Blog de Verema.com

Viña Arana GR 2012, el nuevo Gran Reserva de La Rioja Alta SA: #GRattitude

El pasado 7 de mayo asistí a la presentación oficial en España del nuevo vino Gran Reserva de La Rioja Alta SA, el Viña Arana GR 2012, así como a una exclusiva cata vertical de seis añadas de este emblemático vino de la bodega, dirigida por Guillermo Aranzábal (Presidente) y Julio Sáez (Enólogo).

Las estrategias en una bodega del perfil de La Rioja Alta SA en cuanto a la evolución del portfolio de sus vinos, tienen que realizarse a muy largo plazo. Y, en este caso en concreto, se viene madurando desde hace ya varias añadas. La primera pregunta por parte del grupo de periodistas que asistieron a la cata, era muy obvia: ¿porqué sacar un nuevo Gran Reserva cuando la bodega ya tiene dos de ellos de gran reconocimiento en el mercado como es el caso del Gran Reserva 890 y el Gran Reserva 904?. Y, en segundo lugar, ¿porqué ascender a la categoría de GR al Viña Arana, dejando huérfanos del anterior Reserva a los consumidores habituales de este vino?.  La bodega había hecho los deberes y venía con las respuestas bien aprendidas y muy bien argumentadas.

En el primer caso, la aparición de este Gran Reserva se sustenta en:

  1. Buscar un nuevo consumidor internacional en esa nueva generación de jóvenes amantes del vino deseosos de adentrarse y disfrutar de los Riojas de estilo tradicional, pero adaptados a las nuevas tendencias (vinos con más fruta, más vibrantes y frescos)
  2. Crear un estilo nuevo en los Grandes Reservas de la bodega en el que se reforzara la exahustiva selección del viñedo apostando únicamente por aquellas añadas en las que el Graciano aporte un carácter muy especial, potenciando la fruta y la frescura, sin renunciar a la complejidad y la elegancia. Por tanto, el nuevo Viña Arana GR siempre será un coupage de Tempranillo y Graciano si bien no se renuncia a que, algún año, también pueda acompañarle algo de Mazuelo.
  3. Consolidar la ‘Actitud Gran Reserva’ de la bodega sumando al GR 890 (terciopelo) y al GR 904 (seda) este tercer nuevo GR Viña Arana donde prime la frescura, un vino del siglo XXI que gozará de una destacada presencia en Internet y en Redes Sociales con el hashtag #GRattitude que acompañará todas sus comunicaciones.

Respecto a la segunda pregunta Viña Arana es una marca muy querida en la bodega que se registró en el año 1974 reemplazando a su clásico Sexto Año y, ahora, lo que se hace es elevar el listón y dar un paso adelante con este nuevo Gran Reserva en el estilo Arana. Algo que, para la bodega, se vive como un hito en su trayectoria histórica y vocación por la elaboración de vinos de alta calidad.

El nuevo Viña Arana Gran Reserva tendrá una producción limitada y sólo se elaborará en cosechas de extraordinaria calidad. El resto de años, la mayor parte de las mejores de estas uvas se destinarán a Viña Alberdi, que también verá incrementada su calidad media. Para esta añada 2012 tan sólo se han elaborado 267 barricas muy seleccionadas (unas 80.000 botellas, frente a las 150.000 que se producían habitualmente del anterior Viña Arana Reserva). Los viñedos de procedencia son de fincas muy concretas de suelos calizos y viñas de más de cuarenta años de edad. Los vinos de tempranillo y graciano envejecen por separado durante tres años de media en barricas de roble americano, con seis trasiegas en todo el proceso.

El gran trabajo realizado sobre el vino, hacían necesario también el equivalente en su “continente” de tal forma que la etiqueta ha sido diseñada por la agencia Claessens Internacional (UK), con un packagin verdaderamente elegante con una imagen evocadora y el empleo de patrones florales contemporáneos que representen la frescura, elegancia y sutileza del vino.

Tras la presentación formal de este nuevo Viña Arana GR 2012, pasamos a su degustación, dentro de una cata vertical de Viña Arana de las cosechas 1987, 1991, 1996, 2001, 2005 y 2012.  Estas son mis apreciaciones de cata de estos vinos:

Viña Arana Reserva 1987

Un gran ejemplo del perfil de los Riojas Clásicos, donde se muestra la notable evolución en color y en aromas hacia las notas más terciarias, pero con un equilibrio y elegancia en boca muy notables, con muy buena acidez.

Viña Arana Reserva 1991

También muestra evolución en el color, con aromas más especiados y de torrefactos, pero una boca con más amplitud y viveza, más cuerpo. Menos elegante que el 87 pero con mayor estructura.

Viña Arana Reserva 1996

Al ser una añada donde no se elaboró el 904, las mejores uvas seleccionadas fueron al Viña Arana. Nariz muy fina y elegante, la boca viene marcada por la acidez.

Viña Arana Reserva 2001

El color pasa de las notas caobas de los anteriores al rojo teja con ribete anaranjado. Muy balsámico en nariz, bastante complejo y una boca con buena estructura, fino y enormemente elegante, con un gran equilibrio.

Viña Arana Reserva 2005

Con menos años, el color es más rojo violáceo con ribetes anaranjados. En nariz aparecen más notas primarias que en los anteriores a frutas compotadas, balsámico y especiado. Boca con músculo, mucho cuerpo y muy buena acidez. Se le augura todavía mucho recorrido.

Viña Arana Gran Reserva 2012

Rojo violáceo, capa media, gana en brillo respecto a los anteriores. Nariz vinosa, con mucha más presencia de la fruta, vainilla y bollería, maderas nobles. Boca poderosa, con ligera tanicidad todavía pendiente de pulir pero también para tomar ya. Un cambio significativo respecto a todos los anteriores.

Tras la cata, pudimos seguir disfrutando de los vinos de La Rioja Alta SA y de la compañía de todo el equipo directivo, de comunicación y técnico de la bodega. Estas post-catas dan lugar a interesantes conversaciones en torno al mundo del vino y también de lo divino :-).

 

© Jose Luis Contreras

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar