Malditos Camaradas

Los cuentos del riesling, placeres en ruta y diversas anotaciones.


  

 La rocambolesca filigrana de Pfalz, la contundencia exquisita de los vinos de Nahe, el perfume de los vinos de Forst entre los viñedos de Kirchenstuck, Pechstein, la soleada tibieza de Grainhübel en Deidesheim, el vino en jarritas, la altura gótica de los vinos en Gimmeldingen...Tienes que dejar el costado del Brücke y pasar las colinas extensas de Hermannshöhle.

 

 

 El elocuente despliegue aromático de los vinos de Apotheke, los de Leiwener Laurentiuslay, la aristocracia de Rheingau.... Rüdesheimer, Oestrich Doosberg, Domdechaney, Winkel, Berg Roseneck, Kiedrich Gräfenberg...

Los vinos son compañeros de viaje. El itinerario te lo marcan los sentidos y solo es cuestión de dejarte llevar. Es como un ensayo sobre la maqueta de la vida con la cámara de video en mano, si tienes un estilo, es decir, un sistema preciso de recursos expresivos que te permitan transmitir esa visión tuya al papel, al rincón de intimidades que albergan tus emociones con el vino (los vinos), entonces estamos ante la gran ocasión que todos esperamos, el espectáculo del placer.

 

  En el camino de las bodegas te asalta un recuerdo, el dia que compraste un perfume en el mostrador de aquel localcito con aires de penumbras románticas, claros y oscuros de perfumes lejanos, pinturas en las paredes de personajes que en alguna ocasión has reconocido, mil artilugios sobre las estanterias y unas cortinas al fondo que un gato gris araña o trata de escalar...y el hábil e ingenioso perfumista realiza pruebas con su preciada nariz y tu no quieres que tus debilidades masculinas exterioricen el superlativo impulso que esa delicada fragancia te causa en la mente, obligándote a un gesto que recuerda la caña de mimbre sobre el agua, más tímido que humilde, temblando al percibir los sabores de la piña, la grosella negra o como un brusco toque de ron y miel que te transmite lo punzante de otros recuerdos que están entre lo sexy de ciertas piedras bálticas o las flores de lavanda, todo tan seductor que se duerme entre el sándalo y la suave caricia de miel de mil libaciones. Los recuerdos de olivos y algo de la piel corteza del brioche sobre aquel detallado vino con algun añito encima y notas de madreselva, los cítricos atizando los labios y dejando huellas de calidad sorprendente.

Auslese Kiedrich Klosterberg y 3 vinos mas se sumaron a lo que vendría sobre la pacífica capa del trocken Steinberger un vino del Kloster, mágico. Puede ser tinto o blanco, sin duda es un vino de gusto y de estilo escrupuloso; el ágape del medio dia fueron delikatessen de la charcuteria alemana pero tambien se adornó algo con el pinot noir de Berg, una joya de la Borgoña de este lado, digan lo que digan los cartógrafos. No hay precipitación en ninguno de sus matices y notas, lo cual es ya una referencia.

Y el Nonnenberg de Breuer se podia oler desde lo alto de mi postura, la vertical del caballo troyano sin garnachitas y limón. Amen de unas delicadas notas que nos dió el Berg Schlossberg apoyados en una mesa de espacio público con el Rin enfrente y viñedos mirando al sur. La calle transcurre tranquila y la rutina es productiva. Hay sol y sonrisas.

               El perfumista cierra el pequeño recipiente y lo envuelve en un manto de terciopelo verde con una lazo de oro fino. El perfume es la esencia de cada uno, es la idea que sugiere el perfeccionista, entregándote el maravilloso obsequio.

Una copa se queda vacia sobre la mesa cubierta con un bello centro de rosas rojas bermellón. Espíritu y personalidad. Cedro y jazmin un poco de emoción sobre el final que deja el largo trago.

Incluso a veces cuando uno se sustrae a ciertas ambigüedades que puede el vino mostrar en su estado de ofrecimiento es notable el acabado final, el toque vivo, la sutilidad y el delicioso final. Una campanada de flores.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar