Beatriz Gourmet

El e-menu, o menú digital.

 

Bienvenidos a la experiencia e-menu!  Esta es la carta de futuro; la carta electrónica o el electronic menu. Elegir el menú en una tablet que nos conecta directamente con la cocina del restaurante, sin la necesidad de confesarnos ante el camarero, será una realidad dentro de no demasiado tiempo. 

De hecho, en algunos restaurantes, aun muy pocos, ya está funcionando esta prática e innovadora forma de solicitar la comida o la cena. En este caso, nos encontrámos en la ciudad de Hamburgo, Alemania, en el restaurante La Baracca

Una persona recibe en la entrada y hace entrega de una tablet a cada comesal. Una vez en la mesa, el artilugio se conecta al apoyarlo sobre una especie de placa que identificará las coordenardas; mesa, puesto dentro de ella, desde donde se solicitarán los platos y a donde deben ser servidos.

 

 

Independencia, asepticismo, intimidad, decisiones basadas en impulsos gráficos y visuales. Una experiencia novedosa y acorde con el siglo XXI y los increibles avances en los gadgets electrónicos con los que estamos siendo continuamente bombardeados para cubrir necesidades de ocio y de negocios.

Los romáticos y los habituados al ceremonial de ser servido y agasajado por un señorito servicial, impoluto, con verbo impecable y trato exquisito frente al a vajilla de porcelana y el mantel bien planchado, echarán de menos el elemento físico ausente la mayor parte del tiempo. 

Con el dedo índice bien entrenado, vamos a pedir primero, segundo y postre.... como quien compra unos pantalones de Armani en la web de vente privee o amazón buy vip, añadiendo cosas al carrito, y enviado.

 

 

Un sistema lleno de ventajas. Nadie vendrá a interrupir una conversación recién comenzada, ni seremos atosigados por un camarero que viene, y se va, y vuelve de nuevo, por si nos hemos decidido ya. Y a la inversa, no habrá que esperar paciente o impacientemente a que venga a tomarnos nota, porque nos la vamos a tomar nosotros solos.

Para la empresa también hay importantes ventajas que se resumen en un concepto: Eficiencia. Así lo definen las empresas que comercializan este tipo de productos como la web  Tocarta, o Elmenudigital. Incrementa la rotación de mesas, elimina los tiempos de espera, ahorra tiempo,  y recursos humanos, por lo tanto aumenta los ingresos, y el cliente cuenta con una ofrecta más atractiva visualmente.  

 

 

Es conveniente no hacer todo el pedido al mismo tiempo, pues nos llegarán todos los platos al mismo tiempo. Pediremos el primero, y una vez en la mesa y podemos empezar a pensar en pedir el siguiente. Esto supone una ventaja, pues no vamos a incurrir en el clásico error de que el hambre nos tracione y ataquemos por entrantes, primeros y segundos como si hiciera un año que no probáramos bocado, sino que iremos adaptando nuestra demanda al minuto según el dictado de nuestro apetito.

Al tiempo, la sensación es singular. Los diferentes comensales llenarán su gastrocarrito de forma independiente y no necesariamente sincronizada, con lo que uno puede llegar a tener la sensanción de estar compartiendo conversación, pero no comida.

 

 

Este sistema que podemos percibir como cuasi-futurista se irá imponiendo poco a poco. Nosotros lo descubrimos en este moderno restaurante alemán, pero no es ajeno a nuestro país. Ya en 2006 se empezó a presentar la carta de vino digital en el Restaurante Coque, que ofrecía más de 700 referencias con una concordancia en tiempo real, donde se actualizaban las bajas y las nuevas adquisiciones.

En la web emenu-galicia, además de cartas electrónicas, ofrecen a los restauradores los Avisadores de camareros; cliente-camarero y cocina-camarero. Siempre buscando obtener un mejor servicio y un máximo rendimiento de la mano de las nuevas tecnologías.

En Málaga, este tipo de carta digital fue implantada en un bar de tapas a principios de 2012, donde además se permitía añadir valoraciones sobre los platos a los clientes, lo cual era posteriormente tenido en cuenta para modificar lo productos y adaptarse mejor a la demanda.

Por el momento, no es algo habítual o extendido, pero es cuestión de tiempo. 

 

 

En nuestro restaurante modelo, La Baracca, hemos concluido la cena y es momento de solicitar la cuenta a la cocina. Este tipo de sistema, permite también compartir a través de la redes sociales los platos que se han degustado, comentar lo que nos ha gustado, hacer recomendaciones o simplemente transmitir la información.

Al salir, devolvemos nuestra tablet en el mismo puesto donde nos la han entregado y pagamos. Se reinicia para el siguiente cliente que se sentará en otro lugar y hará su pedido con la misma asepsia que lo hemos hecho nosotros, sin más buenos días o buenas noches que el del principio y el fin de la historia.

Los tiempos cambian y habrá que irse acostumbrado. Seguramente las primeras veces me va a hacer gracia salsear con el juguetito, pero yo que soy de I pads, I phones, I mac e I pods.... sin embargo no quisiera renunciar a esa corte de camareros, pendientes de si uno se levanta o se sienta, si se le cae la servilleta o si la copa de vino se encuentra vacía. Esos jovenzuelos que le se interesan por si uno está pasando una agradable velada y si le agrada lo que le están sirviendo.

Me debe ocurrir igual que con los I books;  necesito el contacto con las hojas impresas y el olor de la tinta. Serán reminiscencia infantiles de cuando leía Los Hollister o Los Cinco, o cuando mi madre iba y venía intersándose por si deseaba repetir y si me gustaba su guiso.

Va a ser que soy una romántica.

 

Beatriz Gourmet.

[email protected]

 

 

 

  1. #1

    Abreunvinito

    Impresionante y nosotros debatiendo si sale el cocinero a la sala o no debe salir, aunque lo uno no quita de lo otro.
    Lo que si disminuirá mucho son los costes de personal y sobre todo la presión del camarero para elegir una cosa u otra, pero te pierdes la parte de buenas recomendaciones del local salvo que vaya referenciadas.
    Muy interesante lo de compartir vía internet (podíamos hacer las criticas verema in situ), y lo de elegir el segundo según hayan ido los primeros.
    Puedes cambiar el menú y la carta de vino cada día sin pasar por la imprenta.
    Un cambio importante en la concepción del local.

  2. #2
  3. #3

    oscar4435

    en respuesta a J-Carlos
    Ver mensaje de J-Carlos

    Hombre se habla de tecnología , pero no es lo mismo , lo del robot es mas estranbotico y lo de la tablet , si fueran otros tiempos , seria mas fácil de aplicar a un buen local , parecidos si , lo mismo no.

  4. #4

    oscar4435

    en respuesta a Abreunvinito
    Ver mensaje de Abreunvinito

    Eso lo solucionamos poniendo un mensaje de bienvenida del chef y su equipo , y a continuación pasaríamos a la velada , a ver cuanto tiempo tardaríamos en ver publicidad en las tablets , al final desesperados , echaríamos de menos el trato humano.

  5. #5

    oscar4435

    De todas maneras ya hay cartas de vino así porque no la carta de comida .

  6. #6

    Beatriz Gourmet

    en respuesta a oscar4435
    Ver mensaje de oscar4435

    En efecto, este artículo no trata sobre robots, eso es otra historia bien diferente.

  7. #7

    Beatriz Gourmet

    en respuesta a oscar4435
    Ver mensaje de oscar4435

    Si las cartas de vino en modo digital son una realidad, y les veo su lado práctico. Un mix entre ambas cosas, con carta tradicional para la comida podría estar bien.

  8. #8

    J-Carlos

    en respuesta a oscar4435
    Ver mensaje de oscar4435

    Clrao que no es lo mismo, es más anticuado, lo que estoy diciendo. Todo va en la dirección de quitar trabajo a los camareros, hasta que no tengan ninguno y desaparezcan.

  9. #9

    J-Carlos

    en respuesta a Beatriz Gourmet
    Ver mensaje de Beatriz Gourmet

    Una vez implantada la carta digital el siguiente paso es hacer digitalmente la comanda que vaya directamente a la cocina. El siguiente paso...

  10. #10

    oscar4435

    en respuesta a J-Carlos
    Ver mensaje de J-Carlos

    Yo paso porque la tecnología me presente mejor el contenido de la carta , pero el día que no pueda tener interrelación con alguien para comer , cosa que me encanta , me quedo en casa o me voy a un burger , tenemos que pasar por que los robots hagan coches , vale , pero tener una velada agradable en un restaurante empieza por establecer un dialogo con el camarero y eso es imprescindible , al menos para mi.

  11. #11

    J-Carlos

    en respuesta a oscar4435
    Ver mensaje de oscar4435

    Si es un buen camarero profesional, sí. Pero para cada camarero que hay por ahí, casi mejor apretar un botón y que traiga la comida un robot.

    Yo no voy al restaurante para alternar con el camarero, sino para comer y establecer el diálogo con mi o mis acompañantes, no con el camarero.

  12. #12

    oscar4435

    en respuesta a J-Carlos
    Ver mensaje de J-Carlos

    Pero como digo yo empezaras por establecer el dialogo con el camarero o le haces la comanda a tus acompañantes y ellos al camarero .

    Yo voy a comer bien y a disfrutar de todo lo que me rodee durante la velada , incluido de un buen trato con la gente que me sirve , siempre es mas agradable si hay buena sintonia y por supuesto también necesitas de sintonia con la gente que te acompaña.

  13. #13

    Gastiola

    Esto no lo digo yo, lo dijo alguien un "poco" más inteligente:
    “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad.
    El mundo solo tendrá una generación de… perdidos/desconectados”
    Juventud divino tesoro

  14. #14

    J-Carlos

    en respuesta a oscar4435
    Ver mensaje de oscar4435

    La idea es la de que cada cual haga directamente la comanda mediante la tablet-carta digital. Están conectadas por wifi. Actualmente ya hay restaurantes y cafeterías donde el camarero las apunta en una tablet y las envía directamente a cocina. Ahora sería el cliente el que lo hiciera directamente, es sólo un paso más.

    Sobre si tú ves tan necesario alternar y dialogar con los camareros so pena de quedarte en casa, es una opción personal, yo voy a comer y a dialogar con mis acompañantes, ya te lo he dicho.

    Saludos.


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar