Blog de Verema.com

Con el vino en el ADN: Los González de González Byass

Sagas familiares del mundo del vino

El fuerte vínculo que une al hombre con la tierra desde tiempos inmemoriales es casi tan irrompible como el que mantiene con su propia familia. La vid, siendo uno de los cultivos más antiguos que se conocen, ha acompañado al hombre desde que inició su gran revolución: pasar de cazar a cultivar para obtener su sustento.

Esta lazo se ha profundizado en la tierra y sus raíces se han ramificado generación a generación creando auténticas sagas familiares que se reproducen alrededor del vino.

España es uno de esos lugares del mundo donde la vid y el hombre han hecho camino juntos. Con esta serie de artículos que ahora inicio quiero rendir tributo a todas aquellas familias que han dedicado su vida a ofrecer a sus semejantes el placer de degustar una copa de vino, bien desde el campo a pie de viña, bien desde la oscuridad y el silencio de la bodega, o mediante su difusión y comercio. Son tan sólo un pequeño botón en una gran mercería, una finísima aguja en un pajar, pero también son un ejemplo de pasión y dedicación.

Y quiero iniciar esta mini-sección con una familia que con su devenir generacional ha marcado indeleblemente la historia del vino en nuestro país:

Los González de González Byass

 

Calles dentro de la Bodega González Byass

 

La historia de esta saga comienza con Manuel María González Ángel que sin caer en la auto-compasión tras un fracaso empresarial, se lanza a la aventura de enviar diez botas de vino a Inglaterra con la ayuda de dos amigos: Francisco Gutiérrez de Agüera y de Juan Bautista Dubosc López de Haro. De esta manera nace esta empresa que sería escriturada en la ciudad de Cádiz en 1838 con el nombre de  “González y Dubosc” porque aunque los socios eran tres a partes iguales solo Manuel María González y Juan Bautista Dubosc se dedicarían al negocio del vino en exclusiva mientras que Francisco Gutiérrez mantuvo actividades paralelas.

Pero muy probablmente, Manuel María González Ángel nunca se hubiera decidido a emprender esta aventura si no hubiera intervenido como apoyo e instigador su tío, Don José Ángel y Vargas, también conocido como Tío Pepe, en cuya compañia daba largos paseos por el casco antiguo de la ciudad de Jerez.

Mr. Robert Blake Byass, prestigioso comerciante de vino inglés, empieza a jugar un papel clave en esta historia, pero es dos años antes en una carta fechada en el año 1836, cuando Manuel María ya le habla un vino excepcionalmente pálido que habían elaborado. 

Estamos en 1838 y ya cuentan con dos bodegas en las que almacenan sus vinos: la del Mercado y la de la Alameda. Las exportaciones crecen y el negocio prospera por lo que en 1840 adquieren un conjunto de bodegas y casas que será el germen de lo que posteriormente se denominará el Núcleo de la Constancia.

Don Manuel Maria González Ángel

En el año 1843 se produce un cambio en la titularidad de la empresa, abandonando la sociedad Francisco Gutiérrez de Agüera. La relación con el importador en Reino Unido Mr. Robert Blake Byass se afianza y profundiza, por lo que en 1855 es designado agente exclusivo para sus vinos en el Reino Unido, nombramiento que coincide con la consitución de la nueva empresa González, Dubosc y Compañía. Es entonces cuando  se incluye una cláusula que establece la manera de integrar a los hijos de los socios en la compañía. La empresa es ya una de las grandes exportadoras de España convirtiéndose en líder absoluto en 1856, liderazgo que mantuvo sin oposición durante dos décadas más.

Juan Bautista Dubosc López de Haro muere en el año 1863 lo que propicia una nueva constitución de la compañía ya con el nombre de González Byass. La integración de la siguiente generación en la composición societaria de la compañía se produciría en 1870 con la incorporación de Manuel Críspulo y Pedro Nolasco González de Soto, por parte de Manuel María González Ángel, y de Robert Nicholl y Arthur Byass, por parte de Robert Blake Byass.

Las siguientes generaciones

Entre los representantes más destacados de la descendencia de Don Manuel María González Ángel debemos hacer mención a:

Pedro Nolasco González de Soto, primer Marqués de Torre Soto de Briviesca e hijo de Don Manuel María.  

Un viaje al extranjero a los 14 años con motivo de la celebración en Inglaterra de la Exposición Universal de 1862 acompañando a su padre, le deja muy impresionado y la experiencia espolea su vocación de trotamundos. Viajero infatigable, cruzó Europa de norte a sur y de este a oeste, visitando países donde nunca habían oído hablar del Jerez.

Debido a su domino de diversas lenguas (cursó estudios en Tours, Francia y en el exclusivo Edwards College de Everton, Inglaterra) tuvo audiencias con reyes y príncipes, moviéndose en la alta sociedad europea con facilidad, estableciendo relaciones comerciales y de amistad con destacadas personalidades y miembros de las más renombradas familias europeas que mantuvo durante años. Su innegable talento y capacidad de comunicación lo convirtieron en el mejor embajador de Jerez en países tan lejanos como India o Rusia.  

Otro insigne e indispensable miembro de la saga González fue:

Tres generaciones de la familia González

Don Manuel María González Gordon, hijo del anterior y conocido como el Papa del Sherry (the Pope of Sherry) por su incansable labor en favor de la difusión y el conocimiento del vino de Jerez. Sus méritos le hicieron merecedor de numerosos reconocimientos como fueron la Gran Cruz de la Beneficencia, la Orden del Imperio Británico, Guardia Mayor del Parque de Doñana y ser nombrado Hijo Predilecto de Jerez entre otros.

Manuel María fue diagnosticado con pronóstico grave durante su infancia y contaba a todo aquel que quisiera escucharle que fue el poder curativo de los vinos de Jerez lo que le salvó la vida. A continuación os dejo un estracto en el que un amigo suyo relata esta historia: 

Pero viene al caso contar un sucedido, para demostrar la bondad del vino. Don Manuel González Gordón, Marqués de Bonanza y bodeguero, a quien traté, me contaba –y se lo contaba a todo el mundo–, que recién nacido tuvo una enfermedad desconocida, pero que lo puso a la muerte. Ningún médico daba con lo que tenía. Se organizó una consulta de médicos en su casa y una criada del servicio llevó a los reunidos una bandeja con copas de oloroso. Al pasar la criada, la madre de Don Manuel la llamó y, cogiendo una cucharita de plata, la llenó de vino y se la dio al niño. De pronto, Don Manuel comenzó a revivir, echó la ruina fuera y duró noventa y tres años. Cuando yo me reunía con él en su despacho, antes de comenzar a beber Tío Pepe, pedía una botella de oloroso y la cucharita de plata, la llenaba de vino y se la tomaba: “En memoria de mi santa madre”, decía. (Fuente gentedejerez.com)

Don Manuel María pasará a la posteridad por ser quien escribió en 1935 el tratado más clásico que existe sobre los vinos jerezanos: Jerez-Xerez, Sherry del que se han publicado varias ediciones en distintos idiomas, hasta en japonés. Asimismo, ocupó durante varios años la presidencia de la compañía y fue uno de los grandes impulsores de la creación del Consejo Regulador de la D.O. Jerez.

Don Manuel María fallece en 1980 rodeado del afecto y el respeto no sólo de sus familiares sino de todo el pueblo de Jerez donde se le conocía cariñosamente como Tío Manolo.

Pasado, Presente y Futuro de la saga González

En los años 80 del siglo XX los herederos de la parte de Byass abandonaron la empresa pero a día de hoy, diversos herederos de Don Manuel María González Ángel siguen ocupando puestos directivos.

La familia González se ha distinguido siempre por saber guardar sus mejores vinos denominados De Añada, es decir, los que no han sido mezclados con otros más jóvenes como sucede con el sistema de Criaderas y Soleras. Todos los años una pequeña parte de la cosecha anual se selecciona para la crianza y envejecimiento como Vino de Añada.

Ejemplos de añadas seleccionadas son las fechadas en 1963, 1964, 1966, 1967, 1969 y 1970, pero hay dos de ellas que ya no están bajo el amparo familiar pues fueron objeto de una subasta sin precedentes en la prestigiosa casa de subastas londinense Christie's coincidiendo con el 150 aniversario del primer envío de Tío Pepe al Reino Unido, nos referimos a las añadas 1963 y 1966.

En la actualidad, la pasión con la que la familia González vive el vino les ha llevado incorporar a la compañía bodegas en zonas tan emblemáticas como son Rioja (Beronia), Cava (Vilarnau), Somontano (Viñas del Vero), Toledo (Finca Constancia) y una bodega de Arcos de la Frontera (Cádiz) enfocada al vino tinto (Finca Moncloa).

Pero todo empieza y acaba con un vino Tío Pepe, el principio y la manera con la que quiero acabar este artículo, la mejor declaración de intenciones que expresa la voluntad divulgadora de esta gran familia:

Tío Pepe está presente en mayor número de países de aquellos en los que España tiene embajada

 

Bodega González Byass

Fuentes de documentación: wikipedia, elmundovino.com, gentedejerez.com y  gonzálezbyass.com
  1. #1

    Jjdomingo

    Muchas gracias Mara. Artículo muy interesante e instruido. Estoy deseando leer las otras sagas.

  2. #2

    Mara Funes

    en respuesta a Jjdomingo
    Ver mensaje de Jjdomingo

    La siguiente está ya en el horno ;-) Gracias por tu comentario!

  3. #3

    JaviValencia

    Enhorabuena por el artículo. Un lujo poder sumergirnos en esa historia tan viva y tan nuestra.

  4. #4

    Mara Funes

    en respuesta a JaviValencia
    Ver mensaje de JaviValencia

    Lo que es un lujo es contar con este patrimonio en España y que muchas veces es desconocido para la mayoría.
    Gracias!


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar