Blog de Verema.com

La esencia de la Fiesta de la Vendimia

Para la gran mayoría de la gente el verano ha terminado ya, no obstante, todavía quedan muchos días para finiquitar esta calurosa estación del año, pero para eso, para recordar que el sol todavía pega con fuerza nos acecha un evento que nos hace tener presente que estamos en plena campaña de la recogida de la uva, y ese evento no puede ser otro que la fiesta de la vendimia.

Vendimia

Una fiesta que, en la que muchas ocasiones, los actos religiosos están presentes con el fin de proteger y/o bendecir la cosecha. Se origina una combinación en la que los asistentes -gente del mundo del vino, ciudadanos locales y extranjeros- se mimetizan en el ambiente llegando a formar parte del folklore que rodea dicho acontecimiento. Mientras tanto la música, el arte, la tradición, los concursos de cata, los bailes, los actos religiosos, los paganos e incluso los cargos públicos, se mezclan con un mismo fin: esperar a que empiece la vendimia y que todo salga a pedir de boca.

Durante los meses de agosto a octubre son muchos los pueblos de España que festejan, cada uno a su manera, el comienzo de una etapa que marcada por la filosofía del trabajo y del esfuerzo. La vendimia es sinónimo de vigor, voluntad y sacrificio. Esto es así porque todo se juega a una única carta. Los meses en los que las cepas han estado desarrollándose ya han pasado, y como recompensa los frutos cuelgan de los sarmientos a la espera de convertirse en vino para deleitar los paladares más exigentes.

Las rutas del vino

En las zonas rurales vitivinícolas aprovechan esta época para conmemorar el vino, exaltar el enoturismo de la región y dar a conocer a los a los nuevos visitantes la belleza que se esconde tras los viñedos.

Durante esos días, las catas de vinos, los concursos de catas, los estands de las bodegas, y por qué no, las degustaciones gastronómicas invaden las calles de los pueblos para exhibir sus vinos y hablar de los nuevos proyectos que están por llegar.

Es un momento de alegría, de nervios (por lo que va a venir) y de mirar al cielo cruzando los dedos para que las nubes respeten los racimos y que el trabajo del campo sea más llevadero.

Vendimia-chardonnay

Para el turismo relacionado con el vino y su entorno se han creado unas rutas que consisten en conocer un entorno vinícola y sus paisajes a través de su historia, su gastronomía y sus vinos. En definitiva, de lo que se trata es de enriquecerse al visitar nuevos territorios, conocer los rincones de nuestro país para ampliar nuestra cultura, y de paso, engordar un poquito.

Dionisios y la custodia de la vendimia

La fiesta de la vendimia comenzó siendo un acto pagano y todo apunta que su origen se debe a una forma de dar culto al dios griego Dionisios; divinidad de la vegetación, de la vendimia y del vino.

A Dionisios, hijo de Zeus y Sémele (una mortal), se le otorga la condición única de “haber tenido dos nacimientos” ya que Sémele murió carbonizada cuando Zeus mostró su condición de dios. Tras este trágico comienzo, Zeus tomó a Dionisios siendo éste un pequeño embrión y se lo implantó en su muslo donde lo gestó hasta su nacimiento.

La mitología griega es lo que tiene, extravagantes historias que no dejan indiferente a nadie, pero a pesar de este excéntrico comienzo, si intentamos imaginarnos a Dionisios, lo más probable es que concibamos un dios con aspecto humano aderezado con racimos de uva cubriendo su cabeza y levantando una copa de vino mientras se rodeada de hombres y mujeres (mortales) que bailan festejando la recolecta de la uva para después pisarla y sacar su preciado jugo.

Dionisios

Según la historia y la mitología griega, los seres humanos veneraban a Dionisios para que éste les conceciera protección y amparo sobre sus cultivos. Para demostrárselo le hacían ofrendas y organizaban festejos en su honor. De esta forma, obtenían su beneplácito y podían confiar en que las uvas y el vino iban a gozar de una buena coyuntura.

Pese a que el origen de la fiesta de la vendimia fuese una festividad griega, en la actualidad, se continúa anhelando esta protección, de forma que -como no estamos en la época de la Antigua Grecia- la bendición de los frutos se obtiene (generalmente) a través del patrón local.

Estos días la gente se suma a la fiesta para disfrutar de los últimos días antes de "la vuelta al cole" Es una excusa perfecta para evadirse, reír, catar vinos de la comarca y sumarse al deseo de todos para que la cosecha quede de alguna manera resguardada de posibles amenazas atmosféricas. Al final, de lo que se trata es de pasarlo bien, de que la vendimia no sea demasiado complicada y de que el cielo respete las uvas hasta el final.

  1. #2

    Gemma Peyro

    en respuesta a J-Carlos
    Ver mensaje de J-Carlos

    ¡Exacto! Dionisios en Grecia y Baco en Roma.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar