Blog de Jordi Melendo

Cenas con los Bodegueros


El pasado martes organicé en el Monvínic la primera edición de las “Cenas con los Bodegueros”, con el fin de acercar más a elaboradores de vinon. En esta ocasión participaron Carlos Esteva, de Can Ràfols dels Caus, Paco Retamero, de Descalzos Viejos, Pelayo de la Mata, Marqués de Vargas, Miquel Compte, en representación de Christopher Cannan, de Clos Figueras y Pedro Doménech y Antonio García, de DG Viticultors.


Como copa de bienvenida ofrecí el Champagne Philippe Gonet “Cuvée Jordi Melendo. Se trataba de la segunda tirada que sale al mercado, que corresponde a un “assemblage” de las cosechas 2005 y 2006.



Después de presentar el acto fui presentado a cada uno de los bodegueros participantes y lo hice utilizando un adjetivo que creo común entre el creador del vino y su producto.



A Carlos Esteva, propietario de Can Ràfols dels Caus, una de las bodegas más emblemáticas del Penedès, lo definí como auténtico, ya que representa al “vigneron” comprometido con su tierra, sus viñas y sus vinos. Carlos Esteva presentó su vino La Calma 2006, elaborado con la variedad chenin blanc, y destacó las originales características de los vinos del “terroir” del Macizo del Garraf. A continuación el sumiller del Monvínic, César Cánovas, presentó el plato que acompañaba al citado vino, en este caso una cigala con espuma de turrón y explico a los asistentes la armonía entre el vino y el plato.



Seguidamente presenté al arquitecto Paco Retamero, propietario de la bodega Descalzos Viejos, situada en Ronda, dentro de la DO Sierras de Málaga, cuyas instalaciones se encuentran en un antiguo convento trinitario con más de 500 años, de quien destaco la sensibilidad por el arte y el buen gusto. Retamero presentó el vino DV Conarte 2006, elaborado con petit verdot, syrah, cabernet sauvignon y merlot, el cual acompañó un bonito con reducción de vinagre.



El siguiente bodeguero fue Pelayo de la Mata, Marqués de Vargas, con su vino Marqués de Vargas Reserva Privada 2005. Para presentar a Pelayo de la Mata utilicé la palabra cercanía, esta actitud del Marqués de Vargas que también se refleja en su vino. El Marqués de Vargas Reserva Privada 2005 está elaborado principalmente con tempranillo, con aportaciones de mazuelo y garnacha, entre otras, y tiene una crianza de 23 meses en barricas nuevas de roble ruso, fabricadas por Seguin Moreau. El maridaje elegido por los responsables de Monvínic para disfrutar este vino fue una carrillera de ternera.



Miquel Compte presentó el Clos Figueres 2005, de la bodega Clos Figueras del Priorat, cuyo propietario Christopher Cannan no pudo asistir por encontrarse ese mismo día presentado su vino en Toronto. Al hablar de Christopher Cannan, me referí a la elegancia, una elegancia que los asistentes pudieron constatar en este vino, que obtuvo 96 puntos por parte de Robert Parker y que está considerado como una de las mejores expresiones del Priorat. Este vino se disfrutó con un plato consistente en pollo con setas.



El último vino que se sirvió, para acompañar el postre fue el Caligo 2005, un vino dulce de podredumbre noble que se elabora en Pontons (Alt Penedès) por la bodega DG Viticultors. A la cena asistieron los dos propietarios de esta bodega, Antonio García y Pedro Doménech, este último enólogo y artífice del vino. Utilicé la palabra naturalidad para definir a este creador y a su vino, que César Cánovas maridó con una tatín de melocotón con helado de leche de cabra y lavanda.



Una noche de magia en el Monvínic. Magia en el ambiente cordial y distendido, en la calidad de los vinos y en la excelente cocina dirigida por el chef Sergi de Meià, quien al final de la cena explico con todo lujo de detalles la procedencia de los productos con los que se habían elaborado cada uno de los platos de la cena.


Todos los asistentes se llevaron como magnífico recuerdo una copa Riedel conmemorativa de la cena, gentileza de Euroselecció.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar