Campillo Reserva Especial 2008

Vino Campillo Reserva Especial 2008

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
91
Puntuación Media:
8,2
Calidad-precio:
4,8

Bodega: Bodegas Campillo
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 85% Tempranillo, 10% Graciano y 5% Otros
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El vino Campillo Reserva Especial 2008 es un tinto elaborado casi en su totalidad con uva Tempranillo vendimiada de forma manual en cajas de 15 kilos. Una vez en bodega, la uva se selecciona, se despalilla y se encuba en depósitos de 10.000 kilos donde fermenta y posteriormente macera durante 14 días. Campillo Reserva Especial posee una crianza de 23 meses en barricas de roble francés y posterior afinamiento en botella de octubre de 2011.

Varietales: 85% Tempranillo, 10% Graciano y 5% Otros

7 Opiniones de Campillo Reserva Especial

Rojo picota con algunos tintes violáceos en el ribete. Abunda risita lagrima muy gruesa y medió teñida, bastante cubierto. A copa parada aromas de intensidad media , a fruta negra, , que se hacen mucho más intensos y llamativos al mover la copa, apareciendo balsámicos, resina, jalea de arándanos y fondo mineral . Llama la atención en boca, el carácter amargo que se escónde tras una entrada fresca y un paso suave. Interesante. Interesante. No demasiado complejo.equilibrado.

¡Uy, qué pronto...! Empezando por su color, que increiblemente guarda en su orilla la tonalidad violácea. Aroma potente más que intenso. Fruta roja en aguardiente, fresas, ciruelas... de claro toque riojano, notas perfumadas de madera y especias, vainilla, pimienta... y tostados de cacao. Necesita de mucha aireación si se disfruta ahora. En boca es cálido, licoroso, con una gran acidez y taninos vigorosos, pero también tiene su tacto amable, lácteo, de café con leche. Un reserva que se ha de redondear e intensificar para llegar a una merecida elegancia.

Color picota de capa media y ribete violeta.
En nariz destaca la frtua roja compotada y algo madura. Saca notas amaderadas, cacao, lácteos y balsámicos de regaliz y monte bajo. Ligeramente alcohólico.
En boca tiene una entrada fina, una acidez ligera, tanino duro y secante de corte terroso, y un paso donde la madera hace más presencia de lo normal. Final largo.

Picota cubierto. La nariz aparece dominada por las huellas de la crianza, con elegantes maderas finas, delicados tostados y seductoras vainillas. La fruta aparece en segundo plano, con notas de picotas en sazón. En boca tiene buen ataque, con una marcada tanicidad, con materia y estructura, con buenos amargos. Largo. Falta algo de botella para integrar las huellas del paso por la barrica.

Probado junto al Reserva Seleccionada del mismo año, para mi gusto el primero un pasito por detrás, a pesar de ser un poco más caro. El resto de asistentes, al contrario, se decantó en su mayoría por el Reserva Especial.
Color picota intenso, capa media-alta. Buena intensidad de fruta en nariz (predominio negra), muy acompañada de tostados, vainillas, fondo lácteo, pimienta...
Bien en boca, acidez adecuada, bien acabado, pero no acaba de enamorar...

Se nos ofrece con un color y matiz muy atractivo, se nos antoja goloso, es de un picota bien cerrado aunque no podemos decir que sea de capa muy alta, tiene un matiz en el ribete que nos indica que se mantiene muy bien, pero que muy bien, para sus seis años y medio.
Nariz golosa, excelente barrica y excelente el trabajo que se ha hecho con ella, pena que tanta calidad sea a costa de la fruta, que con buena madurez se nos muestra con sus ciruelas negras, por debajo de los torrefactos, las especias. Boca sabrosa, placentera y con buen recuerdo.

La copa se llena por completo hay intensidad a raudales. Hay un fondo láctico, un repertorio de aromas tostados y especiados, los tiene todos, pensar en uno, está. La fruta surge al tiempo aplastada entre tanta rotundidad y definición de las notas de crianza, una crianza noble y de calidad, pero algo dominante y acaparadora. La fruta pese a ello tiene arrestos, estoy seguro que el vino dará la vuelta y nos sorprenderá. Manifesté mi opinión indicando que me parecía más un problema de la botella que del vino. Lo dejamos para el final le concedimos tiempo y la fruta se señala, es roja y negra, fina y bien compotada, con contenido y garra, pero en cuanto mueves la copa el manto se cierne sobre ella y volvemos a empezar...

En la boca es jugoso, sientes una rica crianza en madera, especiada, tostada, balsámica, cremosa, con una rica acidez, la fruta al igual que en la nariz le cuesta hacerse espacio, pero resurge y la mascas. Es de lujo el recuerdo de especias y del de la barrica, maravillosa, de libro. Pero la grandeza de este vino la encontrare en otra botella, hasta entonces.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar