Marevinum

Dos rosados alicantinos con fermentación en barrica: "Cesilia" de Heretat de Cesilia y "mo" rosado de Sierra Salinas

 
 
 
 
 
 
 

LOS EXTREMOS SE UNEN Y EN ESTE CASO FORMAN ALGO MUY REDONDO
Para un amante de los rosados con paso por madera como es mi caso, que siempre ha tenido que buscarlos en zonas bastante más atlánticas, fue una buena noticia el descubrir que hace muy pocos años la Bodega Heretat de Cesilia sacase al mercado su rosado Cesilia. Le he ido siguiendo la pista y constatando que, pese a sus altibajos según la añada (esto para muchos puede ser signo de que se trata de un vino de calidad), ha sabido mantenerse en la línea primigenia. Hay que reconocer que este vino ha tenido el refuerzo de una costosa campaña de imagen publicitaria y una ingente labor de difusión por parte de su artífice en todos los foros y eventos enológicos que se celebran en la región (donde haya reunidos más de cinco profesionales del sector, allí está el paciente Sebastien explicando su trabajo).
Ahora, para duplicar mi dicha, bodegas Sierra Salinas está a punto de lanzar al mercado un rosado fermentado en barrica de nueva creación, que promete dar mucho que hablar. Junto con el tradicional tinto y un blanco 50/50 de moscatel y chardonnay, se quiere completar de esta manera la trilogía MO y ampliar la gama básica de la bodega. Si se afianza en el mercado y se hace con su público, va a ser una gozada contar con dos vinos de calidad (que ambos la tienen. Doy fe), compitiendo o complementándose, según se quiera ver, dentro del panorama vinícola alicantino.
Si establecemos una comparativa entre ambos vinos y empezamos por la presentación, veremos que el diseño del Cesilia se ha cuidado al máximo, creando una forma de botella muy estudiada y cuidada, con etiqueta transparente y buen tapón de corcho, mientras que el Mo se va a presentar en botella bordelesa convencional, con etiqueta estándar y tapón sintético. En este apartado sin duda vence el Cesilia, aunque no hay que ser ingenuo y saber que el sobrecoste de la botella lo vamos a pagar nosotros cuando pasemos por caja. Lo que importa es el interior, decimos todos y todas mientras se nos desvía la mirada al escote de la chica o al trasero del caballero. Hay que reconocer que el diseño del Cesilia puede inducir a error a quien espere un producto “light” o cargado de fresitas dulces y alambruscadas (conozco numerosos casos).
Centrados en el contenido de la botella, se hace patente que las características de ambos vinos se asemejan bastante, con los matices y diferencias que se describirán más tarde. Aquí se puede crear la discusión sobre si un vino se ha basado en el formato del otro o no, pero yo no voy a entrar en ello, pues considero que ninguna de las dos bodegas ha inventado la pólvora en pleno siglo XXI. "Nihil novo sub sole".




CESILIA ROSADO 2.009
Compuesto por un 85% de Merlot y un 15% de Monastrell, se vinifica por prensado directo en prensa neumática tras haberse vendimiado la uva sin que haya madurado por completo. Tras un ligero desfangado se envía la mitad del mosto a fermentar en barrica francesa y la otra mitad a depósito de acero inoxidable. Finalizada la fermentación, se reunifica el vino y se mantiene sobre sus lías durante unos seis meses con un batonage semanal. La crianza sobre lías le aporta al vino una sedosidad y una sensación de dulzor impresionantes. En esta añada lo pude comprobar de primera mano cuando a finales del año pasado hice una cata de depósitos, donde la sensación de acidez mordiente de este rosado era extrema y sin embargo, su enólogo nos aseguró que su Ph era exactamente el mismo que presentaría el vino el día en que se embotellase (3,2).
Vista. Rosa asalmonado con tonalidades naranjas, presentando destellos alimonados. Un color atípico para un rosado, ya que aparentemente nace vestido con una mortaja. Sólo en apariencia.
Nariz muy intensa con notas de fruta escarchada, caramelo de fresa, flores blancas (jazmín y azahar) y hoja de limonero. Notable presencia de lácticos y bollería, envuelto todo ello en vainillas y ligeras notas de madera. Despunta algo el alcohol sobre el conjunto.
En boca, tiene una entrada algo golosa y bastante fresca, seguida de un paso de boca sedoso y glicérico, ampuloso y con sensación de peso. Ya en el centro de boca aparecen muy bien definidos los frutales sanos y no excesivamente verdes, las maderas domadas y las lías limpias y finas, ofreciendo un conjunto muy equilibrado y bien mantenido por una acidez presente pero no molesta. El posgusto es algo corto, bastante frutal y algo sazonado con recuerdos de la madera.
En conclusión, un vino rosado elaborado a la francesa, pero magistralmente trabajado para que se pueda llevar a cabo en el caluroso interior alicantino. No esperemos tipicidad en la Merlot, ni por la latitud a la que se planta ni por el suelo tan fértil donde se enclava, ya que el viñedo está rodeado por plantaciones de parras de la famosa uva embolsada del Vinalopó.
Original e innovador en la zona, huyendo del rosado dulce y efímero de la meseta o del recio navarro-aragonés que se distingue del tinto en poco más que el color. Lo maridaría con un arroz levantino, con empanada o pasta quebrada y con cualquier tipo de pasta, sea cual sea su salsa (tiene notas lácticas que armonizan hasta con una carbonara). Temperatura de servicio: 8 -9 ºC.
Grad. Alc. 13,6º.
Precio aprox. 8 €
Producción: 9.500 botellas.
Bodega: Heretat de Cesilia. Paraje Alcaydias, 4 (03660) Novelda / Alicante 965 603 763
http://www.heretatdecesilia.com/


MO ROSADO 2.009
Con un coupage compuesto por un 70% de Monastrell, un 20% de Garnacha Tintorera y un 10% de Cabernet Sauvignon, se vinifica la Monastrell y la Cabernet por prensado directo y se le aporta color al elaborar la garnacha tintorera por sangrado. Destacar la gran calidad de la uva empleada y la idoneidad del terreno donde crecen las viñas. Ya podemos ir vislumbrando las diferencias con el anterior vino al ver las variedades y las cantidades a conjuntar (hemos regresado al sureste español). La totalidad del mosto fermenta en barrica francesa de 225 litros de tercer año, donde reposa tras el desfangado y trasiego hasta obtener el perfil deseado. En esta añada saldrán al mercado 10.000 botellas que casualmente vi embotellar el 18 de febrero.
Vista. Rojo salmón con tonalidades piel de cebolla, presentando destellos rubí. Aunque más oscuro que el anterior, presenta también un color algo mortecino y poco prometedor para un rosado, pero al igual que su homólogo, esconde un as en la manga.
Nariz intensa con notas de fruta roja bien madura (ciruela y fresa), gominolas de mora y florales (violeta). Mucha mantequilla y brioche. La madera (vainilla y tofee) está algo por encima del conjunto desde un principio y al oxigenar aparecen ciertas notas tropicales (piña muy madura).
En boca, tiene una entrada seca y poco fresca, ligeramente salina y con un paso de boca sedoso y aterciopelado, muy amplio y con tacto oleoso muy bien conseguido. Centro de boca predominantemente frutal (moras, fresa madura y chirimoya) pero con fuerte presencia de flores moradas (lirio, jacinto). Se denota una acidez presente, pero perfectamente cubierta por la amabilidad de la fruta. Posgusto largo y algo amargoso, donde la fruta no se deja ver hasta el final, donde queda un recuerdo de hollejo no demasiado maduro.
En conclusión, un vino rosado con un carácter mediterráneo pero con bastante originalidad y minuciosidad en su fermentación y crianza a la borgoñona (en esta bodega también se ve la mano de un enólogo consejero francés, un tal Dominic). Algo más recio y contundente que el anterior, pero con una suave envoltura que deja unos maravillosos recuerdos a madera, que para otra añada deberían ser menos amargos rebajando el tostado. Tendrá un buen lugar en las mesas alicantinas. Lo serviría a la misma temperatura que el Cesilia (9º) para poder disfrutar de su paso glicérico y lo maridaría además de con lo propuesto para el otro vino, con un buen plato de embutidos de la tierra (blanquet, butifarras, morcón murciano) o algún queso semicurado.
Grad. Alc. 13,5º.
Precio aprox. Todavía no está en el mercado.
Producción: 10.000 botellas.
Bodega: Sierra Salinas. Paraje del puerto s/n. 03.400 Villena (Alicante) Teléfono: 968 79 11 15 
http://www.sierrasalinas.com/





Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar