Barón de Oña Reserva 1997

Vino Barón de Oña Reserva 1997

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
87
Puntuación Media:
7,5
Calidad-precio:
-

Bodega: Torre de Oña
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 13,00%
Varietales: Tempranillo 96% y 4% de Mazuelo. Todas ellas procedentes de la finca San Martín
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 24 meses en barricas de roble americano y frances. Se embotelló en julio de 2000.

Varietales: Tempranillo 96% y 4% de Mazuelo. Todas ellas procedentes de la finca San Martín

6 Opiniones de Barón de Oña Reserva

Rubí de media capa, límpido y brillante, con ribete atejado. Nariz de bunea intensidad con notas de cuero, madera vieja, tostados, toffee, abundante vainilla, fruta licorosa y en el final algún toque anisado. Buen paso por boca. En boca es amargoso, con correcta acidez y buen recorrido. Tostados en el retrogusto y toques animales en el retronasal. Un Rioja con tintes clásicos. Precio aprox. 14€

Color rojo picota con ribete atejado. Lágrima teñida y escasa.
En nariz esconde todo un mundo de maderas, cedro, pino negro, madera de balsa, tabaco, tostados, barrica pura y dura, pelo de animal y solo levemente un atisbo que nos hace recordar que esto alguna vez fue fruta.
En boca presenta algunos detalles algo más depurados, cierto terruño, vainilla, leves notas mentoladas... Tanino pulido, carnoso, buen paso y buena acidez.

Sinceramente no es estilo de vino que me gusta: vino casposo con madera y más madera. Para mi gusto lo salva la justa acidez de la que hace gala.

Muy de acuerdo con todos los anteriores comentarios. Capa media y borde ya atejado. En nariz es fino, interesante y complejo, con dominio de terciarios: cuero, tabaco, alguna nota de cacao, ligeros tostados... Muy elegante. En boca es de cuerpo medio, sedoso, con fantástica acidez, muy fresco, taninos ya completamente pulidos. Buen final con buena persistencia y retronasal terciaria interesante. Ligeramente caro.

Sólo mirarlo ya observamos mucha evolución en el vino. El color es claramente teja, poco cubierto. La nariz no hace más que confirmarnos la sospecha: cuero, cuadra, madera vieja. La boca es mucho mejor que la nariz: acidez consistente que lo sostiene, ligereza y sedosidad.

Recien servido destacan los aromas animales y de crianza que van dando paso, con la aireación, a notas más complejas (fruta negra, flores blancas, balsámicas,...) de buena persistencia. En boca tiene bastante recorrido y, al mismo tiempo, es de trago fácil. A pesar de ser una añada difícil en Rioja, este vino, de estilo clásico, resulta interesante. Para comer, creo que maridaría perfectamente con comidas sabrosas, carnes rojas y de caza.

Rubí atejado de media capa con ribete naranja. Nariz con predominio de las notas de crianza: animales, cueros, tostados y un fresco toque balsámico. También toques de guindas en licor. En boca es ligero, con buena acidez, recorrido medio, consistencia, carácter y buena presencia.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar