Opiniones de Habla del Silencio
OPINIONES
25

Color picota, menisco violáceo, capa alta, limpio, brillante, lágrima fina y con densidad buena
En nariz hay buena intensidad de frutas negras muy maduras, helado de moras, especias (pimienta negra, clavo, vainilla) sensaciones lácteas, leve presencia de tostados.
En boca tiene cuerpo, es redondo, goloso, con mucha fruta negra en compota, acidez correcta, notas de maderas y especias, buena estructura y equilibrio. Persistencia correcta.
Un vino muy bien conseguido, con buen precio y que es capaz de mantener el paso de los años. Mereció la pena esperar.

Bonita vista con un rojo picota de capa alta y densa y coloreante lágrima. Nariz que demuestra en un principio muchas notas vegetales y cierto verdor, aunque con un poco de tiempo (al día siguiente estaba aún mejor), gana en elegancia, complejidad e integración con grosella, mora, frambuesa, especias dulces (canela, nuez moscada, vainilla, clavo) y notas de monte y heno seco, con un final levemente balsámico. En boca es goloso, denso, muy frutal con buena acidez y un final ligeramente amargo.

Picota con capa muy alta, espejo limpio , borde violaceo y lagrima fina y larga
Nariz potente con frutas negras muy maduras, bosque humedo y especies (pimienta negra y vainilla)
Paso por boca redondo, goloso y con buen cuerpo con mucho sabor frutal
Postguisto medio-largo

Color picota prácticamente opaco, limpio y brillante, con ribete violáceo y buena capa, con una nariz seria y de buena intensidad, con buena carga de fruta negra y roja muy madura, con notas florales, especias, algo de tomillo, sotobosque, madera fina, regaliz.
En boca tiene una entrada sabrosa y frutal, con buena acidez y estructurado, equilibrado, de paso aterciopelado, con buen recorrido y buena persistencia frutal.
No lo había probado y me gustó bastante.

Botella abierta en casa como agasajo a unos invitados y la verdad que me hizo quedar muy bien este Extremeño...se presento de un color cereza oscuro, de capa media y ribete granate. Al acercar la nariz y con la botella recien abierta notas de hojarasca y tierra mojada, que dieron paso a unas notas de frutos rojos maduros, especiado y con un toque de hierbas aromaticas, algo de regaliz y ligeramente balsamico. El beber es muy liviano, entrada facil, bien equilibrado sin demasiadas estridencias y con un final medio largo, dejando un regusto a frutillos rojos.

Un "quedabien" este Habla del Silencio, algunos asombrados por ser un vino Extremeño.

"Bodegas y viñedos de Trujilllo" es un proyecto de dos empresarios Extremeños de gran fama, José Civantos y Juan Tirado. Han hecho una bodega en Extremadura al estilo de las mejores bodegas del mundo.
Igual que el arte, la naturaleza crea obras únicas. Cada vino “Habla” es un producto irrepetible, es la expresión sincera de las características de nuestro terruño. El fruto de la tierra y las distintas variedades de uva en unas condiciones climáticas y un periodo que no se volverá a repetir. Por eso cada Habla tiene su propio número.

Habla del Silencio es un vino extremeño, hermano pequeño de los tan conocidos Habla nº 1, 2,3 ,4, 5 y el recién salido nº6.
Es un coupage de las variedades de uva syrah, cabernet sauvignon y tempranillo con una crianza de 6 meses en barrica de roble francés.
Este vino ha sido uno de los que elegí para acompañar un día en el campo donde el menu venía protagonizado por unas migas al estilo manchego, jamón curado del Somontano y queso curado de oveja de pasta dura. Tengo que decir que el vino aguantó perfectamente toda la comida y que fue un éxito para todo el mundo.

Un vino con una tonalidad picota oscura, un color muy vivo y con una capa y densidad alta.
En nariz percibes notas de aromas primarios (varietales) a frutos rojos maduros, mora, zarzamora, grosella, e inmediatamente estos aromas dejan paso a especias como la pimienta, el romero y tomillo, con un fondo de cacao y moca.
Una vez en la boca, la entrada es muy agradable, el paso en boca es aterciopelado, no hay astringencia, equilibrado, carnoso, taninos dulces, es goloso. Una gran persistencia y con unos recuerdos a los frutos rojos, a monte bajo y a cacao.

Desde luego un vino una excelente RCP que causó sensaciones entre consumidores de vino con perfiles y gustos diferentes.

Fase visual: Picota oscuro, ribetes violaceos, capa media alta.

Nariz: A copa parada y botella recien abierta, notas lacteas y fruta negra madura. Convenientemente aireado, salen notas a hierbas aromaticas, pimientas, algo de toffes. Intensidad media alta.

BOca:Buena entrada,denso,seco, acidez cortita,un puntito amargo, sale la fruta negra madura y las notas de pimienta, taninos notables sin llegar a molestar, un punto astringente de final medio.

Resulta rico y atractivo, invita a una copa tras a otra.

Picota muy cubierto.

Comienza desplegando frutas rojas en sazón (frambuesa, grosella y cereza) sobre un fondo lácteo. Alguna nota de monte bajo y laurel, especias (pimienta y clavo) con algún matiz de violeta y vegetal muy finos. Frutal pero complejo y potente, equilibrado en sus registros.

En boca es carnoso y pulido pero vivo. Muy redondo y sedoso, quizá algo falto de acidez por poner algún pero. Muy frutal. Excelente recomendación de Teresa Almeida (Envinarte) que acogí con desconfianza y disfruté con sorpresa. Aunque no destaca el alcohol, es imprescindible tomar más bien fresco. Como curiosidad, nunca encontré unos descriptores más escuetos y certeros que los que aparecen en la cápsula de la botella. Excelente vino, y lo dice alguien que reniega de este tipo de tintos.

Vista: Picota oscura ribete cardenal con trazas de juventud a pesar de la crianza. Capa brutal. Llora con ganas, generoso en las formas.

Nariz: Original, compleja y potente, expresa frutas maduras, bastante ciruela, notas balsámicas, especias, lácticos y madera nueva.

Boca: Suave de ataque y cálido en paso, untuoso, buen cuerpo. Correcto equilibrio y redondez. Final largo y agradable.

Si el silencio es la música con posibilidades, este es un parlanchín serio con argumentos. Regalo de Papá Noel (gracias hermana) no le dimos mucho tiempo (acompañó por derecho propio un corderito delicioso el mismo día de Navidad).

VISTA: Amoratado casi impenetrable.
NARIZ: Intenso. Notas de fruta roja y grosella. Pimienta y café. Hay una nota de alcohol. Aldehidos. Regaliz. Bosque umbrío.
BOCA: Estructura con cimientos de fruta que embadurnan el paladar con fruta y licor.
Paso rugoso y tánico.

Sorpresivo. Menos de 12 euros. Alguien dijo catándolo a ciegas que le parecía una garnacha de altos vuelos probablemente de aragón. Casi lo acierta!!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar