermentar. Realiza también la fermentación maloláctica en las mismas barricas nuevas de roble francés en las que permanece en crianza durante 12 meses.

Varietales: 100% Monastrell

Consumo: 2013 - 2016

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2013 - 2016.

9 Opiniones de Juan Gil 12 meses

No suele defraudar este jumillano. Buena capa y color cereza picota. Nariz muy varietal con abundante fruta roja, matorral y monte medieterráneo, especias como el clavo o la canela, balsámicos y tostados de la barrica. Quizá algo menos elegante y complejo que anteriores añadas.
En boca sigue con ese carácter goloso y dulce, carnoso y frutal con un acidez que lo refresca buena longitud, aunque con el alcohol algo desintegrado.

Sigue siendo una buena opción.

Un mes después de tomar este vino y quedar bastante decepcionado, abro la otra botella que tenía guardada. Dados los antecedentes, no albergo esperanza alguna de que me vaya a agradar, pero cual es mi sorpresa que me encuentro un excelente vino, que en poco se parece al probado anteriormente. En vinos de cierta edad es habitual que cada botella evolucione de una manera, pero en este caso se trata de un vino de poco más de dos años. No me lo explico. En fin, como le pasó a Pedro Navaja: ¡la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay Dios!

Picota de capa alta, borde amoratado y abundante lágrima.

Potente y profunda nariz, algo cerrada al principio, con aromas iniciales a aceituna negra, que dan paso después a fruta negra madura, fruta roja, que se acrecienta a medida que pasa el tiempo, tostados, café, tabaco seco y notas balsámicas y minerales.

Boca potente, con cuerpo, sensación densa, acidez comedida, taninos aún por pulir, aunque no agresivos, notas golosas y tostadas, así como una ligera amargosidad al final. Largo postgusto, primero de café y después a fruta roja y negra, que llega a ser incluso fresco.

Color rojo cereza oscuro de capa media-alta, con ribete granate y alguna nota azulada, limpio y brillante. 
Nariz compleja de buena intensidad con zarzamoras maduras, de inicio goloso con especias dulces, tostados. Pasados los minutos aparecen notas de champiñón, humus y hierbas aromáticas. Elegante. 
Su entrada en boca es golosa, predominio de notas dulces de compota de moras, frescura enmascarada, con un cuerpo medio y unos taninos dulces de excelente madurez, final especiado y final persistente. 

  • JuanGil2010

Vino limpio en todo momento, sin defectos, agradable y con una alta tipicidad. Terciarios donde los tostados y ahumados predominan sobre notas herbáceas muy agradables. Aromas de tipicidad sobremadura. Al agitar la copa la fruta se desboca. Empiezan apareciendo las notas de fruta roja madura ...

Si quieres saber más sobre este vino, te recomendamos que veas una ficha de cata completa:

http://winefocus.es/2013/01/juan-gil-12-meses-2009/

Picota de capa alta y ribete amoratado.

Nariz de mediana intensidad, con aroma a fruta negra madura, que poco a poco gana en golosidad y pasa a ser de compota de ciruelas pasas. Aunque más tímidamente, aparecen también notas de tostados y vainilla, así como algún leve atisbo de mineralidad.

En boca tiene cuerpo, es sedoso, cálido y excesivamente goloso, mostrando taninos suaves y, al final, algún ligero asomo de acidez. Larga persistencia.

No me convence. Este estilo de vino, con tanta sobremaduración, está en las antípodas de lo que me gusta. Es tan goloso que casi recuerda a un vino dulce de monastrell.

Este vino se ha elaborado exclusivamente con uvas de la variedad Monastrell procedente de viñedos de más de cuarenta años de edad. El suelo superficial es muy poco profundo, calizo y cubierto de un lecho de piedra. El clima es arenoso y muy seco. La producción por cepa es muy baja consiguiendo uvas de enorme complejidad organoléptica y muy concentradas. La maceración de estas uvas, después del despalillado, se ha realizado en tanques cerrados de acero inoxidable durante 25 días. El vino ha hecho la fermentación en barricas de roble francés, donde ha permanecido durante la crianza. El resultado es un vino de un bonito e intenso color.

Tengo la sensación por historia, por añadas, que este 2010 debe dar más de sí, conociendo todos los anteriores, lo he encontrado excesivamente sociable, agradable, le falta el punch de añadas anteriores. La fruta en su sitio, buena madurez aportando color en nariz, los especiados aparecen leves, perdiendo la personalidad que nos mostraba especiados fundidos en notas de matorral bajo. En boca agradable, redondo, sedoso y rico, un vino más universal que disfrutarán sin paliativos.

9€
Rojo cereza de capa media-alta y menisco violáceo tirando a granate, buena fluidez, limpio y brillante. Nariz con intensidad alta. Se muestra muy frutal, balsámico y maduro, mermelada, pino, alcohol de romero, monte bajo. Al mover la copa, chocolate, especiado, vainilla, caramelo tostado, suaves torrefactos. Boca muy buena, sensación fruta-madera compensada, tanino maduro y goloso presente sin molestar, dando peso y carnosidad. Acidez algo justa, con un retronasal muy marcado, frutal, achocolatado, especiado, vainilla y balsámico. Final largo, goloso y una suave nota tostada amarga.
Impresionantes los balsámicos.
88

No vamos a descubrir un vino que ya de todos es conocido.
Quizás una de las mejores RCP del país.
Una monastrell bien tratada, con unas maderas que le dan la profundidad necesaria.
Un vino que tiene fruta y buena estructura. Elegancia, golosidad, nervio, mineralidad y complejidad.
Un caldo que no nunca defrauda.
Su regularidad es todo un argumento.

Esta añada acaba de salir al mercado pero dado que este vino siempre me ha parecido especialmente interesante, ya he conseguido una botella para poder catarlo.
Vista: de color rojo picota con ribete cardenalíceo, limpio y muy brillante, de capa media-alta y con densa lágrima muy cargada de color.
Nariz: de buena intensidad, franco, con excelente presencia de la fruta negra madura pero con claros matices balsámicos, toques lácticos, tostados, vainillas, pimienta negra, con una buena integración de la madera. Su evolución en copa es hacia un vino muy goloso.
Boca: tiene buena entrada, amplio, untuoso, estructurado, de cierta calidez, goloso, afrutado, tostado, balsámico, discreto amargor, con los taninos aún bastante presentes, pero dulces, con comedida acidez y un final de buena persistencia y con el recuerdo balsámico que acompañó tanto en nariz como en boca.
Aún pendiente de integrarse, pero con la clase y calidad para ser otro gran Juan Gil
Su precio ronda los 10 euros.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar