Torre de Oña Reserva 2010

Vino Torre de Oña Reserva 2010

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
93
Puntuación Media:
8,5
Calidad-precio:
8,1

Bodega: Torre de Oña
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: 95% Tempranillo y 5% mazuelo
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: El vino Torre de Oña Reserva 2010 se elabora con uvas Tempranillo y Manzuelo que son recolectadas en cajas de 20 kg y almacenadas en bodega refrigeradahasta alcanzar los 4ºC. Tras la fermentación alchólica, el 80% completa la fermentación maloláctica en barricas nuevas de roble francés y americano con battonage semanal. El vino restante permanece en depósitos de acero inoxidable con movimiento quincenal de lías. El vino Torre de Oña Reserva 2010 Tiene una crianza de 20 mese en barrica de roble francés (40%), francés de dos vinos (35%) y caucásico nuevo (25%).

Varietales: 95% Tempranillo y 5% mazuelo

Consumo: 17⁰

70 Opiniones de Torre de Oña Reserva

Su color es roja picota con ribete granate, muy brillante y con lágrima densa.
En nariz se abre con fruta negra compotada entremezclada con fruta roja muy fresca. Con movimiento aparecen las ramas de los árboles e intensos pero elegantes balsámicos de menta, aderezados con toques sápidos de pimienta blanca. Con mayor oxigenación asoman unos cueros finos, ligeros, muy elegantes.
Definición aromática muy bien perfilada.
En boca el ataque es potente, con un tanino terroso que sin embargo no es molesto y que es armoniosamente compensado por una excelente acidez. Sabores de frutas del bosque combinan con puntos de anís estrellado en un vino cuyo tacto es brioso, vivo, lo que le augura una gran potencialidad de guarda.
Es un vino muy expresivo que al mismo tiempo despliega una gran elegancia y equilibrio.

Vino color picota madura con ribete granate, capa media alta, limpio, brillante y lágrima fina y ágil.
En nariz con buena intensidad, notas de frutillos negros, ciruelas y arandanos, con evolución a notas de monte bajo y tostados, perfumado y bien definido.
El paso por boca, potente, cuerpo medio, largo recorrido, muy afrutado, a la vez que especiado con fondo tostado, buena acidez, equilibrado y con un tanino aterciopelado.
Retronasal, afrutada.
Postgsuto, largo y muy bueno.

Color picota intenso, ribete granatoso, capa alta.
En nariz predomina la fruta negra bien madura (arándanos, moras). Tostados bien integrados, elegantes, de madera noble. Especiados y balsámicos, tabaco, grafito, recuerdos a cuero y a tierra.
Elegante y fino en boca, torrefacto, con tanicidad bien definida y equilibrada. Buen volumen, expresivo, fresco, de corte clásico riojano, con la notable expresión de balsámicos y especiados que se espera de este perfil. Amable, agradable de beber, con posgusto persistente, terciario.

Rojo granate anaranjado de capa media y fluído.

Intensidad media ,notas de ciruela madura, especiado, buen equilibrio, leve notas vegetales de tabaco y madera curtida, café y elgo de fruto seco.

Boca suave, equilibrada, muy agradable, buen paso con cuerpo medio, tanino domado y amable.

Compramos este vino ya que vi las notas de cata de la virtual de hace dos años y me picó la curiosidad. Abrimos la botella una hora antes de su degustación a 17°C. El tapón fantástico, largo, compacto y muy ligeramente tintado en su base.

VISUAL: Color rojo picota de capa media-alta con un amplio ribete burdeos y con reflejos cardenalicios. Lágrima abundante gruesa y transparente (90).

OLFATIVA: A copa parada tenemos aromas de fruta roja en sazón así como un recuerdo floral de violetas. Al agitar efluyen notas herbáceas de estragón y laurel, especiados de fenogreco y clavo así como innumerables terciarios tras sus 21 meses de crianza: cacao, cuero ruso, tabaco de pipa, naftalina e incienso. Complejidad e intensidad altas (90).

GUSTATIVA: En boca presenta un buen ataque con mucha amplitud y cierta carnosidad. De alta acidez y taninos presentes pero sin molestar con una sensación arcillosa en su paso por boca. Poseedor de una estructura compacta, recia, a media evolución diría. En retronasal nos ofrece notas balsámicas, de tabaco y de duelas envinadas. También deja un post-gusto goloso y cremoso, recordando a la compota de ciruelas. De persistencia media, de unos 2 minutos y medio. En plena fase ascendente, para alcanzar su clímax en unos cinco años calculo. Me ha parecido un vino con una gran personalidad, con una interesante aportación de las distintas barricas (roble francés y caucásico) proporcionándole matices fuera de los Riojas clásicos (91).

La RCP es buena con un coste de 17 euros.

Lo maridamos con un exquisito solomillo y su salteado de setas. Vino excelente, complejo, maravilloso con las carnes rojas jugosas.

La que ha llevado este vino en base a lo que escribí en la virtual de hace 2 años.
En este momento, a las virtudes que entonces tenía, nariz confortable y sugerente de tabaco rubio, cedro, algún cárnico,se suma un buqué sedoso y completo, mantenido en su largo posgusto.
Lo bebí en una cena con amigos y el mejor homenaje que pude hacerle fue,..pedir otra botella cuando acabamos la 1ª.
Cobrado a 24€.

Rojo granatoso con ribete atejado, capa alta, brillant y de lagrima gruesa, lenta e incolora.

Nariz media a maderas nobles, caja de puros, hoja seca, de fondo algo de fruta negra, laurel, cacao amargo y toque licoroso. Canela y ceniza.

Entrada intensa, tanino maderoso, mucho estracto seco que tapiza la lengua. Arcilloso, buena acidez, necesita botella. Intensos frutos secos. Mas fruta negra que en nariz, potente en retronasal. Final largo.

Han transcurrido 4 meses y medio de la cata virtual realizada de este vino. Y las percepciones del mismo han cambiado por completo. En aquel momento dije: "es mi botella o infanticidio". Pues era mi botella. Esta que he abierto hoy no tiene nada que ver con la anterior.
La fase de visual permanece exactamente igual, pero el cambio comienzo a percibirlo en la fase olfativa.
Me encuentro con más fruta en sazón, frutas negras y leves rojas del bosque maduras. Presencial madera de su permanencia en barrica. Leves cacaos.
El cambio radical está en la fase gustativa. Me reencuentro y reconcilio con un vino elegante, aterciopelado, equilibrado,con una importante carga de fruta que domina totalmente la madera de su crianza. Un vino con volumen, fino, carnoso. Con una presente y elegante acidez que le dará vida y que invita a beber y beber. Notas de pimienta negra, leves cacaos, frutas negras del bosque maduras. Gratíiisimo, elegante y sedoso paso de boca. Es un vino muy largo. Me da una permanencia en boca de 3,45 minutos, eso sí muy gratos.

No sabía que vino era y me he sorprendido de mis progresos catando, pues solo con el corcho he dicho, es un reserva y "premio".
Color mezcla de rojo picota con ribete teja bajo, limpio, capa media alta,muchas lágrimas pequeñas y lentas.
Aroma al principio espárragos, a medida que se abre, frutos rojos maduros, lápiz, caja de puros.
Gusto acidez media equilibrada con la madera, toque a esparrago, astringencia baja, paso en boca amable y de una intensidad alta.
Y con el queso artesano de cabra, de mi amiga Rocío de Granada, maridaje perfecto!!!

En poco más de un mes, nueva cata de este vino y algo ha cambiado, o al menos mi percepción si me lo dice.

En la visual está muy similar como era de esperar.

En la nariz me ha parecido mas expresivo y con detalles de especiados.

En la fase de la boca, se deja beber mejor, y con una fase retro nasal más larga y amable.
Por tanto progresa muy adecuadamente y a una buena velocidad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar