Francesa por España

3 días en Rioja. Primero Haro

Hemos estado finalmente en la Rioja. Un viaje precioso y muy recomendable y creo que fundamental para cualquier persona. No hace falta interés especial en el vino. El paisaje es fantástico. Las bodegas también.

A una persona curiosa por naturaleza le gusta preparar con tiempo un viaje. Este ha sido el caso. Luego comento fuentes de información por si le sirven a más gente, pero empiezo con el viaje. Además del vino y la historia del Barrio de la Estación, Haro fue una ciudad que instaló muy pronto la red eléctrica. Hay edificios muy bonitos y buena zona de tapas en el centro. El “problema” para una francesa es que faltan algunas tiendas como las que se puede encontrar uno en un pueblo como Saint Emilion por ejemplo. Nada que ver en este sentido.

Nos hemos alejado 2 noches en Haro y una noche en Laguardia. Decidimos hacerlo así para poder visitar bodegas sin coger el coche. Viendo las distancias a algunas bodegas cercanas a estas localidades es verdad que ir en taxi puede ser una buena opción. Este es el caso de bodegas en, por ejemplo, Ollauri. Está también la opción de no beber, pero nosotros preferimos no sólo catar, sino también terminar la copa…

Haro es una ciudad con mucha historia y me ha gustado. Al ser un poco grande puedes tener servicios, pero no resulta una ciudad con tráfico ni problemas de agobio. Lo realmente bueno de Haro es que todas las bodegas quedan cerca. En el Barrio de la Estación se recorren fácilmente. El sábado por la mañana visitamos López Heredia. Muy bonita y tal y como la esperábamos. No fue sin embargo la estrella del viaje. Las estrellas de un viaje creo que son siempre cosas que pasan y que no se esperan.

Los vinos de López Heredia son interesantes. Ponen mucho interés en hablar de la historia y la tradición. El blanco parece ser una especie que desaparece en la Rioja. No me gustó especialmente, pero creo que es un vino que tiene mucho interés desde el punto de vista enológico.

Dudamos entre visitar Roda, Cvne o Muga… y finalmente nohicimos la visita en ninguna de ellas. En Muga y Roda fuimos a su tienda y catamos los vinos. Conocía Muga, nada que contar de forma especial. El espumoso no me gustó mucho. No había probado los vinos de Roda. Son más modernos y el calado que tienen es muy bonito.  Un vino que contrata con el de Tondonia.

Tuvimos tiempo para otra visita, y fuimos a una bodega que no conocíamos y que nos sorprendió: Gómez Cruzado. Les han dado un premio importante y su crianza es puro sabor a cereza. La barrica está menos presente que en otros vinos de Rioja, que para mi gusto en ocasiones son con demasiada vainilla. El trato muy amable y lo pasamos muy bien.

Calado en el restaurante los Calados de Briones

Habíamos contratado esta escapada en Haro. El hotel no es nada especial, pero es correcto y la cena estuvo bien. Lo mejor el precio. Con el ahorro pudimos elegir algo con más encanto para la segunda noche en Laguardia. Al día siguiente tuvimos con la escapada visita a Ramón Bilbao. Lo bueno de esta visita es el contacto con el viñedo. Fuimos andando y es un poco más de caminata la verdad, pero bueno, ¡todo por la causa!

Tras esta visita y una caminata larga cogimos el coche para ir a Labastida. Subimos a la zona más alta del pueblo. Las vistas son preciosas y muy recomendables. El pueblo tiene bastante encanto, y no parece poco turístico. En general me esperaba más turismo en la zona. Miré alguno de esos "Rioja wine tours" que tienen pinta buena pero con precios  muy caros, igual esto explica también que la gente no se anime más a hacer turismo por la zona. Al menos los turistas extranjeros como yo, no sé.

Después volvimos a bajar hacia Haro para llegar a Briones. Comimos en los Calados. Demasiada comida pero todo bueno y el precio correcto. Después, bajamos andando al Museo Dinastía Vivanco. Impresionante. La sala que más me gustó fue la de los abridores de vino. Nos quedamos mucho tiempo mirando diferentes modelos. Todo el museo es muy bueno. No he visto nada parecido en Francia.

No visitamos esta bodega (aunque se puede ver desde arriba toda la sala de barricas. Moderna y muy grande) y cogimos el coche para ir a Laguardia. Era domingo por la tarde y nos estaba gustando mucho la Rioja (me confundo un poco con Rioja Alavesa y Rioja de “La Rioja” prefiero llamar a todo Rioja y así no tengo problemas).

abridores de botella de vino en museo dinastia vinvanco

Pasamos por Ollauri y nos paramos para ver por fuera una bodega que se llama Regalia de Ollauri. Muy bonita por fuera. Pero no tuvimos tiempo para visitarla. El tema de las visitas resulta además un poco complicado para las citas, y ver los horarios (en general no sobre esta bodega)

Seguiré contando sobre Laguardia en un siguiente post.

Buen jueves


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar