Vivanco Reserva 2008

Vino Vivanco Reserva 2008

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
92
Puntuación Media:
8,4
Calidad-precio:
7,5

Bodega: Vivanco
D.O./Zona: D.O.Ca Rioja
País: España
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Varietales: 90% Tempranillo, 10% Graciano.
Precio aproximado: De 10 a 19,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Las uvas han sido vendimiadas a mano en pequeñas cajas, permaneciendo después 24 horas en cámara de frío después de su paso por la mesa de selección. La vendimia corresponde a mediados de octubre para la Tempranillo y finales del mismo mes en el Graciano. Cada variedad se vinifica por separado. Después de un suave estrujado, el mosto encuba por gravedad en pequeños tinos de roble francés donde fermenta y macera en contacto con los hollejos a una temperatura controlada de 30 ºC, recibiendo ligeros remontados durante 20 días. La fermentación maloláctica la ha realizado en tinos de roble francés. Posteriormente ha sido sometido a una crianza de 24 meses en barrica nueva y de segundo año de roble francés y americano. Finalmente, el vino se afina durante varios meses en tino de roble francés antes de pasar a botellero donde permaneció otros 24 meses.

Varietales: 90% Tempranillo, 10% Graciano.

55 Opiniones de Vivanco Reserva

Color rojo púrpura, ribete atejado, capa media, limpio, brillante, lágrima abundante.
En nariz con buena intensidad hay aromas de frutas rojas y negras muy maduras, licorosas, con buena presencia de tostados, especias (pimienta negra, canela), en menor tono hay aromas de flores del campo (hinojo), regaliz negra, minerales ligeros y ahumados.
En boca tiene buen cuerpo, buena presencia de fruta negra madura, buena acidez, equilibrada madera, bien estructurado, algo goloso. Buena persistencia.

Un vino bien hecho pero que le falta algo de personalidad

Apariencia externa: botella atractiva, etiqueta agradable y fuera de lo clásico

Visualmente un color picota oscuro con buenos reflejos. Capa media y ribete granate.

Al olfato el primer contacto se nos presenta intenso con un toque de alcohol que desaparece con el tiempo. La lágrima decora la copa de forma armoniosa.

En boca se nos muestra con un toque de pimienta y tabaco.Con un toque de acidez pero que no es desagradable. Redondo y con aromas que llenan. Las frutas son más intensas en boca que en la etapa olfativa.

Una opción Rioja recomendable.

Color grante oscuro, de cierta vivacidad, ribete más rojo.

Nariz que se expresa en forma de ahumados, caja de puros, ceniza. Fruta negra y roja a caballo entre el punto de sazón y notas compotadas en un fondo licoroso. Momentos más tarde acuden los balsámicos, polvo de cacao y especias dulces como la canela. Por último aparecen notas de cuero y marroquinería.

En boca es sabroso, con un protagonismo de la madera algo mayor de lo deseable, con unos taninos firmes, pero nobles. Hace gala de un paso de cuerpo medio, aromatizado por las notas de crianza y algo de licorosidad. En general presenta una buen trama y unas notas de despedida muy de la casa.

Buena presentación, caja y etiqueta con pintura de Juan Gris, predispone a un Rioja moderno, botella también novedosa que aporta valor antes de iniciar la cata.

De un rojo sangre tirando a amapola, de capa media y ribete teja.
Lágrima abundante que corona la copa.

En nariz me resulta un vino intenso, algo licoroso, aromas a tierra roja...curtidos,tabaco.

En boca resulta complejo, con un punto de acidez pero sin aristas

Vino completo y complejo, agradable al paladar, para consumir ahora o para guardarlo durante algún tiempo de muchos matices aromáticos y cromáticos.

Me ocurrio que llego la botella una semana después y en lugar de hacer la valoracion completa la ramifique en las tres fases de la cata, voy a ello.

Bonito color picota con ribetes atejados de media capa limpio y brillante abundante lágrima.

En nariz me resulta algo alcoholico mucha fruta madura con especias dulces, vainilla, canela y algo de cuero.

Después de olerlo no esperas un sabor tan aterciopelado y redondo, sin aristas goloso de beber, con acidez algo alta pero sin molestar, de corte clásico riojano y auténtica tipicidad lo encuentro muy rico, claro con un solomillo al roquefort que quieres.

Esta botella no me llegó en su momento y por eso no pude participar en al virtual, no obstante la bodega tuvo al gentileza de hacérmela llegar y tenía pendiente su cata.
Botella "Vivanco", no sé si tiene un nombre propio, cápsula y corcho de muy buena calidad, etiqueta con su punto moderno y contraetiqueta con información de varietales, crianza y referencia a la forma de la botella, que data de una original del s.XVIII.
Color rojo rubí, limpio, capa media-baja, menisco con tintes anaranjado, lágrima muy abundante y de muy lenta caída.
Nariz intensa: canela, fruta roja dulce, calvo, algún cárnico, confortable y elegante.
En boca muy bien equilibrado, envuelve el paladar y su posgusto es largo; por poner un pero un punto delgado.
Ha acompañado perfectamente una lubina al horno con patata y cebolla, para que luego digan que el tinto no es para el pescado...

La verdad es que el diseño rompedor de la botella incitaba a la curiosidad ¿sería un vino moderno? ¿un clásico moderno? ¿qué me quería decir?

Desde luego su color no era el de un vino de 6 años pero tampoco era el de uno de 2, tenía ese color rojo picota indefinido, que todavía mantiene tonalidades granatosas. Ese color que con tanta frecuencia encontramos últimamente.

En nariz, notas de humedad y frescura de fruta roja se escapan sin agitar, sin ni siquiera acercar la copa. Con más cercanía a afloran la fruta negra compotada, la canela y el almizcle. Con movimiento, lácteos, mantequilla y vainilla (leche merengada) espolvoreados con cacao en polvo. Con mayor oxigenación se ensamblan los aromas y aparecen unos elegantes cueros finos.

En boca es dual, fresco y cálido. Buena acidez envuelta en madera no muy pesada en forma de especias dulces (canela, vainilla) . Es amplio y carnoso, con un tanino protagonista pero amable. Sabores a caramelo duro y fruta roja

24 horas después se mantiene en plena forma deplegando quizás más calidez en forma de notas licorosas pero manteniendo una frescura balsámica de regaliz negro sobre fondo de canela.

Vino muy agradable de beber e interesante, que se disfruta al paladearlo y te divierte al analizarlo. Completo y redondo.

Botella muy original.

Color picota intenso, bastante cuerpo. Capa media alta, muy brillante y de color fresco. Poca lágrima, pero muy persistente.

Licoroso, aromas a licor de guindas. Aroma a madera, a caja de madera, agitándolo aparecen lácteos. Pimienta negra, conforme se va abriendo van apareciendo nuevos aromas, un vino muy complejo. Yogur de fresa o de frutas del bosque, algo así...
Potente, sabroso, bastante tánico, buena acidez. Con un paso bastante especiado.

Dentro de unos años estará mucho mejor, un vino para guardar y verlo evolucionar.

Color rojo cereza algo oscuro, ribete frambuesa tonalidad granatosa, capa media-alta, lágrima fina algo gordita rápida a momentos y lenta a otros (que raro pero es así) … notamos un poco de poso pero poco perceptible. Nariz de intensidad media, los tostados de la barrica predominan sobre el conjunto, a ratos surgen notas de fruta madura con recuerdos de fruta silvestre (fresita silvestre con pimienta sechuán -que cosas-), laurel en primer término, finas especias (volvemos con la sechuán), hierbas del monte con romero fresco, ligero apunte de cacao y resurgen los tostados con notas de madera algo quemada, suave toque de licor y cereza en sazón, hojarasca y ligero fondo de terruño húmedo. Aunque le falta algo de expresividad, se muestra bastante en línea con los vinos de reserva riojanos. Suave entrada en boca con una astringencia más marcada de lo que uno podría imaginarse y que resulta bastante secante, buen recorrido con nervio y de cuerpo algo denso, acidez correcta, los tostados muy marcados y aún por pulirse, taninos firmes y bastante rugosos, fruta bien madura y marcado predominio de las notas especiadas (más pimienta negra que roja como ocurría en nariz), notas balsámicas algo secas, notas amargosas que perduran y resultan del resurgir de la madera a medio recorrido y persiste hasta el final, bastante potente y a ratos difícil de apreciar los diferentes registros. En conjunto resulta muy diferente a nariz, te esperas que sea un vino tranquilo y resulta tener nervio y fuerza. Muy persistente, largo y resulta bastante duro al final.

Más info en: http://www.elvi.net/2014/10/07/dinastia-vivanco-reserva-2008/

Formato de botella exclusivo y pintura preciosa de Juan Gris en la etiqueta.
Color picota intenso, casi negro, con ribete rubí, capa alta.
Nariz de intensidad media, fruta roja y negra, alcohol. A medida que se disipan las notas licorosas aparecen tostados, balsámicos, vainilla y cueros.
En boca presenta buen cuerpo, tanicidad ligeramente marcada. Sabroso, con la fruta que va apareciendo, más negra que en nariz. Tostados, torrefactos, especias, regaliz. Vino de corte clásico, agradable, amargoso, con posgusto medio, a café negro.
Muy recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar