Blog de Jordi Melendo

Terra Alta, vinos con cuerpo y alma

La vitivinicultura en la Terra Alta tiene una tradición milenaria y su producción está reconocida públicamente desde 1982 por la Denominación de Origen Terra Alta. El Consejo Regulador es el órgano gestor de la D.O. y quien vela constantemente por la calidad, la protección y la promoción de la D.O. Terra Alta.
Representa la zona de producción más meridional de Catalunya y esta delimitada entre el macizo de los Puertos, el río Ebro y las sierras calcáreas de Pàndols y Caballos. La altitud de las viñas sobre el nivel del mar varía de los 350 a los 500 metros. Los suelos son mayoritariamente arcillosos, calcáreos y pobres en materia orgánica. El clima regional es típicamente mediterráneo y está caracterizado por una pluviometria escasa (350-500 mm/año), abundante insolación y dos vientos dominantes, el cerç y la garbinada.

Las variedades recomendadas por el Consejo Regulador son: la Garnacha blanca, el Macabeo y la Parellada para los blancos; y la Garnacha negra, la Garnacha peluda y el Samsó para los tintos. También están autorizadas otras viníferas para aprovechar cualitativamente el potencial del terruño. De entre estas destacan las blancas Moscatel de Alejandría y Sauvignon blanco, y las tintas Syrah, Merlot y Cabernet Sauvignon. Cabe destacar que un tercio de la superficie mundial de Garnacha blanca se cultiva en la D.O. Terra Alta.

Desde el sur de la zona de producción, las viñas van encajando cabeza al norte y al oeste con la variada orografía del territorio. Se cultivan emplazadas en terrazas protegidas de la erosión por los márgenes de piedra seca o ribassos. Estas terrazas pueden situarse en emplazamientos tan diversos como los fondos, las llanuras y los costers. Dada la interacción de todos los factores naturales la viticultura en la D.O. Terra Alta es compleja, pero está claramente favorecida por un clima regional que permite una viticultura más sostenible, uvas muy sanas y con maduraciones cumplidas. Los vinos D.O. Terra Alta se obtienen por métodos tradicionales muy bien apoyados por las tecnologías enológicas actuales de vinificación y conservación.
1.660 viticultores acaparan la tradición vitícola de la zona y cultivan 7.000 hectáreas de viña y producen una media anual de 6.000 kg de uva por hectárea. Hay 32 bodegas embotelladoras inscritas en la D.O. Terra Alta.



Los blancos son vinos de color pálido, aroma fresco y un paso de boca amplio y equilibrado. Están elaborados mayoritariamente con Garnacha blanca, la vinífera más representativa de la zona. Esta uva, logra en la D.O. Terra Alta todo su esplendor en aromas, carácter, personalidad y matices. Los tintos destacan por su carácter mediterráneo, con elevada intensidad colorante y predominio de los aromas de fruta. La singularidad y calidad se completa con los vinos dulces naturales, las mistelas y los rancios, todos ellos, obtenidos a partir de uvas de Garnacha sobremaduradas.


Más sobre la Garnacha blanca

La Garnacha blanca es la variedad más significativa de la Terra Alta, ya que un tercio de la producción mundial se concentra en esta comarca, con cerca de 3.000 hectáreas. Procedente del Bajo Aragón, la Garnacha blanca, variedad de uva blanca, ha caracterizado los vinos de la Terra Alta como caldos de alta graduación, que se utilizaron para reforzar vinos de mesa de otras zonas productoras. En la década de los 90, algunas bodegas de la Denominación de Origen empezaron a embotellar sus vinos de calidad, utilizando exclusivamente esta variedad. La Garnacha blanca encuentra en la Terra Alta un “terroir” perfecto, un clima cálido y seco, y un suelo propicio con mucha mineralizad, hecho que les diferencia del resto de zonas donde se produce esta variedad. Hoy por hoy, el consumidor puede encontrar en el mercado más de una veintena de referencias elaboradas con un mínimo de 85% de Garnacha blanca. Por su gran versatilidad se pueden producir vinos blancos jóvenes, crianzas y fermentados en barricas, vinos dulces y rancios.

  1. #1

    CarlosGonzalez

    Hola Jordi i bon any!
    Decirte que precisamente hace una semana caté dos vinos de Bàrbara Forés, el coma d'en pou 2002 i el Negre 2004 y me parecieron fantásticos. Un buen exponente puntero en la DO Terra Alta
    Salut!

  2. #2

    anonimo

    Sí, yo tb he catado esos vinos y compré otros en la misma bodega. Tenéis que probar los vinos naturales que hace Laureano Serres e El Pinell de Brai, aunque se distanció de la D.O Terra Alta. Son vinos muy especiales y a precios que rondan los 8 euros.
    Saludos.
    RAMON GUIMERA
    www.fisiobeseit.com/spirit

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar