Pintia 2004

Vino Pintia 2004

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
94
Puntuación Media:
8,8
Calidad-precio:
8,3

Bodega: Bodegas y Viñedos Pintia
D.O./Zona: D.O. Toro
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 15,00%
Varietales: habituales de la casa, tinta toro
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 14 meses en barricas de roble francés y americano, resto a pulir en botella

Varietales: habituales de la casa, tinta toro

62 Opiniones de Pintia

Corcho excelente poco bañado en vino rojo picota oscuro. Sale perfecto con sacacorchos de dos tiempos. Huele espectacular a frutos negros y rojos.

Visual: Capa alta, ribete cereza-atejado-transparente, limpio relativamente (algo de poso), brillante y con excelente lágrima.

Nariz: de espectacular intensidad y complejidad a fruta negra madura, mentolados, pimienta negra, clavo, toffee, chocolate amargo, monte bajo, laurel, herbáceos y algo de cuero y carne.

Boca: taninazo con algo de astringencia en boca aún pero bastante pulido ya , ataque de buena acidez, rico, sabroso, de bastante potencia, estructura y densidad. Final largo, sedoso, redondo, complejo y fantástico. Más fresco y menos evolucionado en boca de lo esperado.

Espectacular con 12 años. Vinazo.

Eso sí, requiere tiempo de descorche (1-2 horas) y de botella (años) para dar lo mejor de sí.

Tercera botella de las compradas en su día. Las dos primeras (2008 y 2011) decepcionantes para la calidad que se espera dado la Casa de la que procede. Astrigente, duro y cerrado.

Tercera botella: Sin decantar. Reservado el equivalente a dos copas para el día siguiente.

Color: bonito rojo picota, con leve ribete guinda. Capa media.

Nariz: Recuerdos de fruta roja y negra. Aromas terciarios (tabaco, cuero).

Boca: Ataque suave, sin estridencias. Buena acidez y paso por boca. Notas de cereza, guindas y algo de regaliz, que deja paso a aromas tostados. Notas de licor. Visos de un cierto (y no muy lejano) declive.

Día siguiente: nada peculiar a reseñar, sin mejora apreciable.

Sin duda, la mejor de las tres botellas, pero sigue siendo, a mi juicio, un vino sin emoción, del que cabria esperar algo más y al que le falta ...

Una reconcialiación con un vino, con algunas (bastantes) dudas acerca de una posible reanudación de la amistad.

Corcho excelente: 9.

Lo abrimos con un San Roman 2004 los dos muy bien cuidados en sus respectivas vinotecas, se decantaron y probamos. Segunda o tercera botella que abrimos de esta añada, aun presenta ese bonito color picota con ribetes violáceos tirando a granates, limpio y buena capa. En nariz ha perdido bastante potencial, estoy de acuerdo con algunos foreros en que al principio le costo arrancar y soltar aromas, pero a poco a poco aparecieron sutiles toques de fruta negra madura y chocolates junto con esa vainilla, mucho más suave y espirituoso, elegante. En boca, tiene un paso sedoso, equilibrado, carnoso, taninos maduros, especiado, muy agradable.

A pesar de dejarlo airear más de 4 horas, no conseguimos sacarle más que algo de laca y mueble viejo, con notas balsámicas y a caja de puros.

En boca no mejoró. Apagado, caja de puros, estrecho. Post-gusto corto a laca y mueble viejo.

Decepcionante.

Tras unos vacilantes comienzos a pesar de la decantación fue ganando expresividad, olor y sabor, para acabar en plena forma, lástima que coincidió con el fin de la botella.
Botella bordelesa, etiqueta clásica de la bodega.
Color rojo violeta muy oscuro, capa alta.
Nariz intensa e interesante: sotobosque, serrín , vainilla...
En boca excelente buqué, sabroso, goloso, sedoso en su paso y con un largo posgusto.
Lo,dicho, el primer trago,te pone un nudo en el estómago: " me he equivocado en la elección ", el último dt lo vuelve a poner: "qué pena que se haya acabado".
50€ en restaurante.

Rojo picota muy intenso, casi negro. Limpio y brillante.
Intensidad aromátca media-alta, fruta negra madura sobre un soberbio fondo a maderas nobles y aromáticas, roble cremoso, especias dulces (vainilla) con deje de hojarascas y retama. Muy rico y evolutivo.
Paso de boca sabroso, carnoso, fino, con mucho cuerpo, casi masticamos el vino, con equilibrio logrado, tanino pulido y goloso, final largo y retronasal a tostados.

Enorme vino. Creo que está en su plenitud, no mejorará pero aguantará así un par de años aún.
Precio entre 25 y 30 €. Lo vale.

Tremenda sensación frutal y de madera de calidad. Intensa astringencia inicial que se disipó rápidamente, post gusto largo. Frutas rojas y negras, mineralidad tostados y cremas pasteleras bien integradas. El que más me gustó dado que no pude completar la vertical al día sigueinte con 05-07.

Calidad frutal, potencia de frutas compotadas, toques avainillados, cremosos, ligerísima mineralidad, equilibrio en aromas. Boca opulenta, taninos vivos, algo astringente. Largo

Color picota intenso de capa alta, con buena lágrima.
Aromas bastante complejos de notable intensidad: minerales, sotobosque, bayas negras y especias. Muy armonioso.
En boca es frutoso y estructurado, amplio, carnoso y con cuerpo, con la madera y los taninos bien integrados y un excelente paso de boca. Posgusto largo,con una destacable persistencia.

Un vino muy redondo, armoniosa síntesis de elegancia y potencia, para degustar incluso solo. En suma, una suerte de "tinto fino" de Toro.

Este Pintia no es un vino para descorchar, sentarse a esperar un masaje de SPA y caer rendido ante su calidad. El Pintia es un vino prima donna que requiere atención y cuidados para desplegar todo su potencial. Doble decantado con 4 horas de antelación y cuidado hasta el extremo en cuanto a temperatura. Color oscuro intenso con reflejos rubíes. Lágrima densa que entinta la copa. En nariz es un vino cerrado al cual le cuesta abrirse, cuando lo hace despliega una mixtura aromática de gran elegancia: frutos negros, chocolate blanco, cacao, regaliz, especias, mentolados. En boca si se mantiene a la temperatura correcta muestra potencia revestida de finura, de cuerpo denso y envolvente, con una acidez perfectamente integrada, paso suave y con un final largo, licoroso con notas de fruta, café y cacao. 10 horas después muestra mayor intensidad en nariz y boca.
En cambio, en una copa servida aparte que se dejó a temperatura ambiente superior a los 20 C, la nariz totalmente cerrada y la boca fue dominada por el alcohol, por esas yeguas desbocadas de los 15 grados etílicos.
Se disfrutó en buena sintonía con una barbacoa de borrego y sobre todo con un pastel de chocolate noir.
Un muy buen vino, exigente, casi Rimbaudiano, pero con un estilo y un precio que hacen cuestionar si uno lo elegiría por sobre otros vinos del mismo rango de valor comercial y con mayor generosidad sensitiva. Por otro lado, deja la sensación que podría ganar con un par de años en botella. No lo sé de cierto, lo supongo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar