Blog de Verema.com

Visita a Legaris en el Encuentro de foreros de Verema en Ribera del Duero

Lo que la geografía le susurra al vino que luego nos cuenta

 

El fin de semana del 4 y 5 de noviembre realizamos el segundo encuentro de foreros del año 2016 en tierras de la Ribera del Duero. La primera cita fue la visita a la Bodega Legaris, perteneciente al grupo Codorniu, que inició su construcción en 1999

Legaris cuenta con casi 100 hectáreas de viñedos propios que se extienden a lo largo de dos pagos situados en los municipios de Curiel de Duero y San Martín de Rubiales. Es en Curiel del Duero, Valladolid, dónde se ubica esta bodega con un edificio de corte muy moderno, buen indicador de la innovación que se está llevando a cabo dentro de sus muros.

El edificio fue diseñado por el arquitecto Domingo Triay como un espacio para potenciar la cultura del vino. Entre 1999 y el 2003 se realiza la plantación de todo el viñedo.

Entrada a Bodega Legaris

En la bodega nos recibió Jorge Bombín, enólogo y director técnico de la misma, que nos invitó a subir a la terraza para disfrutar de las viñas y el paisaje desde las alturas. Aprovechando la poca luz natural que aún quedaba nos asomamos a mirar el viñedo, con el magnífico castillo de Peñafiel que majestuoso nos contemplaba desde la cima. 

Vista de los viñedos de Legaris y del Castillo de Peñafiel

Jorge nos comentó muchas cosas acerca de la geografía de la zona y de lo diferente que es la vendimia dependiendo de la altitud, del suelo y del microclima de cada viñedo:

Si hiela allí, aquí estamos arrasados, por lo tanto tenemos un riesgo de heladas alto. El tener las viñas un poquito más elevadas nos puede facilitar para protegernos ante las heladas.

Y luego por otro lado el tema del vigor, en la variedad tempranillo. La uva en general da mejor resultado cuando le aprietas un poquito, la estresas, entonces, si tienes la viña tan alta, a la planta le cuesta bastante llevar el agua hasta ahí arriba, con lo cual podemos controlar el vigor y llevarla siempre un poquito al límite. Sobre todo a partir del mes de agosto-septiembre la viña tiene que ir justita de fuerzas, de agua, de nutrientes, de todo, tiene que llegar muy justita a la vendimia.

Las preguntas e interés de los foreros ávidos de conocimiento no cesaron en ningún momento. Antes incluso de pasar a las instalaciones propias de la bodega y junto a aquel paisaje imponente, continuamos satisfaciendo nuestra curiosidad y también aprendiendo del trabajo que realizan cada año y de la situación de las viñas dentro del paraje. 

Hay una zona que es más fértil, que está al lado del río, y luego la otra finca que tenemos en San Martín de Rubiales que está a 10 kilómetros de aquí, también es el mismo sistema.

En añadas muy calurosas como en 2012, que hizo muchísimo calor, que vendimiábamos por la noche con máquina, cogíamos la uva a 20 grados. Después de vendimiar nos gusta hacer una macereción en frío y este año nos costó.

Las variedades en Bodega Legaris: Tempranillo, Cabernet sauvignon y los inicios con Albillo

Todas las bodegas  tienen sus uvas favoritas, en ocasiones porque son las que mejor se adaptan a la climatología de la zona, otras por amor o por convicción. En Legaris son defensores del tempranillo en Ribera del Duero y del verdejo en Rueda. Y este año pasado han empezado a experimentar con albillo, una variedad autóctona que ha estado bastante olvidada por los productores. Desde la bodega vieron que puede ser una variedad interesante para el futuro y es el primer año que comienzan investigando con ella.

Actualmente toda la gama de vinos de Legaris, con excepción del crianza, están basados en la variedad tempranillo. Una de las líneas de investigación y de nuevos vinos para los próximos años será también con tempranillo, pero en distintos suelos como por ejemplo: en el páramo de Peñafiel, en el páramo de Pesquera o en la zona de la Alcubilla en Soria. De esta forma se podrá ver la evolución de la misma uva dentro de la distinta geografía y climatología.

Jorge nos comentó que entre las variedades que cultiva no se encuentra la merlot, que se adaptaría muy bien a años fríos, pero en Ribera del Duero años fríos hay uno de cada cinco y con el cambio climático la tendencia es a años cada vez más calurosos. En cambio con la cabernet sauvignon pasa lo contrario, es una variedad de ciclo largo. Hace unos años no daba el mismo resultado que está dando estos últimos y la madurez que está teniendo permite que sea una apuesta por la calidad más segura. Para el Legaris crianza es una variedad que se adapta muy bien en porcentajes bajos.

Preguntando a Jorge sobre la vendimia del 2016 nos comentó:

Empezamos a vendimiar la tempranillo el día 4 de octubre. Unos 8-10 días más tarde que el año anterior. La de este año parece una vendimia tardía, pero es una vendimia muy temprana, de normal se debería vendimiar entre el 12-14 de octubre. Lo que pasa es que poco a poco nos acostumbramos a vendimiar antes por el hecho de tener mejores condiciones metereológicas y así evitamos el riesgo de lluvias. Un ejemplo es que el día 12 de octubre cayeron 20 litros/m2. 

La segunda parte de la vendimia fue más complicada, debido a que la lluvia generó mucho barro en la viña y esto hace que además la uva coja agua… Por lo que hay que vendimiar cuanto antes.

Globalmente, este año ha sido un año muy bueno, de los que gustan en Ribera

El 27 de octubre terminaron de vendimiar el cabernet sauvignon, con un punto de maduración muy bueno. De cabernet sauvignon está compuesto el vino Legaris Sauvignon. Esta uva aporta al vino final frescura y acidez. Es dominante, por lo que hay que ir con cuidado con el porcentaje añadido. En el caso de Legaris, los porcentajes de esta variedad en sus vinos son bastante bajos.

El 2016 ha sido un año muy bueno, calor por el día (cerca de los 30º) pero noches frescas (10-12º). Este contraste de temperaturas ha sido estupendo para acumular color en la uva y conservar la acidez, como vimos en los vinos recién nacidos que catariamos más tarde.

Los futuros Legaris nos dan la bienvenida 

Después de las explicaciones en la terraza de la bodega con vistas a los viñedos comenzamos la visita a las instalaciones de la bodega. La primera parte de la cata tuvo lugar en la nave de fermentación donde Jorge nos presentó a los recien nacidos, apenas unos bebés con todo el futuro por delante y que ya denotaban maneras.

Cata de vinos base y procesos de elaboración

En la nave de fermentación arropados por el olor del mosto y del vino comenzamos una cata muy interesante que nos presentaba a los los vinos más jovenes que elabora la bodega.

  • Primer vino: Con una uva con más rendimiento y vigor. Se ha realizado una fermentación a baja temperatura para explorar el perfil aromático, más frutal y floral, y conseguir una boca más moderada y frutal. Acabada de terminar la fermentación alcohólica espera para realizar el trasiego y poder comenzar con la fermentación maloláctica dentro de un mes. Es un tempranillo con futuro corte de Legaris roble.
  • Segundo vino:  Procedente de uvas de la propia finca, este vino de variedad tempranillo será el futuro Legaris crianza 2016. Las temperaturas de fermentación son más altas en este vino que en el anterior. Aunque también se nota la fruta el perfil en boca es distinto.
  • Tercer vino: Es un rosado elaborado con cabernet sauvignon en el que a mitad de fermentación se bajado la temperatura para que evolucione más lentamente, tiende a la línea más provenzal de estos vinos. De color rosa terciopelo irá transformándose conforme vaya evolucionando en un rosa pálido. Ahora presenta una boca fresca y tiene buena acidez. 
  • Cuarto vino: Este vino es lo que se recogió al principio de la vendimia en la zona de Pesquera, con un suelo pedregoso y a 900 metros de altitud. La maduración en esa zona es más rápida. Es un tempranillo 100% que lleva 18 dias haciendo la fermentación alcohólica con sus pieles. A Jorge le gusta añadir algo de aireación en la fase entre la fermentación alcohólica y la maloláctica. La nariz ofrece ya fruta muy madura, completamente distinto al anterior tempranillo. En la boca se muestra un vino con mucho cuerpo y grandes posibilidades de envejecimiento por lo que será un gran caballero y futuro Reserva 2016

Los futuros vinos de legaris

Jorge nos comentó que el proceso de aprendizaje es esencial en este proyecto. Como bodega nueva les interesa experimentar mucho y poder compartir resultados con el resto de bodegas del grupo Codorníu al que pertenecen.

  • Por último catamos una sorpresa, un ensayo de los que están realizando en bodega: fermentación en abierto y lo útlimo de la vendimia. LLevaba sólo 2 semanas. Aprovechamos la llegada de un maestro en el manejo del bazuqueo que hizo bailar al mosto durante un tiempo mientras aguantaba estoicamente la nube de fotografías y vídeos de todos los foreros. Jorge nos invitó a adivinar de qué variedad se trataba, cuál era la uva que acompañaba a la cabernet en esta prueba que estaban haciendo. La compañera de viaje de la cabernet será un misterio sólo reservado a los foreros que estaban en ese momento. 

Bazuqueo en Legaris

 

Un paseo por la sala de barricas

Avanzaba la tarde y antes de subir al salón, dónde nos esperaban riquísimos productos gastronómicos de la zona en una cena cocktail que nos habían preparado, pasamos por la zona de barricas y por supuesto hicimos un alto para catar lo que estaba durmiendo en ellas.

La experimentación de la que nos viene hablando Jorge desde el inicio de la visita también se aprecia en la forma en la que están guardando el vino ya que a las tradicionales barricas de crianza se les han unido unos compañeros muy interesantes: los huevos de hormigón. Ambos cohabitan en una preciosa sala regalando reposo a los vinos. Esta apuesta por la innovación en los depósitos forma parte de esta investigación constante que están llevando a cabo en la bodega.

Los huevos de hormigón se parecen a las antiguas ánforas dónde se guardaba el vino hace siglos. El hormigón al tener poros permite mejorar la microoxigenación del vino. Al ser un depósito sin aristas favorece que se produzca un mínimo movimiento del mismo en su interior, redondeándose de una forma completamente natural y sin añadir ningún matiz procedente de la madera. Actualmente son cada vez más bodegas tanto de elaboración de vinos naturales como convencionales las que están apostando por esta vuelta a lo ancestral. Dejemos dormir a estos vinos, dejemos que despierten y nos hablen, seguro que tienen muchas historias que contarnos y nosotros muchas ganas de escucharlos.

Huevos de Hormigón en la bodega Legaris  

 

Los anfitriones de la noche

No fueron otros que los magníficos vinos que nos tenían preparados para la cata final, previa a la cena. Nos acompañaron el Legaris Crianza 2015, el Legaris Reserva 2011 y el Calmo 2009.

  • Legaris Crianza 2012. Color rojo picota con tonalidades violáceas. Este vino con un porcentaje de tempranillo y un toque sutil de cabernet nos muestra una nariz con áromas de fruta negra madura y unos tostados bien integrados que nos recuerdan su paso por barrica. En boca es bastante equilibrado. Un maridaje perfecto para los platos que consumimos en la cena que nos ofrecio la bodega.
     
  • Legaris Reserva 2011. Color rojo con reflejos rubíes. En nariz nos muestra fruta negra madura y notas de balsámicos y especiados. En boca muestra un perfil más frutal con un paso largo y sedoso. Muy buena acidez y taninos bien integrados y redondeados. Un vino muy interesante y expresivo.
     
  • Calmo 2009. El tempranillo en este vino alcanza su máxima expresión ya que se busca que el vino muestre toda su potencia. Las uvas proceden de viñas viejas vendimiadas a mano. Tiene un periodo de crianza de unos 20 meses en barrica y después de haberla hecho se vuelven a catar todas las barricas para seleccionar el coupage definitivo. De un rojo picota intenso con aromas frutales, notas especiadas y cierto tostados muy bien integrados. La boca es sabrosa, potente, elegante y muy equilibrada. Un postgusto largo y seductor.  

 

Jorge Bombín un enamorado de Ribera del Duero

Jorge Bombín, enólogo de Bodega Legaris, lleva desde el año 2008 trabajando en la bodega. Nos comenta que siempre ha trabajado en esta zona de la Ribera del Duero. Según Jorge es importante que quien sea el enólogo en una bodega sea natural de la zona o la conozca muy bien. Esto Codorníu lo empezó a cambiar y apostó por la gente autóctona, que se conoce a todos los productores. Para él es necesario que exista un vínculo fuerte con la zona que trabajas. El conocimiento que se ha adquirido y el aprendizaje continuo son básicos.

Comentamos con Jorge qué aceptación tienen los vinos de Legaris y los de Ribera de Duero fuera de nuestras fronteras. En las estadísticas de la DO los vinos de Ribera del Duero se venden mucho en Suiza, que tiene un alto poder adquisitivo y les gusta mucho este tipo de vinos. El precio es una guerra bastante dura y existe mucha competencia por lo que conseguir un valor añadido frente a la competencia internacional es importante.

Legaris vende la entrada de gama, es decir verdejo, roble, en el mercado nacional casi un 90% de la producción mientras que el crianza y el reserva se vende más del 50% fuera de España. Actualmente están en un periodo de transición, además de la investigación continuada que realizan en bodega, también están cambiando la imagen de las botellas. 

Agradecemos de corazón el trato que nos dieron Jorge y todo su equipo y nuestro reconocimiento a la fantástica labor que están realizando con las nuevas líneas de investigación en este joven proyecto. En particular, poder catar los vinos recién nacidos fue un verdadero privilegio que sólo se puede tener gracias a la amabilidad de la bodega y a visitarla justo al finalizar la vendimia.

Foto de grupo Encuentro de Foreros en Bodega Legaris

Por muchos años más de visitas a esta Ribera mágica y por supuesto por muchos más buenos vinos y momentos para compartirlos ¡Brindemos por ello!

Desde Soria hasta Zamora
el Duero marcha altanero,
parece que al cielo implora
que su vino sea el primero.

Grandes bodegas y vinos
en la Ribera del Duero,
adornadas por los pinos
en un paisaje de esmero.

Las viñas en sus caminos
le dan la leyenda al Duero,
es una tierra de vinos
con un sabor verdadero.

Gregorio Cantalapiedra

  1. #1

    Jjdomingo

    Como bien dice el refrán...Nunca es tarde si la dicha es buena. Ha sido un placer recordar los gratísimos momentos que pasamos... y bebimos. Muy buen post ¡Enhorabuena!

Eventos Verema 2019

Herramientas del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar