Opiniones de Guimaro Finca Capeliños
OPINIONES
4

Picota muy cubierto con destellos negros. Limpio y brillante.
Aromas intensos, conviene jarrearlo. Fruta negra, regaliz, cedro, barniz, bosque, humedad y piedras.
Boca estructurada, con buena frescura y un alcohol que deja repuntes cuando se calienta. Paso serio y elegante, lo que pasa es que echamos en falta algo más de sutilidad. Sabores primarios, donde predominan las moras y las ciruelas negras.
Final largo.
Un vino de corte moderno excelentemente elaborado. Aunque la acidez vertebra los 14.5º, no vemos la tipicidad por ningún sitio.

Apenas 6/8 barricas que se reparte entre este vino y El Pecado... de color picota violáceo cubierto, el vino muestra una nariz con notable profundidad, fresco, con suaves tostados, la expresión frutal más bien con fruta negra y algo de regaliz. En boca tiene buen ataque, marcados amargos, fresco, con muy buena acidez, expresivo y con materia. Textura algo terrosa. Bastante persistente y complejo. El 80% es mencía, en el 20% restante hay incluso variedades que no tienen identificada... El 40% de la uva se trabaja con raspón y el resto con uva entera pero sin raspón. Orientación sudoeste. Suelo con pizarra (xisto) a 2/3 metros de profundidad. Se cría en barricas de roble francés 12-14 meses.

Visual_ Rojo picota de capa media-alta y ribete granate con destellos violáceos. Limpio y brillante. lágrima abundante, fina y de caída ligera.

Nariz_ Buena intensidad. Domina la fruta roja fresca, caramelo de fresa, ciertos recuerdos lácticos, la crianza en un discreto lugar se adivina por recuerdos de especias dulce, muy balsámico y ligeramente mineral.

Boca_ Buen volumen en la entrada y en el paso, estructura media, taninos dulces aunque algo secantes todavía, se nota el raspón, cierta rusticidad y ligeramente amargo, muy buena acidez. Largo con esa fruta roja que no cansa y esas notas de raspón.

Añada nueva de este gran vino “hermano” de El Pecado.
Botella abierta con una media hora de antelación y sin decantar.

Color rojo picota con ribete entre violáceo y ligeramente morado, capa media-alta, lágrima densa que tiñe la copa.

En nariz tiene intensidad media-alta, aromas a fruta roja, notas florales y herbáceas, especiados, ligeros tostados, algún cacao.

En boca tiene fuerza pero es fino, elegante, el tanino tendrá que afinarse bastante, todavía agarra, acidez muy buena, mineralidad. Es ligeramente glicérico, se acaban notando los 14,5%. Es persistente, postgusto largo.

Es todavía pronto para saber hasta dónde llegará este vino pero desde luego que será lejos. Habrá que seguir su evolución.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar