Guímaro Finca Capeliños 2012
Vino Guímaro Finca Capeliños 2012
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
13,50%
Varietales:
Está elaborado con uva Mencía en un 85% además de Caiño, Sousón, Garnacha y otras.
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 30 a 49,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.4
/
97
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,3
Opiniones de Guímaro Finca Capeliños
OPINIONES
2

Porque te sigue llenando de amor, de cariño, de buena fruta, de mineralidad y una buena mencía.

Ha crecido en madurez en los aromas, con toda la fruta negra más compotada, con toque de fruta roja. La mineralidad y los ahumados siguen marcados, pero perfectamente entrelazados con al fruta, igual que sus tostados. Es como oler esa fruta en un bosque tras la lluvia, con esos aroma de tierra y madera húmeda, matorral, flores, balsámicos.... Es una delicia. Pero es que además encuentras unos lácteos que son suaves y le dan un toque goloso, esas flores que tras la lluvia empiezan su lucha por sobrevivir, con un toque marchito. Y las especias picantes deciden que quieren jugar también, con pimienta y nuez moscada.

En boca mantiene esa acidez y garra, con la mineralidad y la fruta yendo de la mano, caminando juntas y dejando unas grosellas por aquí, unas moras por allá, fresitas muy maduras en otro lado.... Delicioso, vibrante y placentero. Pero es que además te llega rápidamente una descarga de frescor con esas notas vegetales del raspón, las flores, los balsámicos y esas especias picantonas. Todo está perfectamente coordinado, haciendo que estés atento a captar más matices. Pero en lo que realmente debes centrarte es en disfrutar, porque es un vino largo, fiel a su tierra y a la dureza de sus viñedos, a los paisajes verdes y boscosos, a esa pizarra que tanto abunda. Y a una tierra que ama y respira vino.

 

Una maravilla uqe me tiene atrapado.

Creo que si sólo pusiera una palabra, el vino estaría definido: ESPECTACULAR

Y no es sólo por su nariz, su boca, el haber conocido al artista que hay detrás de este vino. Es una sensación que se te queda en el alma, en el recuerdo, en el paladar....

Su nariz ya es un canto al gozo profundo y soberano, con fruta negra, ahumados por un tubo, tostados y maderas muy suaves y totalmente integrados, tomillo y romero, cedro, bosque y tierra húmeda tras la lluvia, regaliz, cacao, rosas, ligeras especias orientales, lácteos también muy suaves, dejando todo el protagonismo a esa fruta, tremenda, crujiente, fresca... Buenos herbáceos y notas vegetales.

La boca ya es un lloro constante, gracias a esa entrada fresca, con un tanino rugoso, pero que le queda muy poco por pulirse, una acidez y mineralidad tremendas, un alcohol que ni se nota, regaliz, esa madera y tostados que le aportan un toque elegante, con cacao de fondo y ese suave toque lácteo. Hay "bosque" dentro del vino, con esa humedad, ese retronasal que se queda con esas notas de bosque húmedo. Hay especias picantes, notas vegetales... Todo está en una comunión tremenda, sin que haya notas discordantes y con una elegancia y finura tremendas.

Es largo, con una buena esrtuctura para aguantar unos cuantos años. Me queda otra botella y las ganas de pecar son muy grandes, pero intentaré resistirme.

TREMENDO VINAZO PEDRO!!!!!

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar