Blog de Verema.com

Bodegas Campillo: un sueño hecho realidad

Empezaba el primer Encuentro de Foreros del año 2015 y se palpaba en el ambiente las ganas de beber el mejor vino en la mejor compañía.

A la preciosa entrada de Bodegas Campillo nos recibe Elena Larrea, responsable de Márketing del Grupo Faustino quien nos da la bienvenida a la bodega y al 1er Encuentro de Foreros del 2015. Pasa el testigo a Roberto Puras, encargado de Relaciones Públicas de Bodegas Campillo y encargado de transmitirnos la pasión que vuelcan a la hora de hacer el vino y el concepto innovador y pionero de la bodega desde sus inicios hace 25 años. No debemos olvidar que esta visita se enmarcaba en la celebración del 25 Aniversario de Bodegas Campillo.

La visita estaría estructurada en tres fases:

  1. Paso por los diferentes puntos de envejecimiento del vino.
  2. Cata de barrica
  3. Desafío Campillo: Cata a ciegas

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo
Foreros accediendo al edificio principal de Bodegas Campillo

Pero antes de pasar al interior, Roberto nos hablaría del...

El sueño

Bodegas Campillo es una bodega que surge de un sueño de Julio Faustino Martínez, fundador del grupo Faustino y propietario de la bodega. Lo que tenía en mente era, hace 25 años, un concepto muy innovador en La Rioja: la construcción de la bodega dentro de un gran viñedo, el conocido como Concepto Château. Esto era algo complicado de llevar a cabo porque en Rioja los viñedos son pequeños y generalmente, de propiedad familiar por lo que si una familia tiene 8 hijos ha de dividir el viñedo en 8 partes iguales,-no puede dejar a uno más que a otro- y así sucesivamente.

Julio elige una parcela de la que era propietario desde1978. Comprobó la calidad de la uva, que era excelente, y empezó las negociaciones con los propietarios de las parcelas adyacentes con el propósito de evaluar la calidad de su uva y si era de semejante nivel, poder ensanchar los límites de su viñedo.

De esta manera, gradualmente, en el año 1988 consigue reunir 25 Ha. alrededor del punto donde nos encontrábamos que posteriormente se ampliarían hasta llegar a las 50 Ha. en el entorno de la localidad de Laguardia. Es precisamente en ese año 1988 en el que se plantea en firme la construcción del edificio que estábamos a punto de visitar.

Se llama al arquitecto Aurelio Ibarrondo Fraguela, arquitecto español -no había necesidad de salir fuera- que diseñó una bodega práctica y funcional pero estéticamente muy atractiva. Consta de 2 edificios, uno en el que se llevan a cabo las fermentaciones y el otro, el edificio principal donde nos encontrábamos, y cuya función es la de servir de sede social y espacio para la crianza y el envejecimiento del vino. Ambos edificios están conectados a través de tuberías subterráneas.

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo
Vista del viñedo que rodea a la bodega desde el interior

http://s3-eu-west-1.amazonaws.com/verema/images/valoraciones/0015/5918/campillo-vi%C3%B1edo-desde-dentro.jpg?1436445039
Detalle de la viña que rodea la bodega

Dentro del edificio principal

La idea a la hora de diseñar la bodega es poder enseñar cuanto más, mejor, por este motivo, las zonas de paso están dotadas de ventanas que permiten mostrar el trabajo que se está llevando a cabo en las diferentes zonas sin necesidad de interrumpirlo (embotellado, etiquetado, depósitos de recepción y ensamblaje...) Todo está conectado por tuberías a través de las cuales se recibe el vino elaborado del edificio anexo, pasa a los depósitos, tras ellos a las barricas y finalmente a las líneas de embotellado y etiquetado.

Hay una zona dedicada al envejecimiento en la planta sótano y en la parte superior se encuentra el área de oficinas, comedor, sala de reuniones, salas de cata. La parte soterrada de la bodega está escavada a unos 5 m. para conseguir una temperatura y unas condiciones de humedad óptimas para la crianza del vino. En la primera planta hay un espacio para producto terminado y envejecimiento en barricas que están unidas con las partes soterradas de la bodega. La zona inferior está equipada con unos ventiladores que empujan esas condiciones de temperatura y humedad hacia la zona alta, de esa manera se consigue evitar el uso constante de refrigeración que secaría en exceso el ambiente; esto no quiere decir que no se utilice la refrigeración, pero únicamente se hace cuando es estrictamente necesario. La escalera de caracol central funciona como eje de simetría del edificio y marca el orden y la funcionalidad de los distintos espacios.

Accedemos en primer lugar a la sala de barricas ubicada en la primera planta y muy pronto percibimos el agradable aroma de la barrica joven porque las barricas que reposan en esa planta suelen tener menos de 2 años:

Tenemos barricas de hasta 5 y 6 años. En el 6º año ya las vamos retirando.

En Bodegas Campillo se ha querido respetar al máximo la tradición estética de las bodegas de antaño. Se siguen acuñando las barricas y se siguen apilando de forma tradicional, con cuñas de madera. Cuentan con un parque total de 12.000 barricas, 1.200 de ellas están ubicadas en esa primera sala cuyo origen es 40% francés y 60% americano. La barrica es un elemento fundamental:

Lo que caracteriza a los vinos de Bodegas Campillo es un envejecimiento largo en barrica. Vamos más allá de los tiempos mínimos marcados por el Consejo Regulador, el vino evoluciona más en color, adquiere más estructura y tanicidad y será necesario un proceso posterior en botella muy prolongado.

Aurelio Ibarrondo se documentó mucho sobre el proceso del vino, su historia y su cultura. Gracias a ello diseñó un cerramiento espectacular para esa sala basándose en el casco de un barco pero dado la vuelta; su objetivo: recrear ese primer lugar donde cuenta la leyenda que el vino empezaba a envejecer bien en barril, los barcos que lo trasladaban al Nuevo Mundo, reproduciendo también las condiciones que se encuentran dentro de un barco. En este magnífico escenario ha servido también como sede para eventos especiales como la entrega de los Premios Best Of del Turismo del Vino 2014, presentaciones de vinos, el aniversario de la colocación de la primera piedra...

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo
Espectacular cerramiento que recrea el casco de un barco a la inversa

El Botellero desde arriba y el Campillo Finca Cuesta Clara

Mientras proseguíamos por los pasillos pasamos por la zona del Mirador en cuya parte central se encuentra un impresionante Botellero con salas de barricas adyacentes y conectadas, para de nuevo, conseguir que la corriente de aire que fluye entre todas las salas ayude a mantener la temperatura y la humedad. Otro aspecto importantísimo a controlar es la iluminación, las luces se van apagando y encendiendo según las necesidades de trabajo para que no aumente la temperatura. Las botellas están colocadas según el tipo de vino, los códigos identifican las botellas pues están todavía sin etiquetar.

En el año 1995 se hizo una ampliación de la bodega para poder acoger 2 vinos nuevos: el Reserva Especial, vino al que se empieza a incorporar el ensamblaje de distintas variedades de uva como la graciano y una variedad experimental, y una partida del Campillo Finca Cuesta Clara, un vino elaborado con una de las cepas más antiguas de la región: la tempranillo peludo. Se trata de una variedad prácticamente extinguida en Rioja y cuya peculiaridad reside en la lanosidad que aparece en las hojas basales y que produce un grano de pequeño tamaño, con mayor concentración de color y de polifenoles pero que da muy poca cantidad, estamos hablando de cepas de más de 90 años con una produccion por hectárea de 1.000-1.200 kg.

Es una viña para románticos. Una viña que da bajo rendimiento pero que tiene una gran personalidad.

Este vino se elabora en muy contadas ocasiones, sólo cuando existe una muy buena relación entre calidad y cantidad: 5.000-6.000 botellas. Las dos últimas añadas en que se ha elaborado han sido la 2005 y la 2008. Por todo lo explicado anteriormente y aunque su nombe es Campillo Finca Cuesta Clara también se le conoce como El Raro.

Es un vino con mucha potencia aromática pero muy pulido en boca, características que lo hacen muy demandado por la restauración porque es ideal para los menús degustación. Es una joya que tenemos aquí, un capricho, como lo es la propia bodega.

Bodegas Campillo tiene una producción total de entre 600-700.000 botellas de vino al año si se elaboran las 8 referencias. En caso contrario, se bajaría a la mitad de estas cifras. Su área de viñedo está compuesta por 50 Ha. en Laguardia, más 25 Ha. en la zona de la Sierra de Cantabria. Un 30% del viñedo corresponde a viticultores de confianza.

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo
Mirador con vistas a uno de los botelleros de Bodegas Campillo. Sobran las palabras.

Barricas, El Niño de Campillo y la larga crianza.

Seguimos caminando y al poco, Roberto Puras nos pide que nos paremos unos instantes ante uno de los miradores:

En esta sala hay mucha barrica nueva porque es donde se está criando nuestro vino El Niño de Campillo. El NIño es un vino "joven" pero estando Bodegas Campillo especializados en vinos de larga crianza no podíamos hacer un "joven" al uso, teníamos que hacer un "joven" pero con la estructura y la personalidad de un vino envejecido. Lleva 7 meses de crianza en barrica nueva de roble americano, compramos barricas nuevas todos los años para poder realizar ese proceso.

También adquieren barricas de roble francés nuevas todos los años donde se realiza la fermentación del vino blanco, cenaríamos posteriormente con él. Es un vino que pasa por un proceso de maceración en frío y que luego realiza la fermentación alcohólica en las barricas antes mencionadas más un periodo de maceración con lías durante 41 días.

Los vinos tintos-crianza realizan la fermentación maloláctica en depósitos, y los reserva y gran reserva en barrica, efectuando trasiegos cada 5 meses durante los 2 primeros años; posteriormente se van espaciando más estos trasiegos una de cuyas funciones es la del filtrado de sedimentos.

El vino de Bodegas Campillo que envejece durante más tiempo en barrica es el Campillo Gran Reserva que se cría en roble durante 30 meses y sale al mercado a los 10 años por lo que el que está ahora mismo en el mercado es el 2004.

Actualmente cuentan con un parque de barricas de casi 12.000 unidades.

La especialización de Bodegas Campillo en la elaboración de vinos de larga crianza y el hecho de que no elabore vino todos los años, hace que el proyecto sólo pueda ser viable gracias a pertenecer a un grupo bodeguero como es el Grupo Faustino.

Rafael Martínez enólogo, director técnico del Grupo Faustino y vinculado al grupo desde hace 34 años, explica:

Durante los primeros 5-10 años no se ganaba dinero con esta bodega, era todo gastos. Mi jefe no tenía en principio la intención de ganar dinero aquí ¡Ahora sí!

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo
Entrada al impresionante Botellero de Bodegas Campillo

Dentro del Botellero

Me vais a permitir que por una vez no trate de describir con palabras la sensación sobrecogedora que nos invadió al entrar en este soberbio espacio, me remito a la imagen que precede este texto y estoy convencida que os hacéis a la idea...

Este primer corredor corresponde a uno de los pasillos de Reservas en el que las botellas están colocadas a 2 alturas, simulando una especie de gran librería. En cada uno de ellos caben 2.400 botellas a excepción de los dos primeros que tienen capacidad para 3.200 botellas cada uno. Todo el cerramiento de todas las botellas de Bodegas Campillo se hace exclusivamente con corcho natural.

Aquí las botellas reposan durante largo tiempo... Por ejemplo, el vino Gran Reserva que se criaba durante 30 meses en barrica, luego duerme en el botellero ¡nada menos que 7 años!

Hacemos un envejecimiento en botella tan sumamente largo para asegurarnos de que lo que estamos sacando al mercado es un producto ya listo, un producto que se puede disfrutar ya. No es necesario que reservemos ese vino en casa, además en muchas ocasiones no lo podemos hacer en las condiciones adecuadas. Nosotros hemos partido con la idea de sacar el vino presente, no vender el vino futuro.

Siguiendo esta línea y atendiendo las necesidades de restaurantes, vinotecas, etc. fueron una de los primeros en ofrecer el servicio de botellero privado, para que cualquier persona pudiera guardar su vino en bodega, en las mejores condiciones, y sin peligro de una mala evolución. Nos paramos delante de uno en concreto que tiene un significado especial para Bodegas Campillo, el del Museo Guggenheim de Bilbao. Roberto Puras nos cuenta su historia:

Bodegas Campillo tiene una estrecha relación con el Museo Guggenheim de Bilbao.

En un principio no se iba a instalar en España, ni mucho menos en Bilbao, pero la situación de corrupción generalizada que había en la Italia de los años 90 les hizo desechar su destino inicial que era Venecia, no querían ver su nombre asociado a ella. En Madrid no lo quisieron porque no querían competencia con los museos ya existentes. Justamente en esa época, en Bilbao había un proyecto muy importante para rehabilitar toda la zona de La Ría. Además Bilbao contaba con una baza muy importante y es lo bien comunicado que está, como debe estarlo toda ciudad industrial (por carretera, ferrocarril, barco, avión...)

Entonces planearon presentarles un símil San Francisco-Napa Valley con Bilbao-La Rioja. Les recogieron en Bilbao e inmediatamente los llevaron a Vitoria y de allí a La Rioja. En aquellos días la única bodega que reunía las características para dar acogida a un evento de este calibre era Bodegas Campillo, así que aquí se llevaron cabo las negociaciones entre las dos partes y de aquí salió el acuerdo final, Bilbao fue elegida sede del Museo Guggenheim y sus representantes ¡no habían pisado Bilbao nada más que en el aeropuerto!

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo
Foreros y botelleros privados

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo
Botellero privado de la Fundación Guggenheim Nueva York

 

El vino que regó la inauguración del Museo Guggenheim en 1997 fue, por supuesto, un vino de Bodegas Campillo, Campillo Gran Reserva 1989, y desde entonces tienen aquí su botellero particular.

Obviamente este tipo de instalaciones acarrean un mayor trabajo y necesidad de personal que si el mismo número de botellas se almacenaran en jaulones, además impide el crecimiento de la bodega como empresa porque tienes el espacio físico muy limitado. Pero es que en Bodegas Campillo siempre han querido hacer una edición limitada de vino para que las botellas de vino de Campillo siempre lleven una numeración, se sepa siempre que número de botella es.

Además:

Lo que querían tanto Don Julio como Aurelio el arquitecto, era que cuando alguien visitara Bodegas Campillo se llevara la imagen del botellero tan marcada para que el día de mañana, cuando se encuentre con una botella de Bodegas Campillo en el mercado se acuerde de donde ha estado esa botella. Es decir, crear un recuerdo en su memoria para toda la vida ¡Eso es impagable!

Cata de barrica

Seguimos avanzando por el botellero y llegamos a una zona mixta, botellas (magnums de Finca Cuesta Clara y botelleros privados) y barricas (Reserva Especial y Finca Cuesta Clara). A partir de este momento Roberto Puras le pasa el testigo a Rafael Martínez quien nos guiaría a través de esta interesante cata. El vino había sido previamente extraído de las barricas y primorosamente colocado en decantadores encima de una mesa vestida para la ocasión.

Vamos a hacer una cata de un vino de la cosecha 2012. La uva mayoritaria que tenemos aquí -más del noventa y tantos por ciento- es uva tempranillo. Se utiliza al 100% en el crianza y en el reserva, y solamente añadimos otras uvas -principalmente la graciano- para vinos que son un poco especiales, como son el Reserva Especial o el Gran Reserva. Otras variedades como el tempranillo peludo se utilizan de manera puntual.

El vino lleva 16,5 meses en madera y en principio su destino es un vino de reserva porque el Crianza 2012 está ya envejeciendo en botella. Quiero enfatizar "en principio" porque no todos los años elaboran reserva y gran reserva, dependerá totalmente de su evolución en barrica.

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo

El mínimo de meses que tiene que pasar un vino de crianza en Rioja -según el Consejo Regulador- es de 12 meses. En Bodegas Campillo superan este plazo con creces envejeciendo en barrica entre 16-18 meses -depende del año- y antes de salir al mercado pasa un mínimo de 8-10 meses de reposo en botella.

Queremos que quede totalmente asentado y que al consumidor le llegue en condiciones óptimas. Para mí la botella es fundamental, consigue domar unos taninos que al principio podían resultar un tanto recios y un poco astringentes, ásperos.

Eligen el nivel de tostado de la barrica en función de la potencia del vino, rasgo que va ligado a la añada. Cuando en una añada determinada el vino tiene excesivo cuerpo, se muestra más agresivo, se le da unos tostados más altos. Si el vino es débil, tiene poca estructura, poco extracto, unos tostados altos harían que la barrica se comiera al vino:

Hay que conjugar el año con el tostado de la barrica para que ni se coma el vino a la barrica pero sobre todo, para que la barrica no se coma al vino.

También va a depender del tipo de vino. Por ejemplo, para el vino blanco fermentado en barrica utilizan un tostado más ligero.

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo

Otra ventaja del largo tiempo que el vino permanece en las barricas es que seproduce un decantado natural gracias a las extremas temperaturas a las que se llega durante el invierno en Laguardia, la diferencia con Logroño puede ser de hasta 9º C. El vino crianza, el rosado y el blanco, al pasar por un periodo de crianza más corto sí los clarifican un poco.

La cata

Este vino todavía mantiene algunos aromas primarios de la uva pero lo que se observa con mayor claridad son los taninos de la barrica. Es un vino con bastante color y cuerpo. Se encuentra todavía en un proceso intermedio de crianza en el que lógicamente el tanino está todavía marcado con cierta aspereza en boca, pero muestra muy buenas maneras y tiene un sabor pleno y muy disfrutable.

*****

El Botellero Histórico

Terminando la visita nos dirigimos a la zona de los grandes reservas. Son espacios más pequeños porque la producción es lógicamente menor, estamos hablando de entre 60.000 y 70.000 botellas. Queda muy poquito de la cosecha 2004 que es la que está en el mercado en la actualidad, porque está prácticamente agotado; hay 2005, que saldrá a la venta dentro de un año y los futuros 2010.

Nuestro destino es el botellero histórico al que se accede por cualquiera de los dos pasillos que surgen de la escalera de caracol central en virtud de la simetría con la que se diseñó la bodega.

Aquí reposan botellas que van desde la cosecha de 1978, primer año en el que se empezó a elaborar con la finca. Del 78 se pasa directamente a la cosecha del 94, faltando dos años muy importantes en Rioja, el 82 y el 89, Roberto nos comenta que el 82 se agotó hace 5 años y el 89 hace 5 meses.

Otras de las joyas guardadas aquí es el vino que llaman "reserva familiar". Es un vino que no está a la venta sino que sólo se utiliza para ocasiones especiales en bodega.

La preciosa sala en la que se encuentra el botellero histórico fue diseñada por el arquitecto como sala de catas y equipada al efecto, pero en palabras del propio Roberto, se olvidó de algo fundamental:

Que aquí hace un frío que pela... Además hay muy poca luz.

La mesa de cata tiene su propia historia pues existía antes de la bodega. Es una mesa que se encontraba en la sala de juntas de Bodegas Faustino y sobre ella se trazaron los proyectos de Bodegas Campillo. El dibujo original fue inspirado por el diseño de esta mesa y por ello fue trasladada a esta sala en cuanto estuvo construida.


Mesa de cata de Bodegas Campillo y antigua mesa de la sala de juntas del Grupo Faustino

El Desafío Campillo

En la luminosa sala acristalada donde tuvo lugar la recepción inicial nos esperaban varias mesas redondas vestidas con manteles, escupideras, fichas de vino en blanco y bolígrafos. El reto era adivinar el orden correcto en el que se presentaban los 4 vinos de Bodegas Campillo que se mostraban en la mesa del jurado:

  • Campillo Crianza 2011: 100% Tempranillo con 16 meses en barrica de roble americano y 8-9 meses en botella antes del etiquetado.
  • Campillo Reserva 2008: 100% Tempranillo. Vendimia en pequeños remolques, 22 meses en barrica de roble americano y en botella desde el año 2011.
  • Campillo Gran Reserva 2004: Tempranillo y un pequeño porcentaje de graciano. Vendimia en cajas pequeñas, fermentación en depósitos pequeños y envejecimiento en roble francés durante 26-27 meses y 5 años en botella antes de etiquetar.
  • Campillo Reserva Especial 2008: Tempranillo un pequeño porcentaje de graciano. Vendimia en cajas pequeñas, fermentación en depósitos pequeños y envejecimiento en roble francés durante 22 meses y 4 años en botella antes de etiquetar. Este vino tiene un 5% de la denominada "variedad experimental"*

El premio: 1 botella de 5 lt. de Campillo Reserva.

De entre la treintena de participantes, tan sólo uno fue capaz de dar con el orden correcto ¡Enhorabuena Roberto! Debo decir en mi descargo, si se me permite, quel Gran Reserva 2004 estaba hecho un chaval, ni de broma le habría dado los 11 años de vida, ni en color, ni en aromas, ni en sabor.

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo
Foreros devanándose las neuronas

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo
Vinos destapados

Conclusión, cena y despedida

Después de asumir con gallardía y buen humor nuestra falta de pericia subimos al comedor que se encontraba en la planta superior del edificio principal. Como no podía ser de otra manera, accedemos a otro espacio lleno de encanto, con amplios ventanales que nos regalan con excepcionales vistas al viñedo.

El menú que nos ofrecieron fue un homenaje a la cocina tradicional

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo

Comentar antes de terminar que con el excelente BFB se vuelve a las elaboraciones de antaño pues históricamente el vino blanco en Rioja siempre tenía barrica, el blanco joven y sin crianza es un concepto bastante reciente. Se cría sobre sus lías en barrica con battonage para mantenerlas en suspensión.

Y con este fin de fiesta pongo punto final a nuestra visita a esta preciosidad de bodega. Espero haber sabido transmitiros el encanto tan especial que exuda por cada metro de pasillo, de botellero, de barrica...

Encuentro de Foreros Rioja 2015: Bodegas Campillo

*En Rioja se permitió la experimentación con la variedad cabernet sauvignon en la década de los ochenta del siglo pasado por lo que varias bodegas la plantaron con el fin de que fuera autorizada como variedad oficial. Después de evaluar las diferentes experimentaciones, el Consejo Regulador decidió no autorizarla, por eso no se puede incluir su nombre en la etiqueta.

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar