Gran Reserva Luis Sanz Busto 2010

Vino Gran Reserva Luis Sanz Busto 2010

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,7
Calidad-precio:
4,9

Bodega: Dehesa de los Canónigos
D.O./Zona: D.O. Ribera del Duero
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,50%
Varietales: 97% Tempranillo y 3% Albillo
Precio aproximado: Más de 100 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Uvas procedentes de viñedo con más de 90 años sobre suelo de tipo cascajo, y poda en vaso. Crianza en roble americano durante 30 meses y 10 meses en roble francés. Producción limitada 2100 botellas.

Varietales: 97% Tempranillo y 3% Albillo

10 Opiniones de Gran Reserva Luis Sanz Busto

Es un vino de capa alta y color rojo intenso. En nariz es complejo, es de alta intensidad y tiene abundante fruta negra madura. Notas de mineralidad y notas de barrica elegantes. En boca su entrada es buena, mantienen una buena estructura, es envolvente, frutal y con la presencia de las notas de los tostados muy bien integradas. Un vino equilibrado y redondo.

 

 

Color rojo granate con tonos teja.

Recién servido se nota muy reducido. Personalmente, me gusta encontrar estos aromas de reducción en la copa en vinos de esta edad y ver la evolución conforme va respirando. Se abre y aparecen las especias, hojarasca, cedro, regaliz, pimentón. un vino muy clásico de Ribera que tiene sus seguidores.

 

color café de ribete teja y capa alta.

intensidad media alta, muy reducido,animales y coles, azufrados, fruta negra, algo de polvo, cueros, especiados y leve cebolla.

boca seca, acidez media menos para tanta concentración tánica, tanino maduro y todavía áspero, final corto y postgusto amargo.

Típico color de un vino de Ribera del Duero con edad, donde el picota pasa a granate y el ribete se ve teja, quedando la capa ligera.

En nariz es franco, complejo, aromático, lleno de matices. Con mucha fruta negra en licor, vainilla, hoja de tabaco, cedro, regaliz y pimentón.

En boca notas mineralidad y barrica en el inicio de paso en boca. Buena acidez,  fresco y carnoso. Retronasal muy poderosa, muy Ribera, quizás en mi opinión demasiada madera, pero en vinos de esta complejidad y enjundia es necesario, pues tiene 10 años, y su fruta también ha evolucionado, quedando más ligera.

De color picota y reflejos violáceos, capa alta. Limpio y brillante.
En nariz; tras aireación (importante) se muestra muy aromático y elegante, muy mineral, con frutos negros bien maduros. Cafés, vainillas....
En boca es fresco, sabroso y jugoso, frutal y un toque de regaliz. Su final es largo y complejo.

Lo caté a ciegas, y la verdad es que ahora mismo disfruto mucho de los vinos frescos, con pocas vestiduras y que cuenten bien y de forma honesta su origen...así que me costó un poco comprender y disfrutar como se merece a este Gran Reserva.

A la vista diría que tiene capa media y matices color teja. En nariz hay muchas notas licorosas, balsámicas, de vainilla, cacaos y tabaco. En la boca lo que más destaco es su buen esqueleto, tiene muy buena acidez que le permitirá evolucionar estupendamente.

La crianza en madera le ha aportado muchos matices que ocultan la fruta de ese tempranillo de la Ribera, pero que resulta igualmente carnoso y complejo. 

Deep garnet, full bodied,with long, fat, slow legs.

Complex nose with vegetal notes, red fruit (cherry), black fruit (blackberry and blueberry), full of promise of big flavours, round, with balsamic notes, coffee , smoke chocolate and an unusual hint of hessian.

In the mouth this is full of flavour, fresh fruit, licorice, oak and smoke, balsamic notes, concentrated, juicy acidity and very smooth, absolutely a wine to savour!

De color cereza y buena capa.

Nariz compleja, tras aireación buena crianza en forma de tostados, ahumados, fruta en compota, chocolate, café y mineralidad.

En boca tiene buena entrada, tacto sedoso, gran acidez que vertebra el vino, de buen cuerpo, amplio, potente, estructurado, jugoso, crianza integrada, fruta viva, delicioso y con un final muy largo, eterno y de los que se recuerdan. Un vinazo con mucha guarda por delante.

Es de un color rojo granate de capa alta casi impenetrable que deja la copa llena de lágrimas densas y persistentes.

Es de un rico aroma frutal, que está entre el buen toque maduro, el de la sazón y otro más leve, de licorosidad. Hay cerezas, moras, endrinas y arándanos, tan claros como intensos. Fondo balsámico, hoja de pino seca, arpillera, café, algarroba y cacao, todo envuelto en frescura, sale de dentro y va hacia fuera. Es denso, concentrado, natural, sereno, nada intimidante, te quedas clavado a la copa.

En boca posee la frescura de la fruta, es terso y con tacto, redondo y armado, concentrado. Gracias a la acidez jugosa lo ablandas y lo saboreas, vas paladeando lo percibido en la nariz, con peso e identidad. Ricas especias, buenos tostados, tanino corpóreo y noble, un vino bien elaborado que gusta y busca agradar, con todo tramado, conjuntado y en equilibrio. Insisto en lo de complejo y directo, largo y ancho, perdura en la boca y en el recuerdo todo lo que él, quiera. Amable y rico gracias en parte también al alcohol fragante y denso, lo comes, lo saboreas una y otra vez.

Es un vino que despista en nariz (no me recordaba a un tempranillo), inicialmente tostados con algo de fruta y pimienta. Necesita tiempo para desarrollar más aromas y abrirse. Con tiempo va apareciendo mayor profundidad de fruta.

 

En boca es donde destaca especialmente. Si en nariz despistaba en boca muestra toda la amplitud de los grandes tempranillos. Es un potente pero con finura, con cuerpo y estructura. Largo. Excelente acidez.

 

Muy bueno.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar