Blog de Verema.com

2001, La cosecha histórica. La visión de La Rioja Alta, S.A

Tras una tarde llena de grandes momentos y emociones con la entrega de los Premios Verema 2020con su posterior cata y cena en los jardines del Hotel Las Arenas, iniciamos la jornada del viernes a lo grande, a las 11 horas teníamos una cita ineludible con Julio Sáenz, enólogo y director técnico de La Rioja Alta para presentarnos una cata muy especial que debemos calificar como histórica.

2001, la cosecha histórica

Empezamos fuerte, hablando de esta cosecha y viendo en la copa los cinco vinos de la añada 2001 a catar mientras Julio con gran pasión nos habla de esta gran añada que se inicia, como no, con una cosecha perfecta. 

La cosecha perfecta

Las condiciones meteorológicas durante todo el ciclo vegetativo fueron óptimas, dando como resultado unas uvas de calidad, sanas y perfectas para la elaboración de vinos de larga crianza.

Un invierno suave con lluvias bien distribuidas pero sobre todo con notables cambios térmicos durante la maduración, factor muy importante en el equilibrio de la maduración fenólica, grado, acidez y concentración de aromas primarios.

Uvas perfectas

Con una producción de 5000 Kg/ha, los racimos se muestran 'sueltos·, pocos por cepa y bien distribuidos, menos granos por racimo. También se observan los granos más pequeños en comparación a cosechas anteriores lo cual facilita una mayor concentración de aromas y polifenoles en el grano.

Se observa una óptima relación pulpa-hollejo con un equilibrio perfecto de todos los componentes. Gran calidad polifenólica y aromática. La buena climatología alargó el ciclo de las uvas lo cual propició un excelente grado de polimerización de los antocianos con los taninos en el propio grano.

La cata histórica

Viña Alberdi 2001 Selección Especial

La idea inicial era destinar todos los vinos para la elaboración de Reservas y Grandes Reservas, al observar que se trataba de un lote realmente especial por color, fruta y aromas, se consideró perfecto para le elaboración de un Crianza. Viña Alberdi 2001 se llamó "Selección Especial" como homenaje a la marca y a todos sus fieles seguidores.

El vino está elaborado 100% con uva tempranillo de Briones, Rodezno y Labastida, permaneciendo durante dos años en roble americano (1º en barrica nueva y el 2º de 3 años) con trasiegos artesanales. Fue embotellado en septiembre de 2005.

Al catar el vino nos sorprende su magnífica evolución, su complejidad, como un vino que habitualmente relacionamos con un crianza y que nunca habíamos probado con tantos años, supongo que la mayoría de los asistentes, nos muestra tanta complejidad. 

Nota de cata: De color picota y capa media, con ribete que muestra evolución. En nariz marcadas especias, pimientas, clavo, también especias dulces como la vainilla, acompañan a frutas maduras que recuerdan a las moras y al arándano. En boca es fino, con buena acidez, estructurado, amplio, jugoso y de gran persistencia.

Viña Arana Reserva 2001

Elaborado con 95% de tempranillo y 5% de mazuelo procedentes de Rodezno y Labastida, este Viña Arana 2001 permaneció durante tres años en barricas de roble americano (3,5 años de edad media) con seis trasiegos artesanales. Fue embotellado en septiembre de 2005.

De nuevo encontramos un vino magnífico, con una evolución que le ha hecho ganar en complejidad, en perfecto estado para su consumo, delicioso, con el estilo propio de la marca, con buena estructura.

Nota de cata: De color picota y capa media-baja, con marcados tonos teja que nos hablan de su evolución. En nariz notas de fruta negra, pimienta, clavo, maderas finas, tostados y sensaciones minerales. En boca excelente acidez, las frutas maduras se funden con sensaciones licorosas y de buena crianza, en un recorrido elegante y de gran persistencia.

Viña Ardanza 2001 Reserva Especial

Para empezar a hablar de este Viña Ardanza 2001 hay que tener en cuenta que resultó ser el tercero de su clase calificado como Reserva Especial tras los vinos de las añadas 1964 y 1973, lo cual ya nos dio una idea de la gran calidad de esta añada.

Elaborado en un 80% con uva tempranillo procedente de Fuenmayor y un 20% de garnacha procedente de la Rioja Baja, permaneció tres años en barricas de roble americano, de tres años de edad media, con seis trasiegas tradicionales. Fue embotellado en Septiembre de 2005.

El vino muestra el estilo propio de la marca, el carácter de los viña Ardanza con un aire borgoñón, pleno de finura y elegancia.

Nota de cata: De color rojo cereza con destellos rubí y teja, capa media-baja. En nariz especias, ahumados, recuerdos a trufa, fruta roja y finos tostados. En boca es pura seda, excelente acidez, paso elegante en el que se funden las especias finas, su crianza y una magnífica evolución. Final muy largo.

Gran Reserva 904 2001

Elaborado con un 90% de uva tempranillo procedente de Briñas, Villalba Labastida y un 10 % de graciano de Briones y Rodezno, este Gran Reserva 904 2001 permaneció cuatro años en barricas de roble americano de cuatro años de edad media con ocho trasiegas tradicionales. Fue embotellado en junio de 2006.

Aquí ya llegamos a la gama alta de la bodega que conforma junto al 890, este vino es especial en cada añada y es un referente por su finura y elegancia. Evidentemente en esta gran añada todavía se marcaron más las virtudes que le adornan.

Nota de cata: De color rubí tendiendo a teja y capa baja. La nariz es fina, elegante, con un buqué propio donde sentimos fruta sobe especias y fina crianza. En boca su ataque sorprende, fino, delicado, elegante, y al tiempo muestra una tensión que marca su paso complejo. Final muy largo, lleno de matices.

Gran Reserva 890 2001 Selección Especial

En una edición de solo 38.000 botellas numeradas, esta gran añada fue la primera en la que el Gran Reserva 890 recibió el nombre de Selección Especial.

Este gran vino fue elaborado con un 95% de tempranillo procedente de Briñas, Labastida y Villalba, un 3% de graciano y un 2% de mazuelo de Rodezno. Su crianza fue de seis años en barricas de roble americano, de diez años de edad media, con diez trasiegas artesanales. El vino fue embotellado en marzo de 2011.

Y como no, con su vino más emblemático, el 890, terminamos el recorrido por esta añada mítica que desde luego nos mostró su valor y su carácter mítico en cada uno de los vinos.

Nota de cata:  De color rojo rubí con matices teja. La nariz de nuevo muestra elegancia y una magnífica evolución, con una crianza integrada que se siente en forma de tostados, ahumados, balsámicos, cueros y tabacos. También recuerdos a confitura de frutas. En boca tiene muy buena entrada, sedoso, fino, con magnífica acidez, elegante en un paso de buen peso, sabroso y de grandísima persistencia.

 

En resumen una cata excepcional con cinco vinos que representan todos los estilos de la bodega y al tiempo el carácter y personalidad común de todos ellos que definen a esta gran bodega.

Así somos, históricos

Bajo esta denominación, Julio Sáenz nos habla del carácter único de la bodega desde la perspectiva histórica, remontándose a su nacimiento y con la pasión propia de quien admira un gran legado. 

El 10 de julio de 1890, cinco familias que compartían la misma pasión por el vino fundaron la Sociedad Vinícola de la Rioja Alta, siendo Dª. Saturnina García Cid y Gárate la primera Presidenta. Hoy, la 5ª generación de sus descendientes mantiene la misma ilusión, conjugando la sabiduría enológica que solo el tiempo da, con la última tecnología elaboradora.

Al Barrio de la Estación, actual lugar de mayor concentración de bodegas centenarias del mundo, y también a otras zonas, a causa de la crisis filoxérica, empezaron a llegar grandes enólogos franceses que nos enseñaron sus técnicas de elaboración y crianza. Entre ellos estaba Albert Vigier. Muestra de este saber adquirido con los años y con las técnicas de grandes enólogos es la trasiega tradicional, que consiste en que cada seis meses se trasiegan todas las barricas a la luz de una vela. Un arte mediante el que se favorece la evolución del vino, limpiándose de forma natural los sedimentos y controlando cada barrica.

Otra característica histórica de esta bodega es que dispone de su propia tonelería, en ella se fabrican y reparan mediante un proceso absolutamente artesanal, con madera importada de Estados Unidos y secada al aire libre durante dos años.

Es muy importante el concepto denominado "El Arte de Envejecer", mantener más de ocho años en ventas en la bodega hasta la llegada de su momento enológico óptimo que determinará su salida al mercado. Sin prisa, dejando que el tiempo redondee el vino.

Al final, nos transmite Julio, se trata de aunar Tradición e Innovación, la tradición que viene del uso de variedades autóctonas, la trasiega artesanal, el uso de roble americano y las largas crianzas. todo ello unido a la innovación que supone el uso de la tecnología en vinificación, la selección óptica de las uvas, la realización de estudios por satélite, la inversión en I+D+I y la visión artificial en trazabilidad.

Así somos, Viñedos únicos

Al final para que todo el proceso tenga sentido debemos partir de unos viñedos únicos, especiales. La Rioja Alta es propietaria del 100% del viñedo que se utiliza para la elaboración de sus vinos, en total 690,2 ha que se dividen del siguiente modo: La Rioja Alta, S.A.  467,3 ha, Torre de Oña 46,2 ha, Áster 87,3 ha y Lagar de Cervera 89,4 ha.

El control del viñedo mediante estaciones meteorológicas, sensores y otras tecnologías ofrece gran cantidad de datos para conocer la evolución del viñedo, su respuesta a tratamientos y abonados, así como anticipar la existencias de plagas. Estudios de suelos y seguimiento por satélite de vigor. 

Un viñedo bien cuidado merece que el 100% de las uvas se seleccionen y vendimien manualmente en pequeñas cajas que eviten roturas, alteraciones microbiológicas o químicas y que permite una selección en la parcela.  La Selección óptica de cada grano es necesaria para que sólo aquellos que cumplen con los exigentes parámetros de los enólogos accederán a las depósitos de fermentación y formarán parte de los vinos.

Así somos, comprometidos con la tierra.

El compromiso con la tierra es parte fundamental de todo el proceso, se han destinado 16 ha (6 en la finca La Pedriza de Tudelilla y 10 en Áster) a analizar la eliminación total de fitosanitarios convencionales en el viñedo.

También las energías limpias forman parte fundamental del compromiso con la tierra, así, Torre Oña fue la primera bodega de la D.O.Ca. Rioja en apostar por la biomasa como combustible energético. También se ha llevado a cabo la instalación de placas fotovoltaicas y térmicas evitando la emisión anual de 41,5 toneladas de CO2.

Así somos, nuestras Bodegas

La Rioja Alta en la DOCa Rioja, Torre Oña en la misma denominación de origen pero en la subzona Rioja Alavesa, Áster en Ribera del Duero  y Lagar de Cervera en Rías Baixas, conforman las bodegas que, cada una con su estilo y carácter nos ofrecerán grandes vinos, siempre con carácter propio.

Bodega La Rioja Alta

Torre Oña

Áster

Lagar de Cervera

Los vinos actuales y su cata

Finalmente y tras la histórica cata de los vinos de 2001 y un mejor conocimiento de la bodega, su carácter y filosofía, se probaron los vinos que actualmente están en el mercado, para conocer su personalidad y dentro de su diferencia, comprobar que detrás está un modo de hacer vino, de algún modo son el reflejo final del "así somos".

Viña Alberdi Crianza 2016

Se trata de una marca aparecida en el año 1978 que sustituyó al "Tercer Año", tomando el nombre de D. Nicolás Alberdi, Presidente durante el periodo 1947 - 1952. La primera cosecha fue la 1974 y en el mercado nacional apareció como crianza y en la exportación como reserva.

Respecto a este Viña Alberdi Crianza 2016la cosecha de esta añada disfrutó de buenas condiciones meteorológicas durante todo el ciclo, siendo calificada de Muy Buena, destacando el buen equilibrio entre acidez y grado alcohólico, intensidad, calidad aromática y madurez de sus componentes polifenólicos.

Se trata de un vino elaborado con 100% uva tempranillo procedente de las fincas Mayorita, El Bardal y el Rebollar en Rodezno y Alto del Rey en Labastida, permaneció durante dos años en barricas de roble americano de fabricación propia, nuevas el primer año y de cuatro vinos el segundo año, realizándose cuatro trasiegas tradicionales. El vino fue embotellado en septiembre de 2019.

El vino nos sorprende, es el pequeño de la bodega pero marca el camino, con arrestos, carácter y buena complejidad.

Nota de cata: De color rojo rubí con ribete cereza limpio y brillante. La nariz es de buena intensidad con fruta roja y negra en sazón, especias dulces, balsámicos y fondo de buenos tostados. En boca tanino vivo, buena acidez, equilibrado, de buen peso, sabroso y con un final largo de buena complejidad.

Viña Ardanza Reserva 2012

La marca apareció en 1942 pajo la presidencia de D. Leandro Ardanza, perteneciente a una de las familias fundadoras. Es el vino que nació buscando el estilo Borgoña en sus primeras etiquétas con un coupage riojano sin receta fija.

La añada 2012 resultó ser una añada Muy buena que mostró gran sanidad y maduración de las uvas a pesar de la sequía. Viña Ardanza 2012 destaca por el equilibrio entre alcohol y los polifenoles mostrando gran calidad, estructura y taninos que le dotan de especial capacidad de guarda.

La elaboración en esta añada se llevó a cabo con un 78% de tempranillo procedente de las ficas La Cuesta y Montecillo en Fuenmayor y Cenicero así como un 22% de garnacha de La Pedriza, en Tudelilla. La crianza fue de 36 meses para la uva tempranillo, con seis trasiegas manuales en roble americano de 4 años de edad media y la garnacha durante 30 meses, con cinco trasiegas manuales, en barricas de 2 y 3 vinos. El vino fue embotellado en marzo de 2016.

En Viña Ardanza siempre encontramos su carácter y estilo propios, sigue su línea de evolución, de marcar su camino.

Nota de cata: De color cereza con ribete granate y capa media. La nariz es de buena intensidad y complejidad, buqué riojano en forma de cueros, especias, frutas maduras, balsámicos y crianza integrada. En boca tiene buena entrada, fino, con una gran acidez que marca su paso elegante, complejo y de muy buena persistencia.

Viña Arana Gran Reserva 2014

La marca aparece en el año 1974 sustituyendo al Sexto Año y recibió el nombre por D. Jose María Arana, entonces vicepresidente. Es el arquetipo del vino que los bordaleses que trabajaron en la bodega llamaron 'Rioja Claret'. Desde la cosecha 2012 pasa de Reserva a Gran Reserva, sustituyendo el mazuelo por graciano.

Respecto a la cosecha, el Viña Arana Gran Reserva 2014 nace en una añada en la que hizo mal tiempo antes de la vendimia, ello exigió intenso trabajo en viñedo y estricta selección. Fue una añada calificada como "Buena" y de nuevo se consiguió buen equilibrio entre la graduación alcohólica y polifenoles, lo que permitió elaborar un vino de gran calidad y estructura.

El vino está elaborado con un 94% de uva tempranillo procedente de las fincas Las Cuevas, El Palo y Las Monjas en Rodezno, junto a un 6% de graciano procedente de la finca Montecillo en Fuenmayor. La crianza se extendió durante tres años en barricas de roble americano de 4,5 años de edad media, con seis trasiegas tradicionales. El vino se embotelló en septiembre de 2018.    

Se nota que es un gran reserva, un vino diferente sin perder el carácter de la bodega, un aire más "negro" con una magnífica crianza integrada.

Nota de cata: De color cereza con ribete hacía tonos marrones mostrando evolución. Nariz compleja, notas dulces, especias, cueros, ebanistería y licores. Nariz cambiante y llena de matices. En boca tiene buena entrada, fino, con gran acidez, elegante en el paso, notas de evolución y de buena crianza riojana, complejo y muy largo.

Gran Reserva 904 2011 

La marca aparece en 1904 cuando su fundador D. Alfredo Ardanza propone la fusión de la Rioja con su Bodega Ardanza, coincidiendo con una de las mejores cosechas de Haro. Inicialmente se denominó Reserva 1904, posteriormente pierde el 1 inicial.

La añada 2011 sufrió escasez hídrica al inicio del ciclo y también el salto térmico desde la maduración a la vendimia. Oficialmente fue calificada como una añada "Excelente" dando vinos con mucho color, carga polifenólica, buena sanidad y sobre todo aptos para largas crianzas.

El vino se elaboró con uva tempranillo en un 89% procedente de viñedos de más de 60 años situados en Briñas, Rodezno y Villalba y un 11% de graciano del viñedo de Montecillo de Fuenmayor. Permaneció cuatro años en barricas de roble americano de 4,5 años de edad media con ocho trasiegas tradicionales. Fue embotellado en noviembre de 2016.

El Gran Reserva 904 2011 ha sido elegido "Mejor vino tinto 2020" en los Premios Verema 2020. La elegancia y su alma riojana, el terruño y el estilo fino, siempre por encima de modas, hacen de este vino un elogio a la perseverancia, al saber hacer de la bodega.

Nota de cata: De color cereza tendiendo a teja con ribete naranja y capa baja. Nariz muy compleja con notas de buena evolución, volátil, notas férricas, carnosas, ebanistería, licores y sobre todo especias de muy diversa procedencia. En boca sorprende desde el principio su finura, elegante, delicado, complejo, lleno de matices en su paso y sobre todo muy largo.  

Gran Reserva 890 2005

890 fue el primer vino de la bodega, nacido en 1890, también como en el caso anterior inicialmente se denominó Reserva 1890 conmemorando la fundación de la bodega. Posteriormente, por imperativo legal perdió la primera cifra para que no se confundieran marca y cosecha.

La añada 2005 disfrutó de un perfecto desarrollo vegetativo, siendo calificada como "Excelente", dando vino de gran tipicidad de la zona con excelente maduración, equilibrio, calidad, estructura y taninos, siendo perfecta para la elaboración de largas crianzas. También disfruto de las mejoras implantadas en el sistema de vendimia en ese año.

La elaboración del Gran Reserva 890 2005 se llevó a cabo con un 95% de uva tempranillo y un 2% de mazuelo procedentes de Briñas, Labastida y Villalba, con un 3% de graciano procedente de Montecillo en Fuenmayor. Tras una crianza en barricas de roble americano de 4,5 años de edad media y sometido a diez trasiegas tradicionales, se llevo a cabo una selección final de 199 barricas que se embotellaron en marzo de 2012 en 57.036 botellas de 3⁄4 y 1.312 Mágnum.

Es el vino que lo resume todo, que recoge el fruto de los mejores viñedos, el vino que marca el camino y que no en vano, es la referencia de la bodega.

Nota de cata: Color rojo rubí con ribete atejado. La nariz tras buena aireación es elegante y llena de complejos matices. Buenos balsámicos, especias dulces, sobre todo vainilla, recuerdos a chocolate, notas de clavo, ligeros tostados, cueros y fondo lleno de fruta madura integrada en el conjunto. En boca tiene buena entrada, aterciopelado, taninos pulidos, estructurado, con muy buena acidez que acompaña su paso lleno de matices, elegante y con una magnífica integración de la crianza, es amplio, redondo y de gran persistencia.

Finalizada la exposición los asistentes siguieron disfrutando de la cata y comentando diversos aspectos de la misma, todos con la sensación de haber vivido una cata única, histórica por los vinos de 2001 especialmente, pero también magnífica por los vinos que actualmente están en el mercado y por la pasión y conocimientos recibidos de Júlio Saenz.

Personalmente quiero también dar las gracias a Arrutzi Najera por su colaboración, ya que con su conocimiento me ha ayudado a transmitir e interpretar mejor estos vinos.

  1. #1

    Arrutzi_Najera

    Gracias a ti Josep, eres un portento, trabajador y un grandísimo catador.
    Estuve en la cata y puedo decir que has hecho una fotografía perfecta del acto.
    Fue emocionante, una cata única e histórica, no me cabe la menor duda.
    Todos los vinos fueron soberbios, personales y distintos.
    Cada uno en su estilo y categoría, muy grandes, soberbios, cargados de matices y sentimientos, son pura alma, encienden y estremecen nuestros sentidos.
    Mil gracias Josep por tu magnífico trabajo, a Verema por la organización y a la bodega por darnos la oportunidad de poder participar en semejante cata histórica.
    Un abrazo.

  2. #2

    Miryam777

    Magnifica descripción, que por desgracia no pude asistir, y me da una gran envidia sana . Gracias por reflejar con tus letras esta estupenda cata. Saludos

  3. #3

    Alron

    en respuesta a Arrutzi_Najera
    Ver mensaje de Arrutzi_Najera

    100% de acuerdo contigo

  4. #4

    Agarcigal

    Fantástica cata y excelente resumen y exposición de la misma.
    Muchas gracias

  5. #5

    Nphy

    Gran descripción y exposición de una cata que sin duda no olvidaremos, he recordado las sensaciones que allí tuve leer tu post. Gracias por tu trabajo y felicidades por este gran resumen de lo que allí vivimos.

  6. #6

    Víctor Sánchez

    Estupenda crónica de una histórica cata. Enormemente agradecido por haber podido asistir.

  7. #7

    Ralfilauren

    ¡Cata mítica! Se notaba que la Bodega y sus representantes tenían ganas de volverse a mostrar al mundo y los allí asintentes nos llevamos una experiencia maravillosa para toda la vida. Muchas gracias a @verema por haberlo hecho posible. Gran crónica @Josep_Gallego


Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar