Pintia 2005

Vino Pintia 2005

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
95
Puntuación Media:
9,0
Calidad-precio:
8,3

Bodega: Bodegas y Viñedos Pintia
D.O./Zona: D.O. Toro
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 15,00%
Varietales: Tinta de Toro 100%
Precio aproximado: De 20 a 29,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: 13 meses en barrica

Varietales: Tinta de Toro 100%

41 Opiniones de Pintia

Qué bueno esta este Pintía 2005. Tomado en botella magnum, se aprecia lo bien que ha evolucionado este vino. Esta añada la probé recién salido al mercado y me parecía muy maderoso.

Aroma que va abriendo despacio. Se aprecia buena fruta acompañada de aromas diversos: notas ligeramente especiadas, algo de vainilla, y una nota fresca muy agradable. 

En boca muestra que esa madera ya esta totalmente integrada. Tanino muy fino, aterciopelado-casi sedoso. Buena concentración de sabores, excelente acidez que le da frescura e invita a seguir tomando. Se repiten las notas apreciadas en nariz.

Gran vino y en muy buen momento de consumo.

 

 

Es de un aroma profundo, neto, maduro, que gusta, evoca y te dice con claridad todo lo que ha de venir de forma tranquila, sincera.
No se agolpa, todo tiene su espacio, la fruta aparece negra y madura, bien sazonada, fondo de olivas negras, especiado, con un agradable punto vegetal, es un lujo, se muestra redondo, intenso, balsámico, sientes el monte bajo, las pimientas, el clavo, un fino apunte a barniz (Me recuerda a Mara) es goloso, palpas las moras de barranco bien jugosas, hay madurez dentro de un entorno de juventud. Al tiempo sale un aroma a nuez, madera de cedro, fruta roja, tabacos, finos tostados, brea, grafito, mineralidad...

En boca es grande, te llena, impresiona, gusta saboreas, calienta y a la par es balsámico, jugoso, frutal, sientes las finas y ricas especias, finísima y lujosa crianza, con un tanino que sabe marcar, como se agarra te señala dirige con elegancia, gusta es redondo, dulce aterciopelado, sedoso, con vida y longitud, muerdes, ensalivas, que calor como pica, es largo profundo sin final, sientes hasta cuando no esta, envuelve la crianza, la fruta musculosa, sabrosa no abandona la escena pese al valor y la calidad de la crianza en madera, un vino grande y sublime, pillado en un buen momento.

He localizado otra botella en mi "famoso" trastero, que aunque se supone que se encuentra ordenado, hay duendecillos que entran de vez en cuando y mueven las cosas de su sitio.

Los aromas son muy semejantes a los de la verificación anterior, aunque hay que añadir que ahora se detectan ahumados y toques de maderas finas.

En boca sigue totalmente equilibrado y redondeado, los taninos suaves, muy bueno el retronasal y el final bastante largo y con buena persistencia.

No creo que crezca más en botella, pero se mantendrá en forma durante algunos años.

Otra botella degustada, y expresa que el vino, tal y como indique hace más de dos años, sigue en pefecta forma.

La nariz es de intensidad media-alta, pero muy frutal y al mismo tiempo tostados finos, vainilla, mentolados, etc. etc., bastante compleja.

La boca esta totalmente equilibrada y aterciopelada, pero eso no quiere decir que sea un vino "mortecino", como los de los años 60-70 hacia atras, éste es VIVARACHO, vivo, abierto, estructurado, en definitiva un gran vino, sobre todo teniendo en cuenta la RCP.
El final es largo y muy persistente.

Si estuviese seguro que este vino lo encontraba "bien conservado", estaría dispuesto a pagar 40 €, y quizas más, por él.

Oscuro color de ribete apagado amarronado con claro síntoma de evolución y con múltiple microposo en su última copa, lagrimeo denso que deja color sólo cuando se seca antes de llegar a su destino.

Aroma intenso que alcanza complejidad llegado este momento, ofrece una madera perfumada tipo cedro, una fruta negra madura, licoroso y torrefactado, acompañado de notas de brea, junto otras de chocolate negro y mentol fusionadas que recuerdan al After Eight.

Pleno en boca, corpóreo, con unos taninos pulidos que no evitan cierto ardor en garganta debido a un poderío alcohólico que puede haya ido en aumento, espirituoso, de acidez justa, cremoso, y amable final achocolatado, largo.

Sin duda hay una doma de años. Aguantará por raza, pero su consumo óptimo ya no es este.

Visual_ Rojo picota de capa alta y ribete granate con algún atisbo atejado de evolución. Brillante, pero no del todo limpio, con un pequeño precipitado. Lágrima abundante, fina de caída lenta y ligeramente tintada

Nariz_ Buena intensidad. Aparece la fruta roja principalmente con recuerdos fruta negra, ciruelas, bastante madura con ciertos recuerdos compotados, y licorosidad. Buena integración de las notas de la crianza, recuerdos de laca al principio que evolucionan hacia notas de cedro y tabacos con un agradable fondo de café, torrefactos y cacaos. Ligeros balsámicos que junto al alcohol despejan la nariz y un fondo mineral, más de arcillas.

Boca_ Volumen medio en la entrada, buen paso de boca, con cuerpo y estructura, taninos elegantes, aún marcados pero muy agradables, muy buena acidez. Buena longitud con recuerdos torrefactos principalmente.

La boca sugiere poder de guarda uno o dos años, pero la nariz es muy madura con cierta evolución que me recomienda consumirlo ahora.

Vino color picota madura con ribete rojo, capa media alta, limpio, brillante y lágrima abundante.
En nariz con buena intensidad, notas de fruta negra, ciruelas, arandanos muy maduros, moras, tostados, tabaco, hojarasca y grosellas a punto de madurar.
El paso por boca, pontente, con cuerpo, largo recorrido, con volucmen, amplio, expresivo, carnoso,bien estructurado, definido, afrutado, con personalidad y un tanino maduro aterciopelado y envuelto en suaves tostado y especias dulces.
Retronasal, fruta negra confiatada.
Posgusto, alrgo y muy bueno.

Gran vino, aun le falta para estar excelente como su añada, lo tiene todo, color, complejidad y potencia. Un vino duro ideal para acompañar comidas tánicas, como unos buenos chuletones de buey, un gran toro al 100%. Con su típico color picota profunda, ribetes violáceos, aromáticamente complejo, le hace falta mínimo 1 hora para que se abra (decantar), mientras más tiempo pasa abierto, más gana y nos enseña sus aromas, fruta negra, mineral, especias (pimienta), hierbas, chocolate, café, etc. espirituoso. En boca, me ha sorprendido, la sedosida y elegancia con unos taninos mas pulidos y maduros que su anterior añada, algunas aristas por pulir en botella para que se redondee, buena carga frutal, chocolates, tostados, con gran acidez, potente, sabroso y un final largo.

Me reafirmo en la cata de agosto. Gran licor, furta madura , ciruela, almibar y boca larga, con cacaos y notas de especias indias
increible!!!!,..como sigue de tremendo!!

Excelente la elegancia y equlibrio de este Toro. Cereza picota y menisco violáceo que dice mucho del potencial de este vino. Nariz potente y de gran intensidad, no hace falta ni acercar la nariz a la copa, con un primer golpe de fruta madura y tostados de la madera perfectamente integrados. El tiempo demuestra la complejidad ed la nariz, en la que van apareciendo especias, flores, notas de cacao, café y un elegante fondo mineral. En boca es un vino redondo, parece increíble que tenga 15º, es potente y elegante y sútil a la vez, con gran carga frutal y un final de extraordinaria persistencia con un tanino algo secante que le augura larga vida.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar