Dehesa de los Canónigos en Pesquera de Duero
Dehesa de los Canónigos
Distribuidor:
Localidad:
Pesquera de Duero - Valladolid
Cód. Postal:
47315
País:
España
Teléfono:
983484001
Dirección técnica:
Belén Sanz
Viñedo:
1989
Año de fundación:
1989
Dehesa de los Canónigos
Bodega Dehesa de los Canónigos
Dehesa de los Canónigos
Dehesa de los Canónigos Exterior
Viñedos y paraje Dehesa de los Canónigos
Viñedos Dehesa de los Canónigos
Vendimia Dehesa de los Canónigos
Sala de barricas
Interior Bodega Dehesa de los Canónigos
Belén e Iván Sanz
Belén e Iván Sanz
Belén e Iván Sanz
Belén e Iván Sanz
Vinos Dehesa de los Canónigos
Dehesa de los Canónigos Gran Reserva Luis Sanz Busto 2010
Dehesa de los Canónigos 15 meses
Dehesa de los Canónigos, más de 30 años de compromiso social
VINOS EN VEREMA - 52
VER MÁS
INFORMACIÓN DE LA BODEGA

DEHESA DE LOS CANÓNIGOS, UNA FINCA HISTÓRICA, EXCELENCIA EN LA RIBERA DEL DUERO


El clero fue el primer propietario de la finca, que perteneció al Cabildo de la Catedral de Valladolid, compuesto por 22 canónigos, de ahí su nombre. Está situada dentro del término municipal de Pesquera de Duero, en la llamada ‘Milla de Oro’ de la Ribera del Duero.

Su situación cambió a mediados del siglo XIX con la Desamortización de Mendizábal, proceso que afectó a todas las propiedades del Clero Secular, que pasaron a convertirse en bienes nacionales.


En 1842, Toribio Lecanda y del Campo, empresario vasco adinerado, adquirió dos fincas, Dehesa de los Canónigos y Vegasicilia, separadas por el río Duero. Al enviudar en 1859, entregó la primera finca a su hijo Teodosio Lecanda Chaves, renombrado arquitecto vasco, quien construyó su casa a imagen de un caserío vasco en recuerdo de su añorada tierra. Toribio de Lecanda traspasó Vegasicilia a su otro hijo, Eloy, de ahí que desde siempre la uva de Dehesa de los Canónigos se vendiese a Vegasicilia.

Teodosio construyó unas grandes naves en forma de U, utilizadas en su inicio como silos. Hoy, dicha construcción alberga lo que en la actualidad es la Bodega Dehesa de los Canónigos. Estas naves de casi 200 años siguen manteniendo la majestuosa disposición de vigas y los muros de adobe de 80 cm de espesor, lo que constituye un gran aislante para mantener temperatura adecuada en la elaboración y crianza de los vinos.

Dehesa de los Canónigos

En el año 1931, la familia Cid decidió comprar Dehesa de los Canónigos y fue propietaria hastalos años 60, cuando se vieron en la obligación de vender la finca. Apenas pocos meses después, Luis Sanz Busto y María Luz Cid quisieron recuperar la propiedad familiar debido al arraigo que ella sentía. Luis tuvo que abandonar sus estudios de medicina, pero sentó las bases de lo que Dehesa de los Canónigos hoy representa.

Luis Sanz Busto, en la nueva etapa de su vida, siempre ha puesto todo su esfuerzo, trabajo y cariño por la continuidad de la tercera generación de esta empresa familiar. Con él nació la primera añada de Dehesa de los Canónigos, en 1989, ya que hasta ese momento la uva se había seguido vendiendo a Vegasicilia.

 


Durante los primeros años, Luis contó con el apoyo de reputados enólogos como Mariano García (propietario de Bodegas Mauro) y Antonio Sanz (fundador de Palacio de Bornos, en Rueda), quien precisamente se encargó de la elaboración del vino hasta finales del siglo XX.

Junto a Luis y Mª Luz viven sus cuatro hijos, dos de ellos, Marta y Luis, han seguido a su padre por la rama de la medicina. Por su parte, Belén e Iván, están vinculados con el vino ya que desde pequeños compartieron junto a su padre y su abuelo la afición por la agricultura y viticultura. Hoy ambos llevan con gran entusiasmo la responsabilidad de la empresa.

Desde 1998 Belén Sanz es la encargada de la Dirección Técnica y Enología y desde el año 2000 pertenece al Comité de Cata del Consejo Regulador de Ribera de Duero. Cursó sus estudios en la Universidad de Valencia y los completó en la prestigiosa Universidad de Burdeos. Belén no duda nunca en poner en valor a sus mentores que tanto le han ayudado y recuerda lo que le dijo su padre “ahí lo tienes, si lo haces bien, será tuyo”. Con la experiencia de los años, prescriptores nacionales e internacionales han apreciado el buen hacer de Belén con grandes valoraciones de los vinos de Dehesa de los Canónigos, que han mantenido intacta la esencia y personalidad de la bodega pues, como ella misma afirma “yo no soy de modas”.

Iván, por su parte, se ocupa de la Dirección General de la bodega, gracias a su formación como ingeniero técnico agrícola y en dirección de empresas. Su máxima se la inculcó su padre, “antes uvas que cubas”, una filosofía imperante en Dehesa de los Canónigos. La estancia de Iván en Estados Unidos le aportó la visión para que los vinos de Dehesa de los Canónigos sean conocidos en más de 20 países de todo el mundo.

Dehesa de los Canónigos


Innovación para buscar la excelencia


La máxima de Dehesa de los Canónigos por buscar siempre la excelencia ha motivado que la
familia Sanz Cid esté en constante evolución. Una finca con casi dos siglos de historia que no
deja de innovar con el fin de ser más respetuosos con el medio ambiente y con los vinos, con la
finalidad de conseguir sacar la máxima expresión de sus terroirs.

 


En la actualidad, el viñedo se encuentra en proceso de certificación ecológica, mientras que en
la bodega se ha llevado a cabo una importante inversión que responde a la vocación de la
bodega por la búsqueda de la máxima calidad, se fundamenta en tres ejes fundamentales: la
selección exhaustiva de la uva "grano a grano", las micro-vinificaciones de cada una de las
parcelas para la obtención de la máxima expresión del terruño y la sostenibilidad de todo el
proceso de elaboración.

Objetivo de Bodega Dehesa de los Canónigos


El objetivo no es otro que trasladar las particularidades de la finca a la sala de elaboración,
como si de un mapa se tratarse. Además, otro de los fines últimos de la reciente rehabilitación
ha sido implantar un sistema de eficiencia energética cuya finalidad es minimizar la huella de
Carbono, fieles al compromiso por preservar el medio ambiente.

Dehesa de los Canónigos es una finca emblemática, concienciada con el entorno y dispuesta a
continuar siendo clave en el panorama vitivinícola mundial de la Ribera del Duero.

Dehesa de los Canónigos

Dehesa de los Canónigos Gran Reserva Luis Sanz Busto 2010, un vino histórico en homenaje al fundador de la bodega

La bodega de la D.O. Ribera del Duero Dehesa de los Canónigos acaba de presentar el vino Dehesa de los Canónigos Gran Reserva Luis Sanz Busto 2010, la segunda vez en sus 25 años de historia que elaboran un vino con dicha calificación, ya está reservada exclusivamente a añadas excepcionales.
Se trata de un vino que surgió como homenaje de los hijos de Mª Luz y Luis Sanz Busto a su padre “quien hace 30 años y por el amor de su esposa, fundó esta bodega familiar con gran entusiasmo y sacrificio”.

La cosecha 2010 fue excelente, de lenta evolución y un largo envejecimiento en botella, debido a su alta dosis de taninos nobles. El ciclo se demoró con respecto a las fechas históricas habituales, motivado por un frío invierno seguido de vientos y fuertes lluvias en primavera, que desataron una buena y rápida maduración causadas por el calor estival.
Sin embargo, un trágico contratiempo marcó la añada: una helada al comienzo de la vendimia detuvo el ciclo de maduración, mermando la producción un 80%. El Majuelo más antiguo, con casi un siglo de edad y sobre suelo pedregoso, sobrevivió a las
inclemencias meteorológicas y, dada la calidad de la uva y su perfecto estado sanitario, se decidió emplearla para elaborar un vino de larga guarda. El Cabernet Sauvignon no se salvó.
La vendimia, a pesar de la helada, transcurrió con absoluta calma, en ausencia de lluvia. La uva para Dehesa de los Canónigos Gran Reserva Luis Sanz Busto 2010 se recolectó el día 11 de septiembre y está elaborado con 87% de Tempranillo y 3% de
Albillo.

Después de la fermentación, el vino crió en barricas de roble americano durante 30 meses y en barricas de roble francés durante 10 meses; para después redondearse en crianza reductiva en botella. Finalmente, la producción es muy limitada, tan solo 2.100 botellas de un vino aromático y elegante, muy mineral en nariz, con frutos negros bien maduros.

En boca es fresco, sabroso y jugoso, aportando sensaciones de buen envejecimiento y un toque de regaliz. Su final es largo y complejo, sin duda para probar con la calma que requiere la experiencia.
Su imagen, además, es una reedición de la etiqueta que lució la primera añada de Dehesa de los Canónigos, correspondiente a la cosecha 1989, y que fue creada por Mari Luz Cid.
Estamos seguros de que podremos disfrutar durante muchos años de Dehesa de los Canónigos Gran Reserva Luis San Busto 2010.

EL LADO MÁS SOLIDARIO DE DEHESA DE LOS CANÓNIGOS, MÁS DE 30 AÑOS DE COMPROMISO SOCIAL

El compromiso de la Familia Sanz Cid con la sociedad y la vocación de ayuda a los colectivos más desfavorecidos ha sido una constante en la bodega Dehesa de los Canónigos desde su creación.

Luis Sanz Busto siempre ha mostrado especial sensibilidad hacia aquellos, que, por unos motivos u otros, no tienen acceso a los recursos vitales básicos y es por ello que se ocupaba de que no faltara un plato de comida encima de la mesa de hogares con pocos recursos. Dehesa de los Canónigos siempre ha entendido la responsabilidad social como un concepto ligado al desarrollo empresarial, así como una inquietud personal.

Sus hijos, Iván Sanz (director general) y Belén Sanz (directora técnica) han consolidado la filosofía solidaria de la familia. Cada año, son varias las acciones encaminadas a colaborar en la mejora del día a día de personas en riesgo de exclusión, de la infancia, así como apoyar el mundo del arte y los hábitos deportivos, entre otras causas.

Subasta del vino Dehesa de los Canónigos Selección Especial Padrino de Vendimia.

Desde el año 2011 la vendimia de Dehesa de los Canónigos es apadrinada por una persona que atesora los mismos valores que la Familia Sanz Cid. Dicho Padrino es escogido por la propia familia y por el ‘Padrino de Padrinos’, es decir, el primero en tener esta representación, el periodista Pepe Ribagorda.

Durante un emotivo acto, que tiene lugar durante las primeras jornadas de recolección de la uva, la familia entrega como obsequio al Padrino 300 botellas que contienen una edición especial del vino Reserva de Dehesa de los Canónigos. Una vez que ha pasado el tiempo preciso de afinamiento, el vino se subasta en una venta privada y los fondos recaudados van destinados a la ONG que el propio Padrino escoja. Hasta el momento, se han recaudado más de 50.000 euros.

Dehesa de los canónigos solidaridad

Próximamente, además, se lanzará una edición especial del vino más joven de la bodega, Dehesa de los Canónigos Quinta Generación, cuyas ventas irán destinadas a una asociación benéfica.

Otro de los proyectos más relevantes en los que la Familia Sanz Cid está involucrada es el ‘Family Home Benedict Menni’, que nació en 2010 para mejorar las condiciones de vida de las mujeres con enfermedad mental y sin recursos. Cada año se celebra un gran acto en las instalaciones de la bodega con el fin de recaudar fondos para la construcción y puesta en marcha de un centro de día y residencia en Kazhakuttam, Kerala, de más de 1.800 metros cuadrados.

La Asociación Española Contra el Cáncer, Cruz Roja Española, el Banco De Alimentos De Valladolid, la Fundación Real Valladolid, la Fundación Afín, la Fundación Cascajares, la Fundación Uno Entre Diez Mil, Cáritas Diocesanas, Inclusport y la Fundación Valores del Fútbol son las distintas asociaciones, fundaciones y obras benéficas en las que Dehesa de los Canónigos destina unos 30.000 euros cada año. 

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar