Aalto PS 2006

Vino Aalto PS 2006

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
97
Puntuación Media:
9,4
Calidad-precio:
7,4

Bodega: Bodegas Aalto
D.O./Zona: D.O. Ribera del Duero
País: España
Tipo de vino: Tinto
Graduación (vol): 14,50%
Varietales: Tinta fina 100%
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Elaboración: Envejecido durante 30 meses en barricas nuevas de roble francés.

Varietales: Tinta fina 100%

Consumo: 2011 - 2035

Envejecimiento: Intervalo de consumo recomendable: 2011 - 2035.

22 Opiniones de Aalto PS

Un vinazo al que el paso de los años le hace poca mella, picota cubierto con una excelente nariz expresiva, con frutos negros en sazón, chocolate negro, elegantes tostados y balsámicos, equilibrado y sabroso en boca, de paso aterciopelado, buena acidez, largo recorrido y agradable persistencia. Vinazo.

Por fin probé este fantástico vino, al que le tenía muchas, muchas ganas. Costó encontrarle el marco adecuado pero finalmente lo conseguimos.
El embotellado y etiquetado es moderno, en botella bordelesa con etiqueta alargada y letras distribuidas en vertical. El corcho de muy buena calidad.
En visual presentaba un vivo color picota granatoso con tonalidades rojizas intensas. De capa media-alta, con un aspecto muy glicérico. Teńía la copa de una manera asombrosa.
En nariz pura integración, aromas intensos a frutos del bosque con mucho frescor y ligeras notas balsámicas. Más y más notas de chocolate, café, tostados, ... Al cabo de cierto tiempo se podían apreciar también importantes notas minerales.
En boca muy elegante, con una entrada potente y fresca, intensidad adecuada, con acidez correcta y ligeros taninos. Continuó el desfile de fruta negra en boca, así como las notas de torrefactos en retronasal. El recorrido de este vino es muy amplio y la persistencia es muy alta. El postgusto es tremendamente agradable.

Para mi gusto un extraordinario vino en toda su expresión, no fallando en ninguna de sus fases, con una nariz endiabladamente rica en matices, expresividad y complejidad, con muy buena definición de frutas negras maduras, reverenciadas por sus acompañantes y elegantes notas balsámicas, lácteas, chocolate, ahumadas, café, confitura, regaliz y un sinfín más.
En boca sencillamente adictivo, muy elegante, totalmente redondo, con cuerpo, de paso aterciopelado, goloso y sabroso, bien estructurado, frutal, buen recorrido y persistente.
Sencillamente un vinazo.

Rojo picota muy oscuro con ribete rosa chicle y con una capa prácticamente opaca. Limpio y con mucho brillo. Lágrima densa, ordenada, recta y separada. Buen corcho.
Nariz intensa y profunda que necesita de un cierto tiempo para que muestre todo el conjunto aromático; cerezas, moras, grosellas, ciruelas, tonos lácteos, After Eight, tierra mojada y un excelente toque balsámico.
En boca se enlazan de maravilla la potencia, la frescura y la elegancia. El alcohol prácticamente no se nota. La madera sí que está presente pero no tapona ningún matiz. Hay abundante fruta roja y negra, pimienta, humo de puro, chocolate, coco, cedro, bosque húmedo y balsámicos. Su gran acidez indica que posee una holgada capacidad de crecimiento en botella.
Final largo, frutal y mineral, con recuerdos dulces y especiados.
Un vino equilibrado, misterioso y distinguido pero con mucha garra. Muy noble.

Catado con el grupo de Cata en sesión especial, con grandísimos vinos, no defraudó, quedo campeón, aunque tenía durísimos competidores.

Decantado dos horas antes y catado el último (muchas veces esto no ayuda, salió campeón de la velada.

Color rojo picota muy intenso, casi tinta china, con ribete amoratado, lágrima densa, limpio y brillante.
Intensidad aromática alta, fruta roja en sazón, tostados finos, elegante e intensos, notas de bombón, torrefacto, montebajo, especiado, y sigue, una nariz exuberante, larga, elegante, inmensa.
Paso de boca pleno, intensísimo, carnoso, equilibrado, frutal y con elegantes notas tostadas, total, muy largo, inmenso, bestial.

Faltan adjetivos, sobras las palabras, un vinazo en todos los sentidos, tremendo.

Precio, sobre los 65 €, bien pagados.

Color picota muy oscuro, cubierto, mucha lagrima que baja leeenta.

En nariz elegante y fino: ciruelas, moras, cerezas se combinan a la perfección con regalices y tostados con un fondo de madera que persiste y acoge. No es que sea un aroma potente sino que es de una sutileza que cautiva por sincera.

En boca se confirma la elegancia de la nariz: espectacular entrada muy golosa, mucho volumen y mucha potencia, tanino pulido sin ningún tipo de aristas que te envuelve y te deja un postgusto sabroso, llenón y nada amargo.

Como aún le queda recorrido se puede intentar guardarlo algunos años, aunque yo no lo tendría muy cerca porque con las tentaciones ya se sabe…

Degustado junto a un Fleur de Gazin 2005 y un Finca Dofí 2001.

Decantado por 7 horas y consumido a lo largo de 2 horas más. Oscuro, de color opaco, casi negro, ribete de color rubí . Inicialmente la nariz muestra la crianza en forma de tostados y vainilla, junto con aromas lácteos, frescas frutas negras y rojas, evolucionando en copa a aromas ahumados y de de fruta muy madura, compotada. En el paladar está brutal, enorme, mucho cuerpo, grande! alta acidez, bastante tánico y astringente, pero ¡oh, tan bueno y equilibrado!. Con más tiempo en copa aparecen los chocolates, fruta en licor. Gran evolución en copa, aún y con este tiempo de decantación. El alcohol pasa completamente desapercibido, ni se nota. Final largo, largo. El mejor vino de la noche. Mucha vida por delante. Hay que darle guarda.

Este es un vino de los que sin querer provocarlo te crea adicción, la entrada en boca es apabullante, te pide que sigas bebiendo, con un excelente esqueleto, muy goloso y frutal, con buen paso por boca totalmente aterciopelado, con fruta y madera bien conjuntados, sin ninguna arista suelta, equilibrio total y muy persistente.
Una nariz enormemente intensa y expresiva, muy frutal y confitada, con notas torrefactas, cacao, chocolate puro, vainilla, regaliz…y más…y más.
En esta ocasión acompañó extraordinariamente bien a un excelente codillo.

Afortunadamente en esta ocasión he tenido la suerte de degustarlo sin haber consumido existencias propias, ya que lo hemos tomado en restaurante al módico precio de 75.50 € la botella. Un vino imponente en todos los sentidos, sin la más mínima reducción en visual, con una nariz de las que te transmite una variedad amplia y compleja de sensaciones…sencillamente espectacular. Los frutos negros muy maduros como ciruelas, cerezas y moras campan a sus anchas, sin minimizar la sensación licorosa de los frutos rojos como grosella y frambuesas…como un pacto de no agresión y respeto. Los finos tostados le aportan elegancia que se complementan fantásticamente con notas cafetales, ahumadas, torrefactos, especias aromáticas y regaliz.
Tiene una entrada en boca realmente triunfante, con cuerpo, elegante, sabroso, muy goloso y frutal, totalmente redondo, magnifica armadura, equilibrado, de largo recorrido y muy persistente.
Un gran vino de los que sí emocionan.

En todas la fases es un vinazo.
En nariz es de intensidad alta, muy expresivo, aromas de frutos tanto rojos como negros, aromas de crianza que no quitan protagonismo a la fruta, chocolate, cafe, regaliz, aromas de sotobosque , recuerdos minerales.
En boca aunque es potente esta muy bien equilibrado, redondo, buena acidez, mucha fruta, nada esta fuera de sitio, madera de calidad, mineral. Aun asi aun crecera mas en botella, tiene mucho recorrido. Es un vinazo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar