Guímaro Finca Meixeman 2012

Vino Guímaro Finca Meixeman 2012

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
8,9
Calidad-precio:
9,3

Bodega: Guímaro (Pedro M Rodríguez Pérez)
D.O./Zona: D.O. Ribeira Sacra
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 14,00%
Varietales: Mencía 85% además de Caiño o Garnacha Negreda, procedentes de viñedos de alrededor de 70 años de edad
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Ha envejecido en barrica de roble francés entre 12 y 14 meses, después, antes del embotellado, se saca a un depósito donde decanta de forma natura

Varietales: Mencía 85% además de Caiño o Garnacha Negreda, procedentes de viñedos de alrededor de 70 años de edad

4 Opiniones de Guímaro Finca Meixeman

Visual_ Rojo granate de capa media y ribete granate. Limpio y brillante. Lagrima escasa, gruesa y lenta ligeramente coloreada.


Nariz_ Intensidad media. Fruta roja fresca, balsámico, pimientas, ligeros tostados y ahumados de barrica, con un fresco fondo vegetal de los raspones.


Bica_ En boca volumen medio, estructura media, buena acidez y taninos integrados y elegantes, ligeros apuntes vegetales. Media longitud con fruta y frescura.

Porque se ha pulido, con esas notas herbáceas del raspón menos presentes, pero con una gran frescura!

La nariz es un torrente de fruta roja madura, con notas ahumadas y minerales, balsámicos y mentolados, herbáceos más suaves, flores azules y blancas, frutos del bosque, tomillo y albahaca, tostados muy suaves, especias picantonas con algún toque dulzón. En nariz se nota un cambio más frutal y dejando los herbáceos de tener tanto protagonismo.

En boca mantiene una excelente acidez, una frutalidad tremenda, con esa fruta roja y frutos del bosque dando el do de pecho y una mineralidad que sigue siendo una buena pareja de baile con la que complementarse. Los tostados y herbáceos están ensamblados, dándole a la boca una buena complejidad y frescura. Hay cacao, regaliz, café, ahumados, notas de tomillo y albahaca, mentolados, especias picantonas y unos suaves toques dulces. El postgusto es flora y ahumado. 

Sigue creciendo y le queda cuerda para rato... Lástima que me haya pulido mis botellas :-(

Porque casi un año después sigue igual, con esos amargores del raspón, esa acidez tremenda, una frescura espectacular, un nervio, un crujiente en boca, una mineralidad, una fruta fresca, flores... buaaaahhhh.

Es que está aún en pañales, pero tremendo y me da que esta añada dará muuuuuuuuucho que hablar, porque lo que se está cociendo en estas botellas es un elixir de los dioses.

Viendo como están, me esperaré una temporada para abrir su Capeliños y Pombeiras, aunque me da que igual soy un poco golfo, jajajajaja

Gracias Pedro por obras de arte como este vino.

P.D.: no puntúo porque sería repetir la misma nota que la anterior cata.

Así que dos blancos suyos que he probado me han dejado un poco "frío", este tinto me dejó más bien fresco, con una sonrisa en la boca y las ganas de abrir otra de sus botellas!!!!

Aunque aún le falta por crecer, está disfrutable, teniendo ahora una grandísima frescura, fruta, acidez, mineralidad... tiene de to'!!!!

Visualmente en copa se desliza con un tono rojo picota y ribete morado, capa media-alta, más bien tirando a alta y una buena lágrima.

En nariz comienza un espectáculo, con fruta roja, flores, pizarra y piedra de río, balsámicos frescos, hierbabuena, pimienta, clavo, sotobosque... Naturaleza pura, como pasear por un bosque cerca de un río y coger una buena bocanada de aire.

Al llegar a la boca, es una fruta con un punto ácido, fresca, joven, con paso ligero, floral, mineral, con especias, balsámicos, frescura, pero sin aristas y una acidez y cuerpo que hacen que se le prevea un excelente porvenir.

Para beber a cubas!!!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar