Blog de Verema.com

Septiembre, sienta mejor con Chardonnay

Empieza septiembre, y como cada principios de mes, dedicamos unas letras para recordar algunas de las principales características de una variedad de uva en concreto. En esta ocasión, vamos a dedicarle este artículo a la uva Chardonnay. 

Además, creo que es una buena excusa para servirnos una copita de vino blanco mientras leemos, sin demasiada complicación, algunas notas básicas, y por qué no, también algunas curiosidades mientras nos preparamos mentalmente para volver al trabajo. ¿O acaso no estás deseando volver a tu puesto de trabajo para comerte el mundo?

Septiembre Chardonnay

Septiembre es un mes de vendimias y de cambios. Llega (por fin) la vuelta al cole, y entre muchas otras cosas, el regreso a la cruda realidad para muchos de nosotros. ¡Se han terminado las vacaciones y todavía sigue haciendo mucho calor! ¿Es broma? Pero bueno, calma, y veamos el lado bueno que tiene septiembre, porque cada mes tiene algo bueno que ofrecer. Por ejemplo, en unos días, llegará el otoño, una época de transición, de lluvias (aunque a veces torrenciales) pero en definitiva, la vuelta a la normalidad está a la vuelta de la esquina. Así que para proponerse lo mejor, os sugiero que llenéis vuestras copas de un vino blanco de Chardonnay.

Intentemos ser discretos y elegantes al igual que la Chardonnay, y recibamos lo que nos depara este mes con la mejor sonrisa que tengamos. 

La posición de la Chardonnay en el mundo

Como muchos de vosotros ya sabéis, la variedad de uva Chardonnay es una variedad de uva blanca originaria del este de Francia, en concreto, de la zona de Borgoña. Si hacemos un poco más pequeño el círculo, os diré que su nacimiento tiene lugar en los alrededores de un pueblo llamado Chardonnay. ¡Sí, existe un lugar en el mundo con este nombre! ¿A qué sin ni siquiera verlo ya imaginas que el pueblo ha de ser bonito y pintoresco por defecto? ¿Verdad?

Pueblo Chardonnay Francia

La Chardonnay es discreta y elegante, digamos que sabe estar y mantiene su posición en el mundo entero gracias a su capacidad de adaptación y a que, con un buen conocimiento de sus necesidades, sabe dar a los enólogos y viticultores los mejores frutos y mostos.

En la actualidad, es una variedad de uva blanca que crece en en la gran mayoría de zonas vitícolas del mundo. Su poder de expansión y adaptación es tal que, en la actualidad, la Chardonnay es la segunda variedad de uva blanca más plantada en todo el mundo. ¿Qué cuál es la primera? La airén, sí, nuestra querida airén. Pero de ella, ya hablaremos otro día. Este mes no le quitemos protagonismo a la delicada Chardonnay.

En Borgoña es la variedad de uva predominante en la zona, y sus vinos, considerados de una altísima calidad son de los más cotizados. Muchos de ellos fermentados en barrica, alcanzan su máximo tras una larga crianza -bien en madera o en botella- para posteriormente sorprender al gran público con exuberantes aromas y una clase, que tan sólo los grandes vinos blancos de Borgoña son capaces de lograr.

En España podemos encontrar Chardonnay en multitud de Denominaciones de Origen, desde zonas muy próximas al nivel del mar, hasta otras más elevadas y frescas, siendo todas ellas unos buenos ejemplos de la grandísima adaptación que ha tenido esta variedad francesa en nuestro país.

Vendimia California Chardonnay

En Estados Unidos, en la década de los 80 y 90 la Chardonnay alcanzó su momento álgido, siendo en California la variedad más conocida y explotada del momento. Tanto que, el público norteamericano llegó a saturarse hasta límites insospechados dada la elevada oferta de vinos blancos elaborados con esta variedad. ¡Incluso surgió un movimiento llamado ABC! “Anything but Chardonnay” Lo que es lo mismo, “cualquier cosa menos chardonnay”. Curioso, ¿verdad? Pero bueno, una vez pasada esta triste época, la Chardonnay volvió a ocupar su lugar en el mundo demostrando una vez más sus mejores cualidades y capacidades dignas de una señorita.

La Chardonnay desde la viticultura

La gran extensión de la Chardonnay por el mundo se debe gracias a su fácil cultivo y excepcional adaptación a las condiciones climatológicas de diferentes terrenos y suelos. Una característica que tiene esta uva es que tiene una capacidad especial para poder reflejar las particularidades del terreno. De manera que, los matices que se pueden encontrar en los vinos de esta variedad, van a ser en todos los casos, muy particulares.

Dicho esto, ya que la Chardonnay la podemos encontrar plantada en muchísimas zonas del mundo, en función de las características del terreno podemos encontrar desde unas intensas notas tropicales hasta elegantes matices que recuerdan a la manzana, pasando por ricos y sutiles toques minerales. En definitiva, es una uva con una enorme diversidad de estilos.

La Chardonnay, por sí sola es capaz de dar una exuberante vegetación, por lo que requiere cierto control para poder dar una adecuada calidad. O sea, que la intervención humana se hace necesaria para atender este exceso de vigor. De hecho, necesita que los requerimientos de fósforo y nitrógeno sean altos y constantes para mantener sus funciones vitales al 100%.

Respecto a su brotación y maduración se comporta como una variedad temprana, y por ese mismo motivo se muestra muy sensible a las temidas heladas primaverales. Por lo que los viticultores se ponen especialmente nerviosos con el cuidado de la Chardonnay, sobre todo, en aquellas zonas donde la temperatura es más fría. Y puesto que es una variedad originaria de una zona fría, se dice que, cuando ésta se encuentra plantada en otras zonas más cálidas, cada 100 metros que asciende el viñedo respecto al nivel del mar,  equivale a una posición del viñedo de 100 Km más al norte. ¿Lo sabías?

Viñedo California Chardonnay

Como siempre, no todo son ventajas pues la Chardonnay pues también tiene sus puntos débiles, y éstos son el oídio, millerandage y el coulure, donde ella muestra una especial sensibilidad. No obstante, los viticultores encargados de velar por ella ya se encargan de poner en marcha sus mejores estratagemas para que los daños sean los mínimos.

Por otro lado, si nos ponemos delante de una cepa de Chardonnay, veremos que de los brazos cuelgan unos bonitos racimos, donde las bayas, pequeñas y redondas permiten la elaboración de mostos con una elevada acidez y, todo sea dicho, de una excelente calidad. La acidez y la finura de la uva Chardonnay son consideradas cualidades imprescindibles en la elaboración de los grandes borgoñas. Y además es una de las variedades, junto con la Pinot Noir y la  Pinot Meunier, con las que se elaboran los champagnes. Y éstos, necesitan de una elevada acidez para poder ofrecer una buena calidad.

¿Y cómo son los vinos de Chardonnay?

Resulta muy difícil describir cómo son los vinos elaborados con esta variedad, pues como hemos dicho antes, estamos ante una variedad que se adapta a los terrenos perfectamente y es capaz de transmitir al vino lo más profundo y típico del terruño donde se encuentran las cepas.

Copa de Chardonnay

Dicho esto, me llevaré la contraria a mí misma e intentaré reproducirlos lo mejor que pueda, dentro de un amplio marco generalista. Los vinos elaborados con esta variedad suelen ser finos, elegantes y con una gran aptitud para la crianza en barrica. Son capaces de aguantar muy bien la crianza llegando a crear vinos muy aromáticos, con una boca larga y untuosa, complejos y con una buena estructura.

Se podrá estar más o menos de acuerdo, aquí simplemente dejo mi experiencia y opinión. Así que si dejáis vuestras impresiones sobre esta variedad, intentaremos ampliar entre todos el inmenso, e infinito, marco de las sensaciones que produce el vino en cada paladar. 

Y dicho esto, espero que disfrutéis como nadie de vuestra copa de vino y que saquéis lo mejor de este mes para que seáis un poco más felices. ¡Salud!


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar