El Alma del Vino

Valenciso reserva 2004.



Luis Valentín y Carmen Enciso dieron vida a su primer retoño allá por la añada de 1998, y desde entonces se han mantenido firmes en su amor por el vino y en su bella bodega, obra del arquitecto riojano Alfonso Samaniego.
Mantener una breve conversación con ellos, deja claro que los Enciso derrochan ilusión por agradar, por hacer de sus creaciones, sólo reservas; algo más que un simple artículo de consumo comercial.
En la Bodega Valenciso se realizan cursos de cata y se enseña a amar este maravilloso universo que a muchos nos tiene atrapados dulcemente, eso sí.
Su Valenciso Reserva 2004 me otorgó las siguientes notas de cata :

Catorce grados y medio de potencial alcohólico en un monovarietal de tempranillo con color rojo picota y tenues reflejos violeta. Nariz de fruta roja madura, apreciando los tostados de la madera que generan recuerdos a cuero, gengibre y vainilla. Elegante. Boca que desarrolla una entrada amable, con un recorrido lleno de fruta y una acidez bien construida. Taninos redondos. Tal vez le falte aún algo de botella, pero su equilibrio está fuera de cualquier duda. Goloso y muy esculpido. Frescura sin descuidar la sensación de madera. Persistencia media alta. Postgusto que faculta los recuerdos a vainilla y tabaco.
Noble y vino, aún con tiempo de guarda. Es probable que un año más en botella le haga mayor justicia.
Recomendable.


"La comida es la parte material de la alimentación; el vino, la parte espiritual" (Alejandro Dumas).
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar