Bourée Clos de la Justice Gevrey-Chambertin 1982 1982

Vino Bourée Clos de la Justice Gevrey-Chambertin 1982 1982

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
98
Puntuación Media:
9,6
Calidad-precio:
9,3

Bodega: Pierre Bourée fils
D.O./Zona: Gevrey-Chambertin
País: Francia
Tipo de vino: Tinto
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 12,50%
Varietales: Pinot Noir
Precio aproximado: Desconocido
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Varietales: Pinot Noir

2 Opiniones de Bourée Clos de la Justice Gevrey-Chambertin 1982

Rojo rubí, ribete rojizo, capa media.

Desde el momento de su apertura (corcho perfecto) nos dimos cuenta de la pedazo de botella que teníamos enfrente. Enorme pureza aromática, intensidad, flores y fruta roja, especias, nuez moscada, clavo, ahumados, tabaco de pipa, cacao, ligeros toques animales, tierra mojada, regalices, mineralidad. Pinot noir en su estado más puro, una verdadera maravilla aromática.

En boca muestra igualmente un gran nivel, gran acidez, mucha fruta, intensidad, tensión, con esa rusticidad terrosa de los buenos Gevrey pero con la elegancia y sensualidad de los grandes pinots borgoñones. Redondo y elegante, de final largo y envolvente, quedando recuerdos frutales, minerales y especiados. Tanino fino y buena persistencia.

Impresionante este botella, conocemos este productor y sabemos de su buen nivel, además este “lieu-dit” siempre da muy buenos vinos pero…no esperábamos algo tan sumamente bueno, sin duda uno de los mejores “villages” que hayamos tenido ocasión de probar. ¡Cómo envejecen los grandes vinos!

Bonito color rubí con ribete aún rojizo, de buena capa, muy limpio y brillante.
A pesar de sus 30 años de vida, se muestra muy expresivo desde el principio (no se abrió con antelación), con notas florales y de fruta roja todavía acusadas, mineral, fresco; al poco se vuelve aún más complejo, con un fondo de regaliz muy elegante.
En boca vuelve a sorprender por su prestancia, muy entero, muy pinot, y también muestra, como en nariz, una fruta realmente sorprendente para su edad y una acidez excelente. Final muy largo con un punto amargoso que lo realza, soberbio.

Vinos como este justifican la “magia” de Borgoña, un vino realmente excepcional que nos dejó literalmente “con la boca abierta”, no estamos hablando de un Grand Cru ni de un productor de culto, y aún así, esta botella está entre los mejores vinos que he probado. Una delicia.

El corcho, de excelente calidad, salió entero.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar