Pierre Bourée Fils Pernand-Vergelesses 2011

Vino Pierre Bourée Fils Pernand-Vergelesses 2011

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,1
Calidad-precio:
8,0

Bodega: Pierre Bourée fils
D.O./Zona: Borgoña
País: Francia
Tipo de vino: Blanco
Crianza: Con crianza
Graduación (vol): 12,50%
Varietales: Chardonnay
Precio aproximado: De 30 a 49,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Varietales: Chardonnay

3 Opiniones de Pierre Bourée Fils Pernand-Vergelesses

Y el vino ha mejorado, ha suavizado algo la madera y se ha tornado más complejo.
El abanico olfativo es completo, detectamos flores, cítricos, fruta blanca, anisados, caucho, betún, humedad y mineralidad.
Boca estructurada con una barrica y un alcohol menos presentes que hace un año. En cualquier caso a este blanco le queda cuerda para rato ya que la acidez es superlativa y aunque no ha pasado suficiente tiempo como para que decaiga, no ha perdido nada de frescura.
Final largo e intenso.
Una chardonnay que sabe y huele a lo que es. Por su carácter contundente, creo que pide a gritos comidas que no se queden atrás. Muy bueno.

Ya hemos comentado el gran nivel que alcanza este pequeño productor con sus tintos, pero habrá que apuntar también sus blancos.

Bonito amarillo paja, limpio y muy brillante.

Nariz de media intensidad pero muy franca y limpia, con toques florales y cítricos destacando sobre un fondo tostado y muy mineral, complejo.

En boca es graso, con buena acidez, madera presente pero sin deslucir el conjunto, fruta blanca y toques cítricos, con una buena longitud final donde predominan la piel de limón y los tostados.

Muy joven sin duda, hay que esperarlo unos años.

Amarillo pajizo muy pálido. Limpio y brillante.
Nariz típica de chardonnay en la que destacamos jazmines, algún cítrico, piña, almendras, mantequilla, toques anisados y punzantes, caja de cerillas, madera y mucha mineralidad.
Boca opulenta con una madera de momento algo presente. Mucha acidez y alcohol que no desentona. Paso graso y con volumen con sabores herbáceos, frutales, a mantequilla y panadería, con notas punzantes, maderosas y salinas. El vino evoluciona bien en esta fase y no ha decaído en ningún momento.
Final largo que deja sensaciones aterciopeladas en el paladar y un regusto a limón y barrica.
Es la primera vez que pruebo un Bourée blanco y me ha gustado si bien es verdad que de momento está en pañales. De todas formas, la chardonnay se nota con mucha nitidez, en unos años estará muy bueno.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar