Vino Campillo Reserva Especial 2008: Dale vida


¡Uy, qué pronto...! Empezando por su color, que increiblemente guarda en su orilla la tonalidad violácea. Aroma potente más que intenso. Fruta roja en aguardiente, fresas, ciruelas... de claro toque riojano, notas perfumadas de madera y especias, vainilla, pimienta... y tostados de cacao. Necesita de mucha aireación si se disfruta ahora. En boca es cálido, licoroso, con una gran acidez y taninos vigorosos, pero también tiene su tacto amable, lácteo, de café con leche. Un reserva que se ha de redondear e intensificar para llegar a una merecida elegancia.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar