Malditos Camaradas

Agosto tierra de blancos

Fragmento de Javier Pagola (Serigrafia de Javier Cebrián)

 De todos los dias de la historia de los vinos en la que uno anda sumergido se pueden extraer recuerdos con sus nombres de blancos que han pasado o algunos andan todavía dando de beber al sediento.

Pongo algunos nombres en este homenaje: Torres Filoso, Viña Godeval, Xipella Blanc de Blancs, Viña Morejona y otros más que andarán por esas viñas y bodegas.

 

 Los recuerdos del vino vienen con la inspiración: barricas enarcadas con flejes y cercos de sabina, o laurel que tambien lo comentaban los almacenistas, y venian viajeros que train las maderas de quejigo y cerezo. Total, digamos, un vaso de vino bien cubierto y tapado con el pan del dia, una loncha de tocino o la lasquita de salmón.

 

 

 Picarana 2010 de Bodega Marañones un albillo a rabiar.

Seco, con nervio, la riqueza aromática la marca un poco el pomelo con flores blancas y boj. Muy bonito perfil que se deja cubrir con un bello amarillo brillante. El vino es expresivo con delicadeza y pureza, conservando al mismo tiempo una determinada simplicidad. Tiene una trama mineral que le otorga una innegable personalidad. Es distinguido y con un bonito equilibrio y deja al final una ligera tensión. Las frutas blancas, sin duda. La boca es especialmente pura en su expresión, rica y potente, una fruta activa con una estructura de sabores elegante. Es armonioso, un vino donde todo parece estar en su lugar.

Para mí se marida muy bien con la uva de actividad cítrica compleja y algo melosa como la albariño. Y así es.

 

 

 Cepas Vellas Do Ferreiro 2005 de Bodegas Gerardo Mendez, a tope este vino. Es impresionista, salta de lo lineal a la multifrecuencia de sensaciones. Aromático y atractivo. Frescura ácida. Vigor y estructura.

Es como un láser de limón y pomelo, agita la columna del vino y deja notas de fuel ligero. Muy bonito. Buen equilibrio, la trama ácida, el rastro mineral está bien presente, muy bien integrado.

En boca la estructura es fina, llena de volumen y fruta. Final largo y puro.

Buen año y buen recorrido. Quedaba el toque final de este maridaje. Una sensación nueva, entre mieles aireadas y ciertos toques de fruta muy veraniega.

 

 

 

 

 Reserve Personnelle Pinot Gris 2002 de Trimbach es la añada fantástica en Alsacia, de referencia excepcional.

Color de años, elegante y seductor con notas dulzonas en nariz, lleno de aromas. Preciosa nariz de frutas amarillas y notas florales. Soberbio equilibrio en el paladar y con estructura elegante, noble. Fruta encantadora con suave textura. El final es largo, voluminoso, redondo y de enorme persistencia. Dura 3 dias el vino sin problemas. Encuentras en nariz desde fruta amarilla y exótica a los aromas florales y notas de especias dulces. El sabor de piña, el albaricoque y melocotón y su acidez es la banda sonora de este vino, enormemente atractivo,casi perfecto. Muy bien estos añitos de espera.

 

Una pequeña tormenta de arena (merlot rosado), rollitos de verduras y sorbete de pepino y quark.

 

Tenteniguada "classics".


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar