Señorío de San Vicente 1996
Vino Señorío de San Vicente 1996
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
13,50%
Varietales:
Tempranillo ( cepas viejas )
Precio aproximado
Precio Aprox:
Desconocido
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.77
/
94
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
8,5
Opiniones de Señorío de San Vicente
OPINIONES
7

Rojo picota con ribete teja. Magnifica nariz de estirpe riojana con aromas de especias, cueros, frutillos del bosque, menta, hojarasca, notitas cárnicas, tuétano, hojarasca en descompisión, humus, especias, tostados, leña quemada y un matiz final de tinta china y papel de periódico que te acaba recordando al metal viejo. Hay una nota ahumada compleja que preside todo el proceso olfativo y que recuerda al carbón vegetal, la tizne de chimenea y que en su final evoca a lo cárnico, a la montería, las reses con pelo sudado y a la sangre. En boca es sublime, la leve amargosidad se funde con los tostados y la fruta del bosque madura ( grosellas ), es exótico en las formas ( especias ) a pesar de hablarte con el lenguaje clásico riojano. Evolución especiada, amargosa, con tildes de tabaco habano y ese punto de grosellas y su perfil como digo especiado. La retronasal es una concentración de la nariz, con el tueste, los matices cárnicos y la fruta ahumada. Se percibe minería. Uno de mis vinos preferidos de Rioja, cada vez que abro una de estas botellas me emocionan, ya que tienen una complejidad y personalidad muy definidas de su Casa, pero también me arrepiento porque van a estar mejor en el tiempo. Que Dios nos coja confesados y el que pueda corra, porque el paso del tiempo tiene esas dos consecuencias.

Rojo cereza con ribete teja. Magnifica nariz que combina las notas frutales, vegetales y de terciarias de forma compleja y elegante, desarrollando toda una serie de aromas que abarcan una amplitud de formas bajo la impronta de las especias y la piracina. Frutillos silvestres en confitura, hojarasca en descomposición, notas cárnicas ( tuétano ), cueros recién curtidos, aromas de caza y faisandé, lentisco, café con leche, hojas de geranio y pelargonio, notas de nuez moscada. Nariz de perfil vegetal muy compleja. En boca es rico, con sabores de frutillos silvestres sobre notas vegetales que enseguida se proyectan en la retronasal dejando una sensación de piracina elegante y más propia de los Cabernets con crianza en botella. El vino evoluciona en el paso perfectamente señalando las fruta pequeña del bosque pero siempre acompañada de ese toquecito amargoso vegetal. Es un vino que me llama mucho la atención, pues jamás diría que es un Rioja por su corte típicamente bordelesa. Una maravillosa y rara experiencia

Este vino se mantiene de forma espectacular y cada botella es un mundo, y gracias a Dios aún me quedan algunas más en mi Bodeguita. La nariz es una maravillosa palestra de sensaciones terciarias con dosis de piracina y a los que se les une los aromas florales, frutillos silvestres y matices que recuerdan a los cueros finos y a las vainillas. Especias dulces, tabaco, bombón inglés, regaliz, tostados evolucionados, humus, líquenes, tizne, carbón, notas terrosas y sotobosque. Un sinfín de sensaciones aromáticas que bailan en perfecta armonía. En boca se mantiene esbelto, de tacto sedoso pero con tildes de estructura tánica que deja percibir en el paso una impronta de fruta roja madura y astringencia domada, siendo fresco en todo el recorrido. En el centro de boca se percibe una sensación dulce y amarga al mismo tiempo que recuerda al tabaco habano en el posgusto. Muy bueno, muy complejo y en perfectas condiciones para aguantar muchos años más en botella. Uno de los mejores Riojas que he probado. Tiene matices empireumáticos y vegetales que recuerdan a otras variedades francesas. Una maravillosa experiencia.

Además de confirmar mi anterior cata. Tiene una espléndida nariz, muy ensamblada que une los aromas de fruta roja madura con los terciarios de forma ejemplar, dan paso a sensaciones que se antojan cremosas y de nata – mantequilla inglesa. Finas especias que recuerdan a vinos elaborados con uvas de características más propias a las de la familia de la Cabernet, con un fondo muy frutal y complejo. El vino en boca se muestra entero, rico, y frutal, con un paso suave y vegetal, donde aparece otra vez esa sensación especiada de pimienta negra. La retronsal es magnifica, conjuga las características frutales con los aromas terciarios y vegetales. En cata a ciegas jamás hubiese dicho que es un Tempranillo. Un magnifico ejemplo de la excelente evolución de nuestros grandes vinos de Rioja. Decantar – Airear 2 horas antes, creo que la botella lo seguirá mejorando.

Este vino fue uno de los primeros que nos hicieron disfrutar.En este momento esta totalmente apagado.Color ajerezado.Nariz pobre con escasos aromas de poco interes.La boca aguada,imposible.Nos habian comentado que los San Vicente evolucionan rapido,esta botella lo demustra.Es probable que sea un vino para consumir joven.

Después de estos años, en esta botella encuentro un color cereza de capa alta con pequeño ribete granate de destellos anaranjados. En nariz muestra matices de especias ( pimienta – clavo ), hojarasca, humus, tabaco, cueros finos y una nota predominante de pozo de café de puchero. Balsámicos, con aromas evolucionados de hoja de eucalipto y especiados tostados. Con la aireación en copa empieza a resurgir un aroma leve de frutillos del bosque en confitura ( frambuesas – moras – picotas ), siempre por debajo de los matices torrefactos. En boca es amplio, redondo, con buena estructura que aun mantiene sensaciones de fruta con hueso en la evolución. También se perciben especiados – tostados - café, notitas de hojarasca y cueros que también se perciben por una potente retronasal. Posgusto medio, un puntito secante, especiado,con algún recuerdo final de hierbas finas y licor de café. Buena complejidad que la botella hará crecer con el tiempo y que imagino ensamblará más esas notas torrefactas, muy finas, pero un poco prepotentes sobre el resto de los matices.

Color rojo cereza intenso con ribete granate pálido y destellos cobrizos ( empezando los tejas ), límpido y brillante. En nariz despliega sensaciones evolucionadas de frutas rojas maduras, aspectos de la serie especiada ( Clavo y Pimienta Negra ). Aparecen pequeñas sensaciones de oxidación ( como aldeheídos ), matices de hierbas aromáticas, de la serie anisada ( matalahuga ) y aspectos lácticos y balsámicos ( pino ). Todo con una intensidad media. En boca es agradable, rico, evolucionado, sin aristas, equilibrado, evolución donde aparecen sensaciones de fruta roja madura. Final con cierta astringencia secante de taninos maduros y recuerdos de regaliz.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar