Francesa por España

La Cité du vin de Burdeos. Buena experiencia

Este verano, aprovechando una parada en Burdeos visite por fin la Cité du Vin. Digo por fin porque he tenido ganas de ir desde hace algún tiempo y  en dos paradas anteriores en Burdeos me resultó imposible.  ¡Esta vez sí lo fue!

Quiero compartir mis sensaciones del lugar y la exposición.

El día que fui no había exposición temporal así que sólo he visitado la exposición permanente.

Como forma de comenzar creo que es bueno comentar que Burdeos ha sufrido una transformación muy importante en los últimos 20 años. Era una ciudad que tenía el río pero que vivía de espaldas a éste. Los almacenes estaban en una fila larga junto a río y no dejaban verlo. El vino tenía buena culpa de esto dado que muchos almacenes se crearon para su comercio.

El visitante de hoy a Burdeos tendrá una experiencia muy diferente. La ciudad es un verdadero regalo para los ojos y la calidad de vida allí es ahora muy alta. El problema, como en muchas otras ciudades, es que los precios han subido mucho. La ciudad se declaró patrimonio de la UNESCO y atrajo turismo. Esto ha hecho que muchos apartamentos bonitos de piedra se dediquen a explotación turística. Además hay mucha gente de parís que decide jubilarse allí, o incluso trabajar en París y vivir en Burdeos (es viable. Con el TGV -el AVE francés-) se tarda menos que en un gran embotellamiento a la entrada de parís en un día laborable.

La plaza de la Bourse es preciosa y siempre lo fue. Pero el borde del río se ha rehabilitado y ahora  y hay un tram (el tranvía) y pista para bicicletas. La ciudad está repleta de bicicletas y si bien es muy positivo , en ocasiones no me gusta nada ver a gente en bici manejando con una mano y con mirando su móvil al tiempo. ¡No es normal y es muy peligroso!

Si desde el centro de la ciudad vamos por el borde del río a la Cité du vin pasaremos por el barrio de Chartrons. Era un barrio tradicionalmente muy vinculado al comercio del vino. Se ha rehabilitado y es toda una experiencia pasear por sus calles repletas de cafés y bares. Muy buen ambiente en Chartrons.

Os adjunto una foto "típica" francesa al borde del río en Burdeos. Para vender bien el producto hamburguesa la estrategia es ponerle apellido...

La Cité du vin se ha construido en una zona que se está rehabilitando en la ciudad. La Cité es parte de un proyecto más ambicioso de regenerar un barrio entero: Bacalan.  Zona industrial y fea de Burdeos que está viendo como limpia su cara.  En Bacalan se han instalado un buen número de empresas, hay mucho movimiento del sector inmobiliario y hay un mercado (Les Halles) que está bastante bien (aunque no recomiendo nada el establecimiento de tapas española que tiene dentro)

Allí, en este entorno de cambio está la Cité du Vin como una bandera que muestra el futuro que desean para este barrio.

El edificio llama la atención sin duda. Me han comentado que como se ve más bonito es desde un barco en el río. Yo no tuve esa suerte pero al verlo lo cierto es que impresiona. Es cierto, sin embargo, que es mucho más grande por fuera de lo que luego se disfruta dentro. Me explico. La exposición está en la segunda planta, que es la más alargada. Luego el “cuello” se va cerrando en las sucesivas 8 plantas pero el visitante sólo podrá disfrutar de la última , que llaman el Belvedere, donde se degusta el vino y se disfruta de unas bonitas vistas de Burdeos (si bien la experiencia no es increíble dado que las visitas de la ciudad desde esta zona nueva no son espectaculares).

La entrada cuesta 20€. Para mi la visita fue un regalo de unos amigos locales. Me lo dieron con un bono de regalo de experiencias.  Esta entrada dar acceso a la exposición permanente y al Velbedere. Creo que es un precio correcto. Al parecer se puede sacar un billete anual por no mucho más para poder visitar a menudo. Esto puede tener sentido para la gente bordelesa y que quieran ir a exposiciones temporales. Con la entrada se puede tomar un vino en el Velbedere.

botellas en la ciudad del vino en Burdeos

Hay también la opción de sacar entrada más una actividad de cata. El día que fui había una de vinos de Burdeos pero terminaba tarde y otra de vino sensorial con imágenes, sonidos y luces. No me resultó muy atrayente y no la hice. Especialmente me habían advertido que toda la exposición es excesivamente tecnológica, así que no quise añadir más tecnología a la visita.´

Ahora sobre la exposición. Es cierto que es una exposición con mucha tecnología. ¿Demasiada? A mi no me lo pareció, pero entiendo que puede haber personas a las que les resulte excesivo.

Nada más entrar te dan unos cascos que permitirán interactuar con los elementos de la exposición. Al acercarse o al tocar algunos elementos se escuchan explicaciones en el idioma que se elija.

La exposición no es sobre vino de Burdeos ni sobre el vino francés, sino que es más bien una exposición por y para el vino de todo el mundo. Es cierto que se muestra el vino de Burdeos y el francés de un modo muy elegante e interesante pero no es una campaña de promoción del vino de allí.

Nada más entrar hay unas pantallas enormes que muestran desde diferentes ángulos las mismas zonas y paisajes. Me resultó una experiencia preciosa y un verdadero regalo para la vista. Las imágenes son preciosas y la ejecución del vino fantástica. Disfruté esta experiencia desde más de una pantalla y no me aburrí.

Video cité du vin

Se pasa posteriormente a una sala en la que se puede ver el trabajo y las reflexiones de viticultores, bodegueros y consultores de muy diversos países.  Se usan mesas interactivas que muestran imágenes o nombres. Al golpear en una la pantalla nos muestra en un gran formato a un viticultor, etc. Me pareció muy interesante y muy buena forma de ver diferentes actitudes ante el vino en diferentes lugares del mundo de forma muy rápida.  Hay también unos globos de la tierra en los que ver cómo cambia el clima y afecta el mismo al vino. Esta sección me resulto algo menos interesante.

Videos viticultores

Hay secciones dedicadas a la elaboración del vino, a su historia y el vino con diferentes civilizaciones y  también al transporte de vino y el papel por ríos. Hay un video especial del caso de Burdeos. Resulta muy interesante para entender cómo la ciudad se convirtió en un icono para el vino y el papel que jugaron en ello los ingleses y también los holandeses.

Una de las experiencias que más me gustaron fue unas mesas (lo llaman el arte de vivir) en la que uno se puede sentar y ser participe de la conversación de 2 personas muy vinculadas al vino y la gastronomía. En la mesa se sirven platos y bebidas mientras los dos personajes hablan y de manera muy increíble uno tiene la sensación de casi estar allí con ellos, si bien sus imágenes están en pantallas y la mesa no es real. Está muy bien hecho.

Hay también un video muy interesante y divertido e hilarante de un banquete de personajes ya muertos (Napoleón, Churchill, Hitchock…) que son famosos por gustar del vino y el buen vivir. En ese club se despierta un actor francés conocido y la conversación es muy divertida. Se ve incluso el papel de la mujer en su disfrute del vino al no entender un antiguo romano como puede disfrutarlo María Calas…

Experiencia sensorial

Me gustaría destacar también las experiencias sensoriales para oler aromas. Está muy bien hechas y diferentes a las de otros museos que he visitado.  Te permiten igualmente jugar y adivinar.

Por último, una sección muy interesante te permite ir recorriendo pasillos repletos de pequeñas historias que, desde muchas perspectivas (cultural, agrícola, urbana o artística) abordan la compleja relación del vino con la civilización.

Para resumir, diría que es una experiencia muy interesante. Yo regalaría esta experiencia de visita a un amigo o familiar sin problema, al igual que me han regalado a mi. Creo que en su web hay tarjetas de regalo que se pueden regalar. No es el tipo de regalo creo que se pueda encontrar en smartbox o una marca de este tipo. 

Os dejo aquí la web de la exposición. Cité du vin  y 2 últimos comentarios: hay un restaurante y un bistro allí mismo. No los probé pero me han dicho que son un poco caros para la calidad que ofrecen. 

Por otro lado en el Velbedere sólo se puede probar un vino. Es una pena porque tienen muchos distintos. Creo que en el bistro sí hay opción de probar más vinos. 

  1. #2

    Obiwan Ferran

    Estuvimos en semana santa en Burdeos y nos sorprendió muy gratamente. Nos pareció una ciudad señorial muy bien conservada. No tuvimos tiempo de visitar el museo, pero como no descarto volver lo intentaremos a la próxima. Saludos!

    Ferran


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar